Revolución en las aulas

Prepárate para el curso. Este año se pone en funcionamiento una particular universidad: la escuela Monlau. Si te interesa la mecánica de competición, te puedes formar directamente en los circuitos españoles. Pero hay mucho más. Economistas, diseñadores, ingenieros… La industria de la automoción te busca.
-
Revolución en las aulas
Revolución en las aulas

No son todos los que están, ni están todos los que son, pero hemos querido recoger algunas de las últimas creaciones salidas directamente de las aulas. Muchos inventos nunca serán viables, otros ya empiezan a comercializarse y casi todos señalan a los fabricantes cuál es el camino a seguir.

Los estudiantes de la Universidad de Sevilla han logrado un modelo que puede reírse del prototipo logrado por Volkswagen y que, según anuncian a bombo y platillo, puede recorrer 100 kilómetros con tan sólo un litro de gasolina. El modelo de los estudiantes sevillanos no sólo consiguió dicha marca, sino que a punto estuvo de multiplicarla por 5.

El pasado mes de mayo, tomaron parte en la última edición de la Shell Eco-Marathon, una prueba de miniconsumo que ya se ha convertido en un clásico. Llegaron con su modelo al circuito de Nogaro (Francia) y consiguieron recorrer 440 kilómetros con un litro de combustible.

Construir su coche no fue una tarea sencilla, pero sí bastante económica. Para su chasis utilizaron dos cuadros de bicicleta y, para el motor, un propulsor Honda GX-22 de apenas 22 cm3 que provenía de un cortacésped. El vehículo fue carenado casi al completo, para reducir el rozamiento con el aire. El coste del proyecto ascendió a unos 15.000 euros, de los cuales sólo se gastaron 5.000 en piezas (la mayoría de ellas salieron de desguaces).

Se pudo ver, al menos sus bocetos, en el pasado Salón del Automóvil de Barcelona (a finales de abril). Es un diseño de Tony Gallardo, un ingeniero industrial alumno de la escuela Elisava de Barcelona, que quería lograr un minibús ideal para visitar una ciudad. De hecho, el vehículo, además de poder ir por tierra y mar, se suspende en un cable como si fuera un teleférico.

Está inspirado en el dragón de Gaudí que preside la entrada al barcelonés Parque Güell, por eso ha recibido el nombre de Audi Gaudí. Quizás algún día sirva para conocer la Ciudad Condal desde todos los puntos de vista imaginables.

Los estudiantes de la Universidad Politécnica de Berlín también desafían a los elementos. Han preparado el Mercedes CLK cabrio para que sea inmune a los rayos. Sometieron a ese modelo a descargas eléctricas de hasta 1,4 millones de voltios y desarrollaron su carrocería y su capota como si fuera una jaula capaz de proteger a sus ocupantes de estas sacudidas.

Mercedes ha aprovechado estos análisis y ya comercializa este CLK cabrio inmune al rayo.

En la Universidad de Valencia pueden reconstruir un accidente de tráfico con todo detalle y revivirlo una y otra vez hasta que logran averiguar cómo podrían evitarlo. ¿Poseen una máquina del tiempo? No, el ingenio es posible con un simulador, uno de los más perfectos que existen en la actualidad y cuyo desarrollo ha costado 15,4 millones de euros.

Han creado un coche lleno de sensores y gobernado por un computadora y dotado de un sistema informático. En su interior, a través de pantallas que permiten una visión de 150 grados, se recrean las circunstancias de cada accidente: la carretera, el clima, el tráfico… Con él, los conductores aprenden a desenvolverse en situaciones de riesgo.

Galería relacionada

Prototipo estudiantes sevillanos

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...