Renault Valladolid puede desaparecer en 2013

El presidente director general de Renault-España, Jean Pierre Laurent, ha admitido que si en el año 2013 no hay adjudicado un coche convencional 'no habrá factoría de Montaje en Valladolid'.
-
Renault Valladolid puede desaparecer en 2013
Renault Valladolid puede desaparecer en 2013

'El reto es ese', continuó el máximo dirigente de Renault en España, que, no obstante, aclaró que se va por el 'buen camino' ya que el pescado 'está en el horno', con la incertidumbre aún de saber si el plato saldrá quemado o 'con muy buen gusto'.

Jean Pierre Laurent, que presidió en Valladolid su primera Junta General de Accionistas desde que accedió al cargo de presidente director general de Renault España en enero de 2009, explicó que la decisión sobre la adjudicación de un nuevo modelo convencional para la factoría de Montaje se tomará 'en la última parte del año', para lo que abogó por demostrar antes a la Dirección que la factoría vallisoletana es competitiva.

Según apuntó, la premisa principal para que ese pescado salga bien cocinado es trabajar todos juntos (Gobierno central, Junta de Castilla y León, representantes de los trabajadores y la propia empresa) y 'codo con codo' para garantizar los tres ingredientes necesarios para esa receta de futuro: ayudas por parte de las autoridades en préstamos y subvenciones, aspecto en el que 'se va ya por el buen camino'; más flexibilidad laboral que la que existe hasta ahora y moderación salarial.

Laurent, que se mostró partidario de respetar la negociación interna en el seno de la empresa y con los sindicatos en torno a esas medidas de flexibilidad laboral y esa moderación salarial, explicó que para ser más flexibles hay que ser capaces de aceptar trabajar más por el mismo salario cuando hay demanda y menos cuando no existe y admitir expedientes de regulación de empleo para, a lo mejor, tener que trabajar después todos los sábados.

'Ese es el chip que hay que cambiar', defendió el presidente director general de Renault España, que aclaró que se tiene que tratar siempre de medidas negociadas entre todos para adaptar en todo momento la oferta a una demanda fluctuante y que, según auguró, puede volver a caer en 2010 cuando se acaben las ayudas directas a la compra puestas en marcha por los distintos gobiernos europeos.

Dicho esto, Laurent defendió la 'sensatez' de unas organizaciones sindicales 'modernas' que 'saben lo que está en juego', por lo que no dudó en augurar que finalmente habrá un 'entendimiento razonado'. También se refirió a los ingredientes que tendrá que poner la propia empresa que, según indicó, tendrá que trabajar por optimizar algunos aspectos, entre los que citó los costes de transporte, los costes logísticos y las técnicas de producción.

Laurent no dudó al afirmar que se prevén expedientes de regulación de empleo 'más importantes de lo conocido hasta ahora' para garantizar precisamente los puestos de trabajo en 2013, año en el que la factoría de Carrocería-Montaje podría ensamblar un nuevo vehículo industrial más otro coche eléctrico que se podría adjudicar en 2011 y para los que la planta vallisoletana es 'firme candidata'.

Sin embargo, insistió, para poder aguantar hasta entonces con la actual carga de trabajo y hacer frente a las incógnitas del mercado y a la caída del ciclo de vida del Renault Modus y del Clio, Renault estará 'obligada' a pedir nuevos ERE, sobre todo en 2011 y 2012, 'salvo que el mercado se dispare'.

Jean Pierre Laurent explicó que tanto la empresa, como los gobiernos central y regional y los propios representantes de los trabajadores están trabajando en estos momentos en ese 'plan global para ser competitivos', que comprende, además del nuevo Renault convencional y del vehículo eléctrico, un nuevo motor de gasolina también para la fábrica de Valladolid.

'Todavía no se ha ganado nada', precisó Jean Pierre Laurent, que respondió afirmativamente a la pregunta de un periodista sobre la posibilidad de que la fábrica de Montaje de Valladolid haya estado 'más para allá que para acá'.

También admitió que la propia empresa descartó en su día la posibilidad de que la planta vallisoletana ensamblase un nuevo modelo convencional, incluso aseguró que no había ningún sustituto para el Modus como sí ocurrió con el Mégane, pero justificó el cambio de decisión en el hecho de que Castilla y León no se ha dado por vencida y que entre todos se han conseguido abrir unas posibilidades que no se contemplaban antes. 'Hoy sí existe un futuro posible, tangible', continuó Jean Pierre Laurent, que admitió que preservar y hacer fructíferas todas las plantas de Renault en España a partir de 2013 es un 'reto personal'.

Por otro lado y tras admitir que la adjudicación de un coche eléctrico para Valladolid no es suficiente para garantizar su futuro, Laurent explicó que ya hay dibujado un nuevo coche de Renault que no es un Modus ni un Clio pero que comparte la misma plataforma de esos dos modelos que se fabrican en la actualidad en Montaje y que podría ser su sustituto si la multinacional gala así lo decide.

En este punto, insistió en que la decisión final de la Dirección del Grupo Renault será fabricar ese coche donde mejor se venda y donde sea más barato fabricarlo bajo la premisa de que el baricentro del mercado europeo está en Francia y Alemania. Laurent admitió que producir en España es más barato que hacerlo en el país galo pero más caro, por ejemplo, que en Eslovenia que, según recordó, es un país europeo que en estos momentos tiene derecho a las mismas subvenciones y ayudas públicas.

'Hoy en día hay más posibilidades en los países del Este', admitió al mismo tiempo que defendió que las fábricas españolas disponen de un mejor tejido industrial, tecnologías y posibilidades. 'Simplemente hay que ser más flexibles', sentenció.

Jean Pierre Laurent aprovechó la Junta General de Accionistas para comunicar que Renault España obtuvo un beneficio neto en el año 2008 de 27,6 millones de euros, diez veces menos que en el ejercicio precedente, cuando la compañía automovilística consiguió un resultado neto de 264 millones de euros.

Por su parte, la cifra de negocio alcanzó en 2008 los 4.069 millones de euros, un 11,5 por ciento menos que en 2007, cuando se computaron 4.599 millones de euros, una disminución que, según explicó Laurent, se debe "claramente" a la caída del mercado.

Este factor también afectó al 'cash flow' de Renault España, que se situó el pasado año en los 198 millones de euros, un 57,4 por ciento menos que en 2007 (465 millones), por un recorte de los ingresos.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...