De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 1)

Ronda fue el primero y Tarraco será el último en llegar. Estos han sido todos los nombres en los que Seat ha utilizado nombres de ciudades españolas.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 1)
De Ronda a Tarraco: los nombres españoles de los coches de Seat (parte 1)

Ya es oficial. El próximo gran SUV de Seat se llamará Tarraco. Después de que el anuncio se haya retrasado durante algunos meses, al fin recibimos la confirmación de que el nuevo modelo de la firma española llevará el nombre de Tarragona por todo el mundo. La denominación fue elegida tras recibir 51.903 votos en una encuesta realizada en 106 países, justo por delante de Ávila, con 41.993 apoyos, y de Alborán, con 39.231 registros.

Publicidad

En el caso del último SUV de Seat, la marca ha destacado que la ciudad de Tarragona (Tarraco) fue el primer asentamiento romano en la península ibérica y capital de Hispania durante el Imperio Romano. Además, desde la firma señalan que la elección de la ciudad es perfecta por su espíritu joven, su cultura, historia y arquitectura, valores con los que Seat se quieren identificar y transmitir a través de sus vehículos.

Tarraco ha sido la última elección, pero ¿qué ciudades han formado parte de las denominaciones que Seat ha utilizado para sus coches? Repasamos en dos entregas todos ellos (en otro artículo, repasaremos los otros nombres españoles que ha utilizado Seat a lo largo de la historia).

Seat Ronda

Seat Ronda, un antes y un después

Seat se encontraba en una situación difícil a principios de los años 80 y la firma se planteó una renovación total de la gama. Utilitario, compacto y berlina verían la luz en los siguientes meses. El primero en salir al mercado fue el Seat Ronda, un nuevo compacto que reutilizaba algunas tecnologías de un Seat Ritmo que nunca terminó de despegar.  La ofensiva de Seat con el Ronda fue muy grande, tanto que el modelo sirvió para estrenar el nuevo logo de la firma, la famosa S con cinco barras incorporadas. En 1982 los primeros modelos comenzaron a salir al mercado y en 1983 dio el salto al extranjero y se dio inicio a su exportación a todo el mundo. 

Y si piensas que el nombre de Tarraco ha levantado polémica es que no conoces la historia del Ronda. El coche estuvo a punto de dejar de producirse en dos ocasiones. El primero llegó con forma de demanda desde Honda, quienes aseguraban que el nombre inducía a error y llegaron a amenazar con llevarse sus fábricas españolas de motocicletas (recién estrenadas) del país si no se dejaba de comercializar el coche. Tras llegar a varios acuerdos, de los cuales Seat incumpliría varios, todo problema se despejó.

Sin embargo, apenas pasó la primera tormenta llegó la segunda. Fiat quería deshacerse de Seat a toda costa y una primera sentencia de los tribunales se lo prohibió. Como contestación, los italianos interpusieron una demanda ante la Cámara Internacional de Comercio de París pues aseguraba que el Ronda no era más que una copia del Fiat Ritmo y que, además, en los talleres españoles se estaban vendiendo piezas piratas de la marca italiana, por lo que pedía el cese inmediato de la producción y venta del coche. Seat, al contrario, no se dejó intimidar y cuando los jueces visitaron las fábricas de la compañía presentaron un Seat Ronda pintado de amarillo y negro para señalar cuáles eran las piezas que ambos coches compartían. El resto de la historia ya lo conocemos, el juzgado desestimó la demanda y el Seat Ronda continuó la producción de un coche que siempre será recordado por aquél modelo negro y amarillo.

Seat Ibiza

Publicidad

Seat Ibiza, el coche de los JJOO de Barcelona

En un ambiente mucho más tranquilo después de conseguir esquivar las demandas de Honda y Fiat, en 1984 conocimos al Seat Ibiza. En este caso podemos decir que el Seat Ibiza fue el primer modelo completamente diseñado desde cero sin la intervención de Fiat. Desde entonces, el Ibiza se ha convertido en todo un icono de nuestro país, siendo el modelo más vendido de nuestra historia.

Con el paso del tiempo, el Seat Ibiza se convirtió en rey indiscutible de los años 80. Más adelante vimos su debut en rallyes bajo la especificación Kit Car, con el que consiguieron ganar hasta en tres ocasiones (1996, 1997 y 1998) el campeonato que aglutinaba a los coches de dos ruedas motrices y dos litros. Además, sirvió como laboratorio para acabar dando el salto al WRC con el Seat Toledo.

Pese a todo, una de las cosas por las que más recordaremos al Seat Ibiza es por su imagen como coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona. A los voluntarios del acontecimiento los formó la propia marca y llegó a lanzarse una peculiar versión blanca con los cinco aros de los juegos olímpicos en diversas partes del coche como distintivos.

