Rolls-Royce: simplemente, ser los mejores

A lo largo de un siglo, las palabras Rolls-Royce han sido la muralla que separa dos mundos. A un lado, la maravilla, al otro, la realidad. La maravilla, el espectáculo, la belleza superlativa han sido patrimonio de Rolls-Royce desde que se fundó la marca hace ahora 100 años.
-
Rolls-Royce: simplemente, ser los mejores
Rolls-Royce: simplemente, ser los mejores

A lo largo de 100 años, Rolls-Royce ha lanzado alrededor de 40 modelos de producción, si es que coches casi artesanos se pueden denominar así. Algunos han alcanzado ventas más o menos amplias.

Otros se han fabricado en series muy reducidas. Una gran mayoría se ha personalizado al gusto de los clientes y todos, todos, han atraído las miradas de la gente que se ha cruzado con ellos. A no ser que uno viva en Montecarlo, claro, donde son de lo más común…

<

p> Y un siglo, claro, da para muchísimo. Nosotros hemos elaborado una selección de los modelos más simbólicos de la marca, los que han dejado su huella en la memoria colectiva y se han convertido en puntos de referencia para los que pretenden vender coches especiales.

Ya sabemos que el Silver Ghost fue el primer modelo producido entre Rolls y Royce. Se presentó en 1906 y estuvo en producción hasta 1925. En ese tiempo se sirvieron 6.173 unidades. El Silver Ghost era una berlina de grandes dimensiones que se construía sobre un chasis muy largo.

Para moverse empleaba un motor de seis cilindros y 7.036 centímetros cúbicos que entregaba la asombrosa cifra de 48 CV a 1.250 rpm.
Su propulsor se hizo famoso por lo silencioso que era y por el mínimo nivel de vibraciones que emitía. Su versatilidad alcanzó cotas legendarias, sobre todo después de ganar varias carreras de resistencia, entre ellas una prueba en la que recorrió 23.000 kilómetros sin una sola avería, después de 40 días y 40 noches de funcionar casi sin parar.

Sobre esa base de bastidor y motor trabajaron los más prestigiosos carroceros del momento, que produjeron unidades impresionantes cuya belleza sorprende todavía hoy. También recibió carrocerías militares y luchó en la I Guerra Mundial. Su fama llegó pronto al desierto de Arabia, donde Lawrence de Arabia lo empleó en la emancipación del pueblo árabe contra el imperio turco. “En el desierto, un Rolls está sobre rubíes”, dijo el mítico militar británico.

Pero no fue sólo admirado por Lawrence. Reyes, reinas, maharajás, zares y emperadores se pelearon por estos coches. Hasta Lenin tuvo uno equipado con esquís y orugas para circular sobre nieve y hielo.

A pesar de que el Silver Ghost se iba adaptando a los tiempos y a los gustos, lo cierto es que en los años 20 ya se había quedado un poco viejo. Por eso, en Rolls-Royce decidieron construir un nuevo modelo. El elegido fue el Phantom I, iniciador de una saga de Phantoms que llega hasta nuestros días.

El coche llevaba el mismo chasis que el Silver Ghost, con lo que, en principio, las únicas diferencias estaban en la columna de dirección y en el nuevo motor, un 7,6 litros que alcanzaba los 108 CV a 2.300 rpm.

<

p> El Phantom se preparó con gran secreto y se camufló bajo las siglas EAC, acrónimo de Eastern Armoured Car, de modo que los “espías” de la competencia pensaran que era un proyecto militar. Cuando estuvo listo, fue único en su serie. Se ofrecía con dos chasis, uno de 4,83 metros y otro de 4,99 metros, y reunía los principales avances de la época, incluyendo una carrocería deportiva.

Sucesor del Phantom I, el Phantom II fue un coche construido completamente “ex novo”. El coche recibió un nuevo diseño, muchas innovaciones técnicas y un nuevo motor que formaba una unidad con el cambio.

