Publicidad

El Salón de Barcelona, en peligro

Las marcas englobadas en la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) no acudirán a la próxima edición Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, que se celebrará en la Ciudad Condal entre los próximos días 9 y 17 de mayo, según han informado fuentes del sector.
-
El Salón de Barcelona, en peligro
El Salón de Barcelona, en peligro

La decisión fue adoptada ayer en la reunión de la Junta Directiva de Anfac, organización que engloba a las firmas Seat, Audi, Volkswagen, Skoda, Peugeot, Citroën, Renault, Dacia, Ford, Mercedes-Benz, Smart, Opel Chevrolet, Saab, Nissan y Santana Motor.

Las mismas fuentes explicaron que la decisión de no acudir al Salón de Barcelona, que tiene carácter bienal y celebra en 2009 su trigésimo quinta edición, se debe a la difícil situación en la que se encuentran las empresas automovilísticas como consecuencia de la crisis del sector, que afecta tanto al ámbito comercial como a la producción.

En un comunicado, Anfac, que confirmó la no asistencia de sus empresas miembro a la feria, agradeció a los organizadores de la y a las Autoridades catalanas "los grandes esfuerzos que han hecho para intentar adaptarse a la situación y propiciar en todo momento un marco favorable para la asistencia al evento".

Las matriculaciones de automóviles en España registraron el pasado año una caída del 28,1 por ciento, la mayor de su historia, y para este año se espera un nuevo retroceso del 23 por ciento, hasta situarse en torno a 900.000 unidades, con lo que en dos años el mercado perderá más del 50 por ciento de su volumen.

En su anterior edición, el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona 2007 contó con un total de 171 expositores y de 44 marcas. El certamen contó con cuatro primicias mundiales, dos europeas y cincuenta nacionales, y recibió más de un millón de visitantes.

El Congreso de los Diputados aprobó en noviembre una serie de beneficios fiscales para las empresas que asistieran al Salón del Automóvil de Barcelona, mediante una enmienda a la ley para la supresión del Impuesto de Patrimonio pactada por CiU y PSOE.

En concreto, estas ventajas fiscales consisten en una deducción del 15 por ciento en el Impuesto de Sociedades de los gastos en publicidad para las promociones del Salón y de los gastos e inversiones en construcciones que sirvan para realzar el espacio físico donde se celebra el certamen.

Por su parte, Fira de Barcelona ha asegurado que, "hoy por hoy", la edición del Salón del Automóvil de este año sigue adelante, pese a la negativa de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (ANFAC) de que las marcas que la integran participen en la muestra.

Fira de Barcelona ha afirmado que, a partir de ahora, la organización del salón iniciará el diálogo individual con cada uno de los fabricantes, tanto con los socios de Anfac como con los de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam).

La organización ferial insiste en que el Salón del Automóvil sigue siendo un gran instrumento para promocionar y dinamizar el sector, y más en un momento de crisis como éste.

Estas fuentes destacaron el esfuerzo que se ha llevado a cabo para que el Gobierno, en una muestra clara de respaldo al evento en este momento de dificultad para el sector del motor, declarase el Salón "Acontecimiento de Excepcional Interés Público", con motivo de su noventa aniversario, ya que la primera edición se celebró en 1919.

Es la primera vez que en España un salón ferial recibe esta calificación, lo que le equipara a eventos tan importantes como los Juegos Olímpicos de Barcelona o la Exposición Universal de Sevilla.