Seat Málaga

Seat Málaga, lo más grande de Seat

“Lo más grande de Seat”. Así fue cómo se vendió el Seat Málaga en su lanzamiento de 1985. Y es que la berlina con plataforma del Seat Ritmo destacaba por su amplitud frente al resto de modelos de la gama. Sin embargo, el Málaga tuvo que competir con rivales muy duros que aportaban soluciones más modernas por el mismo precio, lo que provocó que este modelo nunca terminara de despegar.

En esta ocasión, las curiosidades nos llegan a través de la exportación del modelo a terceros países. En Inglaterra el Seat Ronda se vendió como Seat Málaga 5 hatchback, pero, sin duda, la historia más llamativa nos llega desde Grecia, ya que allí la berlina se comercializó como Seat Gredos, ya que Málaga se parece fonéticamente a “Malaka”, que significa “Marica” en griego.

Seat Marbella

Seat Marbella, el primero dentro del Grupo Volkswagen

El Seat Marbella llegó para renovar el Seat Panda, todo un éxito de ventas que comenzaba su declive. Sin embargo, dentro del Grupo Volkswagen, con la marca recién ingresada en él, aún confiaban en el modelo y decidieron darle un profundo lavado de cara con la intención de relanzar las ventas.

Así, en 1986 el Seat Marbella se presentó como un utilitario de precio y mantenimiento asequible. Tanto que a la versión más austera se la llegó a denominar “coche a secas” por el poco equipamiento que incluía. Como curiosidad, una de las versiones más llamativas fue la denominada Jeans, cuyos interiores combinaban dos tonos de azules en clara imitación a los pantalones vaqueros.

Seat Toledo

Publicidad

Seat Toledo, éxito de ventas y olímpico

Tras las testimoniales ventas internacionales del Seat Málaga, el Toledo supuso todo un soplo de aire fresco en Seat y no tardó en convertirse en uno de los modelos más exitosos de la firma. En el Grupo Volkswagen pronto comprendieron que estaban perdiendo la batalla con un Málaga que, si bien en España crecía sin prisa pero sin pausa, en el extranjero no terminaba de arrancar. Por ello, se pusieron manos a la obra y en 1991 nació el Toledo.

Desde entonces, el Seat Toledo se ha convertido en uno de los mayores éxitos de Seat a lo que, sin duda alguna, contribuyó en gran medida la imagen dada durante los Juegos Olímpicos, pues sirvió como regalo a todos los medallistas españoles. En total, 25 modelos con todo lujo de detalles salieron de la fábrica. Sin ninguna duda y mirado con perspectiva, podemos decir que estamos ante los Seat Toledo más lujosos de la historia.

Y es que el llamado Seat Toledo Podium incluía inserciones de madera en los tiradores de las puertas y en el volante, interior enteramente construido en piel o un reposabrazos con teléfono incorporado. La marca aún conserva dos de ellos en sus museos, pero es difícil conocer qué fue del resto de modelos. Alguno incluso se ha llegado a ver por Milanuncios  a tan solo 4.000 euros.

Seat Inca

Seat Inca, para ir a trabajar

Cuando repasamos los nombres españoles de Seat solemos olvidarnos del Inca, en homenaje a una pequeña localidad balear. Una furgoneta nacida en 1995 y que se presentó por primera vez en el Salón del Automóvil de Barcelona. Como no se trataba de un producto de masas, el Seat Inca pasó más desapercibido que otros productos, a pesar de que sirvió de modelo hermano a la Volkswagen Caddy, esta sí más reconocida, y se llevó el premio de comercial del año en Portugal. Además, grandes empresas españolas como Telefónica se hicieron con un buen número de unidades, por lo que, dentro de su mercado, las ventas fueron buenas.

Seat Alhambra

Publicidad

Seat Alhambra, espacio, mucho espacio

También en 1995, los monovolúmenes del segmento C estaban en pleno auge, por lo que el Grupo Volkswagen no lo dudó y diseñó a marchas forzadas el Seat Alhambra, un modelo que lo compartiría casi todo con el Volkswagen Sharan y el Ford Galaxy. Y pese a la dura competencia, como el Renault Space, el Citroën Evasion, la Chrysler Voyager o sus propios hermanos, entre muchos otros, en 1997 consiguió hacerse con el premio a monovolumen del año.

Lo más atractivo del Seat Alhambra eran sus siete plazas opcionales, la posibilidad de plegar todos sus asientos y, lo más llamativo, poder extraer todos los asientos (a excepción de los delanteros) y girar en 180 grados el asiento de conductor y copiloto, convirtiendo el centro del vehículo en el lugar perfecto para hacer un picnic en una escapada de fin de semana.

También te puede interesar:

Seat Tarraco: ni el primer Seat con ese nombre, ni el primer coche de Tarragona

Un motor de España, Seat Martorell, cumple 25 años: su historia, en VÍDEO

Coche del Año en Europa 2018: opiniones y claves del finalista Seat Ibiza

Publicidad