¡Ojo! Roban en coches usando cordones de zapatos

La Policía Nacional ha detenido en Castellón a un hombre que –presuntamente- no necesitaba nada más que los cordones de los zapatos para abrir coches.
Carlos Cuesta Chanes -
¡Ojo! Roban en coches usando cordones de zapatos
¡Ojo! Roban en coches usando cordones de zapatos

La Policía Nacional de Castellón recibió el pasado 6 de septiembre una denuncia de un robo en un vehículo. Durante la noche, alguien había accedido al coche para llevarse la radio CD, una caja de herramientas, un juego de alicates y un juego de llaves de carraca.

Según fuentes de la Comisaría Provincial de Castellón, la policía logró identificar al acusado tras inspeccionar el vehículo. Se trata, indican las fuentes, de un hombre de 35 años que es ‘un auténtico especialista en abrir ese tipo de vehículos sin dejar rastro, valiéndose únicamente de unos cordones de zapatos’.

Días más tarde los agentes recibieron la notificación de un nuevo robo en otro vehículo de la misma marca. Finalmente, consiguieron detener en Castellón al presunto autor de ambos delitos de robo con fuerza. Se trata de una persona con un amplio historial policial que ya se encuentra a disposición de la autoridad judicial.

También te puede interesar

El robo de matrículas, un problema real: ¡denúncialo rápido!

Lo último en robos en coches: inhibidores para no cerrarlos

En verano el robo de coches aumenta un 20 por ciento en los parkings

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...