Al parecer, el lanzamiento del Phantom II se aceleró para frenar la competencia de nuevos fabricantes, como Buick o Sunbeam.
Royce, al frente de la compañía, se dio cuenta de que los principales componentes, incluyendo ejes, cambio y bastidor, apenas habían cambiado desde 1912. Concluyó que esa obsolescencia los estaba dejando fuera del mercado, con lo que decidió que el coche fuera nuevo del todo. Al líder de la firma le gustó tanto el Phantom II que se hizo uno especial para sí mismo. De sus aportaciones a la carrocería y al diseño surgiría después el Phantom II Continental, una evolución deportiva que contaba suspensión más dura, columna de dirección más baja y se montaba sobre la versión de chasis corto del Phantom II.

<

p> De los Continental se fabricaron 280 unidades, mientras que de los modelos normales se hicieron 1.672. Para moverse, estos modelos utilizaban motores de 6 cilindros y 7,6 litros que entregaban unos 92 CV.

El Silver Dawn fue un modelo muy importante para Rolls-Royce, porque confirmó que el público aceptaba las nuevas carrocerías estandarizadas y fabricadas en acero, una estrategia de producción puesta en marcha tras el parón de la II Guerra Mundial.

Señorial y voluminoso, el Silver Dawn contó con gran predicamento entre los compradores estadounidenses, que se llevaron gran parte de la exportación de este modelo. Su motor de 6 cilindros tuvo dos variantes, una de 4,2 y otra de 4,5 litros. La más potente de ellas ofrecía aceleración de 0 a 100 km/h en 16,2 segundos.

<

p> Se fabricaron 785 unidades y la crítica de la época alabó al Silver Dawn como “un coche caro diseñado para el que está dispuesto a pagar por lo mejor que el dinero puede comprar”.

La introducción del Silver Cloud supuso uno de los mayores cambios de la historia de Rolls-Royce. El coche llevaba un motor de 4,8 litros que ya se utilizaba en la casa, pero recibió una carrocería de nuevo cuño fabricada en acero. Su diseño, airoso, elegante y deportivo, fue un impacto en la época. Para muchos aficionados, el Silver Cloud es el mejor de cuantos Rolls se han fabricado nunca. Además, triunfó entre las estrellas de Hollywood.

En esta ocasión, la mayoría de las unidades se montó con cambio automático. Además, los frenos traseros introducían el circuito hidráulico como complemento al mecanismo de freno típico de Rolls-Royce, que era un servofreno accinado por la caja de cambios. La suspensión se modificó por completo y se hizo deportiva y muy confortable, con elementos muy sofisticados y modernos. Las prestaciones del coche permitían alcanzar los 170 km/h.

<

p> Después se lanzó el Silver Cloud II, que mantenía la carrocería pero montaba un motor V8 de 6,2 litros con transmisión automática. Fue otro éxito sin precedentes a pesar de su precio prohibitivo. Más adelante, en 1962, se lanzó una versión de línea más baja, con faros gemelos. Era el Cloud III, que llevaba un motor V8 todavía más potente: 200 CV. De este coche se dijo esa famosa frase de “a 100 km/h, el ruido más alto que se oye en este nuevo Rolls-Royce es el que proviene de su reloj eléctrico”.

Estar en producción durante 15 años es un mérito enorme. Para Rolls-Royce, el Silver Shadow mereció esta longevidad sin ninguna duda. El éxito de este modelo fue tal que, todavía hoy, es uno de los Rolls más vendidos de todos los tiempos. Del Shadow I se vendieron 9.656 unidades, mientras que la variante Wraith superó las 9.900.

Para la propia marca, estos modelos son los más importantes y significativos desde la época del Silver Ghost.

<

p> Se desarrolló a lo largo de 11 años y reunió una impresionante cantidad de avances técnicos, como el monocasco: fue el primer Rolls que llevó este tipo de carrocería y chasis. El cambio, las ventanillas, los reglajes de los asientos, la tapa del depósito, el aire acondicionado… todo llevaba mandos eléctricos. Además, sorprendió al mundo con suspensiones independientes autorregulables. El primero motor utilizado fue el V8 de 6,2 litros, que, desde 1975, pasó a desplazar 6,75 litros. Su precio de salida fue de 6.556 libras de 1965, un dineral que, encima, superaba en 900 libras lo que costaba el codiciado Cloud III.

