Los salpicaderos del futuro, realidad virtual

Los cuadros de relojes físicos presididos por mecanismos analógicos, velocímetro y cuentarrevoluciones en el mejor de los casos hoy día, son cada vez menos en el coche moderno. Las pantallas de LCD/TFT con diseños virtuales multiconfigurables se perfilan como la tecnología del futuro.
Lorenzo Alcocer -
Los salpicaderos del futuro, realidad virtual
Los salpicaderos del futuro, realidad virtual

El cristal líquido -LCD- lleva años utilizándose en los cuadros de relojes, básicamente en campos específicos de la información, donde los grafismos digitales interpretan de forma muy clara la información que pretenden proyectar. Pero la información digital ha estado completando o sustituyendo a la principal analógica, la que tradicionalmente con una aguja física y una escala nos informan de la velocidad, de las revoluciones por minuto(rpm), del combustible en el depósito o la temperatura del agua del motor, entre otros parámetros. Ahora con la mayor tecnología aplicada al automóvil, una mayor información se está precisando comunicar al conductor y esto nos ha llevado a encontrarnos cada vez más salpicaderos abarrotados de relojes analógicos o digitales, pantallas, interruptores y otros mecanismos, que condicionaban tanto el diseño, como el intuitivo uso del equipamiento y la lectura de la información.

 

Audi TTLas pantallas centrales de cristal líquido han permitido reducir el número de interruptores y relojes físicos, al proyectar sobre una misma superficie mandos virtuales con funciones diferentes dependiendo del campo elegido. Una misma tecla virtual puede ser volumen de la radio, zoom del mapa del sistema de navegación o regulador de la calefacción del asiento, por ejemplo.

 

Ahora, Audi ha dado un paso más allá en su nuevo TT, al prescindir de la pantalla central y mudar absolutamente toda la información al cuadro del puesto de conducción. El 'virtual cockpit' del Audi TT consta de una pantalla LCD/TFT, tecnología común en los televisores planos de nuestros días, de 12,3 pulgadas que proyecta simultáneamente la diferente información que demandemos. El mismo espacio físico del cuadro cambia de imágenes, o bien dando prioridad a la información mecánica, la de viaje, la de entretenimiento o la de navegación, por ejemplo.

 

Salpicadero futuroUn smartphone es un perfecto ejemplo de la muy variada información que puede proyectar una pantalla tipo LCD, además con grafismos animados y a color. El display TFT del virtual cockpit de Audi tiene una resolución de 1.440 x 540 píxeles, con lo que se consiguen imágenes muy nítidas y contrastes muy marcados. El microprocesador gráfico de 1 GHz de 4 núcleos procesa ocho mil millones de operaciones de cálculo por segundo. El cuentarrevoluciones se calcula con 60 fotogramas por segundo, con lo que la aguja virtual se mueve con muchísima fluidez.

 

En algunos casos esta tecnología sirve para ofrecer diferentes diseños de cuadros, cambiar de color, grafía o tamaño, pero también ha sido necesaria para la integración de nuevos dispositivos del automóvil, como por ejemplo, los sistemas que reconocen las señales de tráfico y nos muestran la señal en el cuadro, los radares que captan los coches que nos preceden y lo representan en la pantalla; en los híbridos sus grafismos animados nos informan de los procesos de carga y descarga o en los 4x4, el funcionamiento de la transmisión. 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...