Rousseff anuncia ambicioso conjunto de medidas de incentivo a la industria

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció hoy un ambicioso conjunto de medidas de incentivo al sector industrial, duramente castigado por la crisis internacional, con el fin de garantizar un crecimiento económico del 4,5 por ciento este año.
-
Rousseff anuncia ambicioso conjunto de medidas de incentivo a la industria

Entre las medidas, con un costo fiscal de cerca de 20.000 millones de reales (unos 10.990 millones de dólares), destacan la exención de impuestos sobre las nóminas salariales para los sectores más afectados, la reducción de los tributos para inversiones en infraestructura y el aumento del crédito.

En un acto celebrado en el Palacio de Planalto al que acudieron numerosos ministros, sindicalistas y empresarios, el Gobierno también anunció medidas para frenar la apreciación del real frente al dólar, que ha afectado la competitividad de los productos brasileños en el exterior, y para dar preferencia a la industria nacional en las compras gubernamentales.

Rousseff igualmente anunció normas específicas para incentivar el sector de informática y la industria automotriz, que contará a partir de enero próximo con un nuevo régimen beneficiará a los fabricantes de automóviles que inviertan en innovación y que cuenten con el mayor número de piezas nacionales.

'La mejor herramienta para enfrentar la crisis no son las medidas restrictivas que agravan la recesión y el desempleo. Brasil ha demostrado que es posible conciliar el corte de gastos y el crecimiento económico, y es lo que estamos haciendo. Mantendremos nuestra meta de superávit fiscal sin perjudicar el crecimiento de la industria', dijo la presidenta.

'Queremos competir en el comercio exterior pero en condiciones justas y equilibradas, y para ello necesitamos aumentar la competitividad y reducir los costos', agregó.

Con estas medidas, Brasil 'tendrá la reducción de costos (de producción) necesaria y la competitividad necesaria para crecer un 4,5 % este año y seguir esa trayectoria en los próximos años', dijo por su parte el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El crecimiento de la economía brasileña se desaceleró desde un 7,5 % en 2010 hasta un 2,7 % en 2011 como consecuencia, entre otros factores, del mal desempeño de la industria, cuya producción sólo creció un 1,6 % el año pasado tras haberse expandido un 10,5 % en 2010.

'En 2012 hasta China está sufriendo con una reducción en su producción industrial. Ante esa situación tenemos que prepararnos para enfrentar una competencia cada vez más feroz de países que venden sus productos por debajo del precio de costo, dan subsidios, devalúan sus monedas y reducen los salarios', aseguró el ministro.

La medida más ambiciosa entre las anunciadas hoy es la que exime provisionalmente del pago de impuestos sobre la nómina (20 por ciento) a quince sectores afectados por la crisis y que utilizan mano de obra intensiva, como los de textiles, confecciones, muebles, plásticos, piezas de automóvil, bienes de capital y autobuses.

Esta exención, destinada a reducir los costos laborales de las empresas, será compensada con el cobro de un impuesto mínimo (entre 1 y 2 %) sobre la facturación, sin incluir las exportaciones.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...