La rentabilidad favorece a las marcas niponas

¿Por qué van tan bien las marcas niponas en el mercado estadounidense y tan mal los fabricantes locales? Un informe de la consultora Harbour-Relax nos arroja un poco de luz sobre este apartado: las japonesas ganan hasta más de 2.000 euros por vehículos que las norteamericanas.
-
La rentabilidad favorece a las marcas niponas

La situación, según el informe, ha mejorado para las marcas locales respecto a Toyota, pues en los últimos meses se ha reducido la distancia en rentabilidad en torno a 800 dólares.

Las excesivas ofertas para la compra, propugnadas por los fabricantes estadounidenses para espolear las ventas son otro de los factores que provocan diferencias respecto a las marcas niponas. En los últimos años, GM, Ford y DaimlerChrysler han apostado por descuentos salvajes y préstamos a interés cero, algo que ha ido en contra de su rentabilidad.

Como decíamos más arriba, compartir plataformas ha sido una política de ahorro que no han desarrollado las “tres grandes de Detroit”. Con esta práctica, se reduce el gasto en diferentes vehículos, es menor la inversión necesaria en nuevas generaciones y la calidad se ve mejorada.

Otro de los lastres que arrastran las marcas locales son los costes sociales, donde los gastos sanitarios protagonizan el montante principal. Valga como ejemplo que Toyota paga entre 900 y 1.400 dólares por vehículo menos que sus competidores americanos.

Al mismo tiempo, los seis mayores productores de automóviles en los Estados Unidos –General Motors, Ford, Toyota, DaimlerChrysler, Honda y Nissan- se han unido para lograr que la Comisión de Comercio Internacional norteamericana suprima los aranceles que gravan la importación de acero desde hace 13 años y que encarecen su precio hasta un 30 por ciento.

La petición se hace más angustiosa si tenemos en cuenta que, en los dos últimos años, el coste del acero se ha disparado un 68 por ciento. Los productores de acero se niegan a reducir sus precios, por lo que una de las pocas posibilidades que le quedan a los fabricantes es lograr reducir los aranceles que se pagan a los Estados Unidos.

La rentabilidad que obtienen por vehículo los tres grandes fabricantes de Detroit (General Motors, Ford y DaimlerChrysler) es bastante inferior a la que logran sus homólogos japoneses en el mercado estadounidense. De media, por cada coche que vende una marca norteamericana, se consigue 1.900 euros menos de beneficio que sus rivales Toyota, Honda y Nissan.

Ésta es la principal conclusión de un informe que acaba de hacer público la consultora Harbour-Relax en los Estados Unidos. Según este estudio, las causas de la desventaja competitiva de los fabricantes estadounidenses respecto a los japoneses son las erróneas estrategias de precios, la carencia de plataformas comunes para la producción de vehículos y los costes sociales, como las prestaciones sociales y las pensiones.

Según los datos ofrecidos por Harbour-Relax, el ingreso medio de un fabricante norteamericano por vehículo es de 21.597 dólares, un 11 por ciento menos que lo que obtienen uno japonés (24.269 dólares).

El caso de Toyota, uno de los productores más rentables en la actualidad, es sangrante. En 2005, obtuvo por cada vehículo vendido 2.985 dólares más que GM, 2.165 más que Ford y 1.570 dólares más que Chrysler.

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...