El otro Salón de Ginebra 2008

Hay mundo aparte del que guión que marcan las grandes marcas en el Salón de Ginebra 2008. Son pequeños fabricantes, carroceros, “tuneadores” que también tienen su corazoncito y que siempre están ahí, en la muestra suiza con sus últimas realizaciones para locos, nostálgicos, “rayados”, amantes de las prestaciones, del maquillaje extremo…
-
El otro Salón de Ginebra 2008
El otro Salón de Ginebra 2008

Un paseo por la moqueta ginebrina da para algo más que para ver las novedades presentadas por los fabricantes de siempre. Mirando aquí y allá nos encontramos con pequeños stands con uno o dos coches pero con gran carga informativa para los aficionados a los coches. Hagamos un repaso de todos esos modelos que no acaparan titulares pero que llaman la atención como el que más.

Tuning un tanto estridente –por no utilizar la palabra hortera– para obras de arte de Ferrari, Bentley, Rolls, Aston Martin, McLaren SLR. Ellos lo definen como armonioso pero el resultado final es el coche tipo de un rapero de la MTV. Trabajan también la potencia como en el caso del Phantom que sube de 460 a 551 CV. Su producto estrella en Ginebra era el SLR pintado en oro mate con potencia incrementada a 700 CV y liberado de velocidad máxima hasta 340 km/h. Y todo esto por no hablar del Ferrari 599 GTB apellidado Stallone con aires de Enzo y tapicería en rojo y blanco. Para no sentir las piernas.

Vuelta de tuerca sobre el CCXR. El coche más potente del Salón de Ginebra con 1.018 CV, por encima del todopoderoso Bugatti. Ya lo vimos el año pasado en Ginebra, y volvía por segundo año consecutivo bajo el paraguas de Edición Especial para la muestra ginebrina. Sigue alimentándose por etanol. Un coche relativemente verde.

Rabiosa la última realización de Wiesmann que responde al nombre de GT MF 4. Aprovecha un motor BMW V8 de 4,8 litros y 367 CV para, combinado con un cambio manual de seis relaciones, lanzar a este biplaza de 4,2 metros y 1.280 kilos a 290 km/h.

Pequeño fabricante alemán que presenta su particular apuesta para plantar cara al Porsche 911 GT3. Biplaza con tracción trasera de 1.100 kilos de peso alimentado por un motor de origen Audi V8 4.2 potenciado hasta 660 CV. Publicita una velocidad máxima de 360 km/h y aprovehca su excepcional relación peso/potencia para detener el reloj en tres segundos al realizar el 0-100 km/h.

Diseño radical para personalizar cualquier Mercedes. En Ginebra su plato estrella era un SL de antigua generación decorado en símil oro con un estridente exterior y un interior de los de quitar el hipo. Las llantas tampoco tenían desperdicio.

Tuning francés para este Touareg que casi parece un concepto. Aspecto musculoso sin caer en el mal gusto. Nos recuerda, con su trazos y blanco inmaculado, un soldado imperial de La Guerra de las Galaxias.

Se denomina CK65 RS Eau Rouge –homenajea la mítica curva de Spa– y aventura un 0-100 km/h en 3,9 segundos. Eso sí, el precio para este CL tuneado con pintura bicolor es de infarto: desde 305.000 euros. Motor V12 que se dispara a 700 CV para alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h.

El nombre de la apuesta de este preparador suizo para el Salón de Ginebra ya lo dice todo: Magnum. Cójase un Porsche Cayenne Turbo, montése el kit de potencia TechArt TA055/T2 para ampliar la potencia de los 500 CV originales a 620 CV, maquíllese por fuera y por dentro para dotarlo de una presencia aún más intimidatoria y se podrá disponer de un exclusivo modelo que comienza su comercialización en mayo.

Ya hemos descubierto los secretos de otros carroceros, pero nos gustó la apuesta por Fioravanti a la hora de personalizar una Alfa Spider y dotarle de un sistema de capotado similar al ofrecido en su momento por el Ferrari 575 SuperAmérica.

Galería relacionada

El otro Salón de Ginebra 2008

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...