<

p> La variante Shadow II apareció en 1977 y presentaba varios cambios en la estética, como los parachoques negros. También se mejoró la sencillez de manejo del coche. También se introdujo la versión Wraith II, que llevaba un chasis más largo.
Tanto el Shadow como el Shadow II se concibieron para ser los mejores Rolls-Royce de la historia y, desde luego, se convirtieron en verdaderos iconos. Se fabricaron más de 36.000 unidades.

Los años 80 fueron el momento de los Spirit, que nacieron bajo una nueva y exigente legislación en materia de seguridad.

Estas normativas acabaron, por ejemplo, con el Espíritu del Éxtasis, que tuvo que dejar su privilegiado lugar sobre las parrillas de los radiadores y tuvo que ser rediseñada para que, en caso de colisión, se replegase en un hueco del radiador. Además, su mecánica también recibió importantes mejoras. Por ejemplo, se montaron suspensiones con control automático de altura.
Hubo también una versión de chasis largo denominada Silver Spur, que llevaba techo practicable y unas monumentales ventanillas traseras. Concretamente fue un Silver Spur el elegido para ser la unidad 100.000 de la historia de Rolls.
Los Spirit II y Spur II llegarían en 1990 y presentaban algunas modificaciones estéticas, además de un cambio automático con selector electrónico. Las versiones denominadas III aparecieron en 1994 con modificaciones muy leves
En total, se fabricaron unos 20.000, todos equipados con el espectacular V8 de 6,7 litros, un motor con el que estos coches hacía un 0-100 km/h de sólo 10 segundos.

En la actualidad, Rolls-Royce tiene a la venta el Phantom, un digno heredero de la saga iniciada en los años 20. Con un precio base de 320.000 euros sin impuestos, el Phantom es una especie de muestrario de tecnología punta rodante. Es un coche colosal, de formas inequívocamente Rolls y un peso de dos toneladas y media a pesar de su maravilloso chasis de aluminio.

Para propulsarse, este Phantom emplea un V6 de 6,7 litros fabricado por BMW en Alemania y puesto a punto en la ultramoderna planta de Goodwood, en Inglaterra. Cuenta con caja de cambios automática con convertidor de par, suspensiones neumáticas y un dispositivo de seguridad activa y pasiva que asusta. Su velocidad punta se sitúa ya en 240 km/h y es capaz de hacer el 0-100 km/h en menos de seis segundos. Dentro del coche, además de una especie de salón, hay casi de todo, incluyendo DVD con varias pantallas, climatizador multizona, navegador, ajuste neumático de las puertas….

<

p> Desde luego, Phantom es hoy un ejemplo perfecto de lo que ha de ser un Rolls-Royce: excelencia técnica, máximo refinamiento, confort intachable y exclusividad, mucha exclusividad.

Para celebrar su centenario, Rolls-Royce ha elaborado un bellísimo concept que se presentó en el pasado Salón de Ginebra, el 100 EX.

Construido sobre la base del Phantom, aunque algo más corto y más bajo, este recién llegado utiliza un bastidor de aluminio y luce unas colosales llantas de 21 pulgadas para neumáticos de 255/50 delante y 285/45, detrás. El motor es un espectacular atmosférico de 9 litros con arquitectura de 16 cilindros en V y 64 válvulas. Para gestionarlo, en Rolls han elegido un cambio automático de seis relaciones.

<

p> Ahora, la idea es mezclar espíritu deportivo, lujo y excelencia técnica. Por eso el coche tiene algo de estilo clásico, con formas muy rectilíneas, casi apuntando a los inicios de la automoción europea. También está esa concesión a la estética deportiva que es la carrocería convertible, que va rematada por un techo retráctil elaborado en materiales muy modernos y ligeros.
En el interior, cuero y lana de Cachemira se combinan en los tapizados, que van rematados con acabados metálicos y de madera. Las puertas se abren en sentido contrario a la marcha, con lo que mejora el acceso al habitáculo. Por supuesto, sobre la parrilla frontal se enseñorea la mítica estatuilla del Espíritu del Éxtasis.
Este EX100 es el primer coche experimental que se fabrica en Rolls desde que lanzaron el Phantom en enero del año pasado. Pese a su impresionante estampa, nunca llegará a la línea de montaje. Lástima.

Galería relacionada

Un siglo de Rolls-Royce

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...