Publicidad

Renault-Nissan aumenta su colaboración con Mitsubishi

La alianza Renault-Nissan y Mitsubishi Motor estudian acordar una «amplia colaboración mundial» que les permita compartir tecnologías, fabricar y lanzar productos conjuntamente, según ha informado Renault en un comunicado.
Agencias -
Renault-Nissan aumenta su colaboración con Mitsubishi
Renault-Nissan aumenta su colaboración con Mitsubishi

La cooperación tecnológica ya existe entre Nissan y Mitsubishi, a través de NMKV, una empresa mixta de ambas marcas que se creó en 2011 para el desarrollo y producción de los denominados 'kei cars', los microcoches que se venden exclusivamente en el mercado japonés. Esta empresa debe ser la base de una más amplia colaboración en la que entraría también Renault.

Existen ya los primeros de estos productos de NMKV, el Nissan Dayz y el Mitsubishi eK Wagon. Llevan a la venta en Japón desde comienzos de este año y se están fabricando en la planta Mizushima de Mitsubishi, en Japón. Son la prueba de los beneficios que la colaboración entre ambas está produciendo.

En la segunda fase que ahora empieza, el primer proyecto conjunto debería dar lugar a una berlina de tamaño medio, basada en la plataforma del sucesor del Renault Latitude/Samsung SM5 actual, que se fabricaría en la planta de Renault-Samsung en Busan (Corea del Sur).

La factoría de Samsung tiene una capacidad de unas 300.000 unidades al año pero ahora, con la gama de modelos Renault Fluence/Samsung SM3, Renault Latitude/Samsung SM5, Renault Talisman/Samsung SM7 y Renault/Samsung Koleos, se ocupa la mitad de la misma. Por tanto, una versión Mitsubishi del Latitude/SM5 sería bienvenida pese a que en 2014 asumirá también el Nissan Rogue, que supone unas 70.000 unidades más por año.

El segundo proyecto del que se ha hablado es el de una berlina que competiría en el segmento compacto -en Europa se denomina segmento C- con la nueva plataforma que ha desarrollado Renault para su futura gama Mégane. Con este modelo, Mitsubishi querría competir globalmente y no sólo en Norteamérica. No se ha decidido donde podría fabricarse, aunque probablemente fuera Europa el continente escogido. En ese caso, hay tres países con factorías que trabajan sobre esta plataforma: España, en la fábrica de Palencia; Francia, en Douai; y Turquía, en Bursa.

No se ha mencionado oficialmente una tercera línea de colaboración que se abre ante ellos: los coches eléctricos. Ambas empresas son pioneras en la tecnología. Mitsubishi se adelantó con su modelo i-Miev a Nissan y su Leaf, pero tienen muchas áreas de desarrollo en común.

Esto chocará con PSA Peugeot-Citroën, el otro fabricante francés, con el que Mitsubishi mantiene acuerdos para la producción de eléctricos -el Citroën C-Cero y el Peugeot i-On son derivados del Mitsubishi i-Miev- y de otros a partir de los todocamino ASX y Outlander, modelos japoneses que también tienen declinación en las marcas galas.

Las relaciones entre PSA y Mitsubishi fueron muy intensas hasta el punto que estuvieron muy próximas a fusionarse si lo atomizado de su accionariado no lo hubiera impedido. De ahí que en el comunicado no se haya mencionado ningún intercambio accionarial, como sí existe entre Renault y Nissan.

Antes de PSA, Mitsubishi estuvo participada por Chrysler y luego gestionada por DaimlerChrysler, que finalmente la abandonó tras quedarse con la división de vehículos industriales Fuso.

Por su parte, la alianza Renault-Nissan colabora con Daimler AG, con la que también ha habido un intercambio de acciones, para el desarrollo de coches pequeños y vehículos comerciales ligeros.