Publicidad

¿Cómo son los safety car de las carreras?

El safety car, tal y como se conoce al coche de seguridad, no es sólo un elemento más de las competiciones de motor sino que es necesario para asegurar el espectáculo y la seguridad de la carrera. No es un capricho más de este tipo de eventos, ya que la continuidad y la integridad física de los pilotos han dependido del coche de seguridad en los numerosos accidentes que cada año ocurren en estos deportes de alto riesgo.
-
¿Cómo son los safety car de las carreras?
¿Cómo son los safety car de las carreras?

Historia
El coche de seguridad hizo su primera aparición en Fórmula 1 en el Gran Premio de Canadá de 1973. El modelo elegido fue un Porsche 914. Dos accidentes graves, en uno de ellos perdió la vida Roger Williamson, provocaron que se tomara esta medida. En los dos casos el rescate estuvo obstaculizado por los coches que seguían corriendo en pista ajenos a la gravedad de la situación. La inexperiencia en este tipo de situaciones hizo que tras un accidente entre Jody Scheckter y Françoise Cevert, el reluciente Porsche, pilotado por Eppie Wietzes y comprado por Ecclestone, se colocara por delante del coche equivocado. Al final hubo que esperar varias horas por la confusión creada. Nadie sabía quién había ganado realmente ya que algunos de los monoplazas se consideraban doblados al no colocarse el safety car por delante del líder de la carrera. Al final, resultó ganador Peter Revson en una de las carreras más confusas de la Fórmula 1.

Las quejas del público y de los que allí se encontraban compitiendo no se hicieron esperar y hasta 1993 no se volvió a ver en pista un safety car. Un modesto Fiat Tempra 2.0 hizo la labor de safety car ese año y no se volvió a repetir lo sucedido aquel domingo en Mosport Park.

Desde la incorporación definitiva de este tipo de vehículos en las competiciones, las marcas alemanas BMW, Mercedes-Benz y Audi han acaparado el suministro de safety cars. 

Seguridad ante todo
Cuando el safety car sale a pista ningún piloto puede adelantar y deben mantenerse por detrás de éste. El piloto encargado de conducir este coche especial está siempre pendiente de las órdenes que recibe por radio, y al principio de su última vuelta en pista apagará sus luces intermitentes para informar a los participantes de la carrera de que en su próximo paso por meta podrán circular con normalidad.

La experiencia del encargado de pilotar el safety car debe ser un factor determinante para mantener una velocidad y condiciones que no afecten a los coches en carrera. Por ejemplo, si los neumáticos de los automóviles se enfrían la pista se convertiría en una pista de patinaje.

<

p>El safety car actual
En el caso de la Fórmula 1, es Mercedes-Benz la marca que provee los safety car en los diferentes circuitos desde el año 1996. El modelo actual es el SLS AMG Cuenta con un motor modificado V8 para dar mayor potencia y su peso se ha reducido. Además, sus frenos están preparados para poder detener esta elegante bestia de 571 CV capaz de acelerar de 0 a 100 en tan solo 3,8 segundos. Su velocidad máxima es de 317 km/h que se acerca a los 340 km/h de los monoplazas. Sin embargo, estos últimos dejan fuera de juego al Mercedes ya que alcanzan los 100 km/h en apenas 2 segundos. Una caja de cambios de 7 velocidades con dos embragues multidisco completan al superdeportivo alemán. El que quiera sentirse parte del espectáculo de esta competición puede hacerlo desembolsando los 216.555 euros que cuesta esta bala alemana.

Desde el año 2000 es Bernd Maylander el encargado de ejercer como piloto del safety car y cuenta con una amplia experiencia en DTM. Su victoria en las 24 horas de Nürburgring no da lugar a dudas de su más que merecido cargo. 

Si hablamos de DTM, Mercedes-Benz también está presente. El coche de seguridad en este caso es el Mercedes C Coupé AMG Black Series. Los alerones que se le han incorporado dotan al coche de una excelente carga aerodinámica que combinan perfectamente con los neumáticos Dunlop “Sport Maxx Race” con un ancho especial. El motor es un V8 y tiene 517 CV. Alcanza una velocidad de 300 km/h, llegando a los 100 en 4,2 segundos. El ESP permite cambiar entre 3 posiciones para ajustar la tracción a las condiciones de conducción. El cambio es el AMG Speedshift MCT de 7 velocidades.

Este potente animal no está al alcance de todos. Se le han eliminado las plazas traseras y las delanteras cuentan con asientos de competición que mantienen fijados a los ocupantes gracias a sus 4 cinturones de seguridad. El Coupé ha sido convertido en un increíble biplaza.

En cuanto a  las 24 horas de Le Mans encontramos un Audi RS5 Coupé usado en la última competición celebrada. Está impulsado por sus 450 CV y tiene tracción a las cuatro ruedas. Su motor 4.2 V8 aporta la potencia necesaria para cumplir con su cometido.

No sólo encontramos safety cars en las competiciones de automovilismo, sino que los grandes premios de MotoGP y SBK también cuenta con ellos.
En el caso de MotoGP el modelo encargado de la seguridad en pista es el BMW M6 Coupé, que cuenta con un motor 4.4 V8 TwinPower Turbo de 560 CV. Acelera de 0 a 100 en 4,2 segundos. No se aleja de los datos de sus rivales alemanes y está preparado de manera especial con un sistema de escape Akrapovic y un enorme alerón que atrapa las miradas de cuantos lo tienen delante. El modelo es el mismo que el de producción en serie y sustituye desde el Gran Premio de España al anterior BMW 1M. Es el  mismo que se usará en las 24 horas de Nürburgring.

En Superbikes el modelo es el Giulietta Quadrifoglio Verde de Alfa Romeo. Su motor 1750 TBi es más que suficiente para hacer las labores de seguridad en el Campeonato del Mundo de Superbikes y promocionar la marca de manera efectiva ya que cualquiera puede disfrutar de este vehículo con un precio accesible al bolsillo. Un coche modesto si lo comparamos con los alemanes.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Galería relacionada

safety_car