Publicidad

Reparar un híbrido, más caro que un gasolina

La reparación de un automóvil híbrido supone de media un sobrecoste de 80 euros en comparación con la de un vehículo propulsado por un motor de gasolina, según el estudio 'Hybrid Repair Costs', realizado por la compañía de servicios de valoración de siniestros Audatex.
-
Reparar un híbrido, más caro que un gasolina
Reparar un híbrido, más caro que un gasolina

De esta forma, la visita al taller para el propietario de un coche motor híbrido es un 3,8 por ciento más cara, en comparación con la del conductor de un vehículo de gasolina, debido a la mayor complejidad mecánica y a la menor disponibilidad de sus piezas y recambios.

El informe, realizado a partir del análisis de los modelos motor híbrido que se comercializan en el mercado internacional, constata que las piezas de los híbridos cuestan un 1 por ciento más en la actualidad, cuando hace sólo cinco años eran un 11 por ciento más caras. Esta evolución se explica por la posibilidad de utilizar piezas alternativas a las originales y por el incipiente "mercado" de los desguaces, que ha favorecido su reciclaje.

Respecto al precio de la mano de obra de taller, el análisis de Audatex señala que las diferencias de coste entre los vehículos híbridos y de gasolina son mínimas en los trabajos de chapa y pintura de estos vehículos, así como en las labores de carrocería, con un sobrecoste en torno al 4 por ciento.

Sin embargo, los trabajos de mecánica y electrónica sí resultan algo más costosos (+14,4 por ciento) en los modelos motor híbrido debido, fundamentalmente, a la alta especialización que requieren las tareas de desconexión y conexión de la batería o el proceso de reiniciación de los componentes eléctricos propios de este tipo de vehículos.

En este sentido, las últimas modificaciones introducidas por las marcas para reducir el peso de estos vehículos -superior al de los modelos tradicionales- incorporando piezas de aluminio que requieren unos métodos específicos de reparación en caso de siniestro, unido a la complejidad de los sistemas de almacenaje del combustible, son algunos de los factores que también encarecen la mano de obra.