Schumacher dice adiós

Era un secreto a voces y el "Kaiser" no quiso demorarlo más: cuando termine la temporada 2006, Michael Schumacher colgará para siempre el casco y los guantes. Se va el piloto más grande de todos los tiempos, el que cuenta con la mejor colección de récords y, sobre todo, el hombre que deja su imagen como sinónimo de la Fórmula Uno.
-
Schumacher dice adiós
Schumacher dice adiós

"Quiero marcharme en la cima, por eso haré todo lo posible para ganar las tres últimas carreras y el título". Con estas palabras, Schumacher cerraba la rueda de prensa en la que anunciaba su próxima retirada. En Monza, el alemán dio un salto espectacular hacia su objetivo: Fernando Alonso, líder del certamen, había sido penalizado por estorbar -supuestamente- la vuelta rápida de Felipe Massa, compañero de Schumacher. Desde la quinta plaza de la parrilla de salida, Alonso fue retrasado hasta la décima, lo que casi equivalía a dejar la victoria en bandeja a Michael, que salía desde el segundo puesto. Fernando abandonó, lo que agravó la situación: a falta de tres carreras, el piloto de Ferrari se quedaba a dos puntos del asturiano. En teoría, las pruebas que restan favorecen al español, que no se calló ante lo que muchos consideraron un intento clamoroso de beneficiar a Schumacher.

Alonso y su equipo acusaron a la FIA de ayudar a Ferrari y a Schumacher ("Esto ya no es un deporte", llegó a declarar Alonso). Cuando los ánimos se enfriaron, Briatore envió un comunicado suavizando sus palabras, indicando que se sacaron de contexto y declarando que "tiene plena confianza en el organismo que rige este deporte". Mientras tanto, Renault presentaba una denuncia contra Bridgestone -la marca de neumáticos que emplea Ferrari- por utilizar un aditivo químico para tratar las cubiertas y hacer que sean más competitivas. ¿Es sólo la reacción lógica ante lo que muchos ven como una injusticia manifiesta o también hay nerviosismo ante el final de una temporada que parecía un camino de rosas para la marca gala?

Lo cierto es que, si miramos el historial del "Kaiser", hay motivos para sospechar ante sus maniobras. En 1994, chocó contra Damon Hill, su máximo rival en la lucha por el campeonato, en Australia. Ganó el certamen por un punto. En 1997, se jugaba el título con Jacques Villeneuve. El alemán intentó sacarle de la pista en Jerez y la FIA tomó una decisión sin precedentes: quitó a Schumacher todos los tantos que había obtenido esa temporada.

Del alemán se ha dicho que es altivo, arrogante y que sus respuestas siempre son muy secas. Además, su relación con sus compañeros de equipo ha sido casi de vasallaje: se dice que, en el año 2000, pidió que sustituyesen a Eddie Irvine, con un carácter demasiado fuerte. Fue entonces cuando Rubens Barrichello comenzó su época de escudero del alemán.

"Perdemos un gran rival, pero igual el deporte gana mucho", comentó Fernando Alonso al conocer la retirada de su contrincante. Al español, ídolo de masas en nuestro país, también comienzan a acusarle de soberbio. Para colmo de males, ahora le persigue la prensa rosa. Ésta es gran enemiga, pero -según el asturiano- la preferida de los españoles, que, en sus palabras, no entendemos de Fórmula Uno. Es embajador de UNICEF y, hasta este año, ha colaborado activamente con el programa de educación vial de Renault. Tiene el Premio Príncipe de Asturias del Deporte, pero muchos no ven con buenos ojos el gesto que tuvo antes de la gala, ya que no quiso comer con Sus Altezas Reales. Tampoco aceptan que no resida en España; Alonso prefiere Inglaterra, donde el acoso de la prensa es menor.

Lo cierto es que, con la retirada de Schumacher, pierden los aficionados, pues se va el único que ha puesto en apuros a Fernando en las últimas temporadas. Queda una puerta abierta a la esperanza: Bernie Ecclestone, dueño y señor de la Fórmula Uno, cree que el alemán no quería irse tan pronto y que, si cambia de idea, podría entrar en Renault. Interesante posibilidad. A la espera de que realmente tome forma, quedan tres carreras en las que se enfrentarán los pilotos más notables de la parrilla. Sólo uno puede ganar y yo ya he tomado partido: que sea el que, por palmarés, marcas y trayectoria, ha demostrado ser el mejor de todos los tiempos. Michael merece despedirse con todos los honores. Además, Alonso tiene muchas temporadas por delante para intentar superarle.

¿Merece Michael las acusaciones que se le han hecho? ¿Es culpable de las decisiones de la FIA?

Participa en nuestros foros.
¿Quieres saber qué hay detrás de cada carrera? Participa en el blog que aparece en el enlace.

La carrera que no ves

Galería relacionada

Schumacher mot 2

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...