Schumacher dice adiós

Era un secreto a voces y el "Kaiser" no quiso demorarlo más: cuando termine la temporada 2006, Michael Schumacher colgará para siempre el casco y los guantes. Se va el piloto más grande de todos los tiempos, el que cuenta con la mejor colección de récords y, sobre todo, el hombre que deja su imagen como sinónimo de la Fórmula Uno.
-
Schumacher dice adiós
Schumacher dice adiós

Tiene mal perder, detesta firmar autógrafos... En 2003, supo que su madre había muerto pocas horas antes de la carrera en el Circuito de Ímola. Michael guardó sus emociones, ganó y lloró en el podio. ¿Demasiado frío? "Así se porta un campeón", dijeron sus defensores.

Michael, muy cuidadoso en lo que concierne a su vida privada, pronto se ganó la antipatía de la prensa; veía trampas en todas las preguntas y sus respuestas eran muy concisas, casi ásperas, con el fin de que nadie pudiera interpretar sus declaraciones de manera errónea. Los periodistas italianos le bautizaron como el “Piloto Robot”, debido a su efectividad y a su aparente falta de emociones. Pero, con los años, el germano se fue suavizando: exteriorizaba su alegría al subir al podio, daba las gracias a sus compañeros de equipo y los felicitaba cuando conseguían un buen resultado. Sonreía. Su imagen, en definitiva, ganó enteros.

Aun así, no pudo esconder que el perfeccionismo en la pista era aplicado a todas las áreas de su vida. Con tesón y, especialmente, con la ayuda de su agente, Willy Webber, fue puliendo todos los aspectos que podían ser un inconveniente a la hora conseguir nuevos patrocinadores o metas más altas. Fue Webber quien le aconsejó que se arreglara la dentadura, con el fin de tapar sus dientes torcidos. Le obligó a aprender italiano e inglés. Le ayudó a conseguir contratos millonarios de publicidad, hasta convertirle en el deportista mejor pagado del mundo (lo fue durante varias temporadas, hasta que el golfista Tiger Woods le desbancó a finales de 2002). También le dijo que debería hacer públicas sus donaciones y obras de caridad, pero Schumacher nunca ha querido alardear de ello, a pesar de que su labor como Enviado Especial de la UNESCO para la Educación y el Deporte es muy fructífera. El alemán ha financiado una escuela en Dakar (Senegal), ha contribuido al establecimiento de un hospital en Sarajevo, ha creado una casa de acogida para niños en Lima (Perú)... En 2004, uno de los empleados para cuidar de su seguridad murió en el tsunami que arrasó el sureste asiático. Michael donó 10 millones de dólares de su abultada fortuna personal -se cifra en 500 millones- para las víctimas.

Su última actuación fue en el partido de fútbol benéfico que se jugó antes del Gran Premio de Italia. El alemán es un apasionado de este deporte (su gran ídolo es Harald Schumacher, portero de la selección alemana en el Mundial de 1982) y lo practica regularmente: es uno de los integrantes de un equipo suizo de tercera división. También es el capitán del equipo que integran los pilotos y también hace las veces de seleccionador, lo que explica que Alonso ya no esté en estos encuentros. Al asturiano también le gusta el fútbol, pero su última intervención con sus compañeros de parrilla fue en San Marino, en 2005. Poco después, realizó unas declaraciones contra Ferrari y, desde entonces, Schumacher no le ha “convocado”, según afirma Marca.com.

El piloto asturiano no es el único con el que las relaciones no son cordiales. Michael Schumacher, según el diario alemán Bild Zeitung, apenas se habla con su hermano Ralf. Ambos han sido protagonistas de numerosos incidentes en la pista: en el Gran Premio de Japón de 2003, Ralf realizó una maniobra que, según Michael, puso en peligro su actuación y la posibilidad de conseguir su sexto título. Desde entonces, su trato ha sido cada vez más frío y, según la prensa germana, ni siquiera se intercambiaron una palabra el día que Michael anunció su retirada. Aun así, Ralf ha pedido a Fernando Alonso que “deje de insultar” a su hermano: “La decisión de penalizar a Alonso en el Gran Premio de Italia no ha sido ni de Michael, ni de Ferrari”, ha explicado el piloto de Toyota.

¿Merece Michael las acusaciones que se le han hecho? ¿Es culpable de las decisiones de la FIA?

Participa en nuestros foros.
¿Quieres saber qué hay detrás de cada carrera? Participa en el blog que aparece en el enlace.

La carrera que no ves.

Galería relacionada

schumacher mot 3

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...