Reducción a 80 Km/h en Barcelona: crece la polémica

La batalla por la reducción a 80 kilómetros horas en vías rápidas de acceso urbano a Barcelona está en pleno ojo del huracán. Ante las duras críticas del RACC (Real Automóvil Club de Cataluña) dirigidas ayer contra la Consejería de Medio Ambiente, esta última ha respondido con dureza. Ambas partes aseguran que la postura contraria atiende a intereses particulares.
-
Reducción a 80 Km/h en Barcelona: crece la polémica
Reducción a 80 Km/h en Barcelona: crece la polémica

La guerra por la limitación a 80 kilómetros por hora en las vías rápidas de acceso a la ciudad condal se desató ayer cuando la Consejería de Medio Ambiente de la Generalitat dio salida a la propuesta en Cataluña. El RACC (Real Automóvil Club de Cataluña) criticó duramente la medida, argumentando que “carece de rigor” y que no se apoya en datos e investigaciones fiables. Según el club, la reducción de velocidad no es proporcional a menores emisiones de CO2, sino que puede ocasionar el efecto contrario: un aumento de la contaminación a consecuencia del incremento en la congestión del tráfico.

<

p> Esta guerra ha derivado en una serie de propuestas enfrentadas dentro del Parlamento Catalán. Varios grupos políticos apoyan la postura del RACC, como CiU o el PP catalán, mientras que una minoría apoya a ICV y a la Consejería de Medio Ambiente, como Ezquerra Republicana (aunque muy tímidamente). En medio de esta guerra de acusaciones, cifras e intereses políticos destaca la actitud del presidente de la Generalitat, José Montilla, que intenta poner paz entre unos y otros “La verdad al cien por cien no la tiene nadie” , argumenta. Además, ha añadido que no cierra el diálogo con nadie, afirmando estar de acuerdo en llegar a un pacto con el RACC en pos de una regulación flexible de la limitación de velocidad.

<

p> Por el contrario, la Consejería de Medio Ambiente de Cataluña ha respondido con dureza a las críticas expuestas por el RACC. Francesc Baltasar, consejero de medio ambiente en Cataluña, arremete contra la postura del RACC, porque, asegura, alberga “intereses ocultos” que lo convierten en el sindicato de los automovilistas”. También afirma que el club nunca aceptará ningún tipo de alternativa de movilidad que vaya en contra de los intereses del transporte privado. Baltasar sostiene que el club del automóvil critica la propuesta porque afecta a los intereses económicos del mundo del automóvil. Por este motivo, tilda al RACC de “haber adoptado un corporativismo estrecho y poco constructivo”.

<

p>

Ajenos a esta batalla entre los grupos políticos catalanes, son varios los organismos científicos los que apoyan las críticas del RACC al no ver relación entre la disminución de la velocidad y la reducción de la contaminación de la atmósfera.
Juan Francisco Dols, ingeniero de la Universidad Politécnica de Valencia, apunta que bajar los límites de velocidad implicaría un aumento de la contaminación al producirse mayores atascos, lo mismo que sostiene el RACC.
La Escuela de Ingenieros de Buenos Aires indica que no sólo no afecta a las emisiones, sino que la menor velocidad implica mayor fatiga y, por tanto, disminución en la atención del conductor, lo que afecta de forma negativa a la seguridad.
Por su parte, el director general de la asociación Previene, José Antonio Peñaranda, declara que no se ha comprobado la relación entre unos límites bajos y una mayor seguridad o menor siniestralidad, destacando que, “mientras criminalizar la velocidad siga siendo rentable para el Estado, la situación no mejorará”.
Finalmente, Mario Arnaldo, presidente de CEA (Automovilistas Europeos Asociados), muestra su preocupación por la velocidad, aunque expone que “los datos demuestran que la mera reducción de velocidad no reduce de forma automática la siniestralidad en las carreteras”. Arnaldo se apoya en ejemplos de varios años en los que se redujeron los límites en las carreteras, pero no la siniestralidad de los conductores.

<

p> Lo que propone el RACC es implantar unos límites variables en función de la situación del tráfico, el estado de la carretera en cada momento determinado y las condiciones medioambientales. Se trataría de un sistema similar al que se ha implantado en algunas ciudades holandesas, basado en señales electrónicas que cambian en relación a dichas variables. Según defienden, si se conduce a 100 km/h en quinta velocidad se emitirán menos emisiones que si se circula en cuarta marcha a 80 km/h (el coche va menos revolucionado en el primer caso respecto al segundo y, por lo tanto, contamina menos). Además, el incremento del volumen de tráfico, aseguran, implica una conducción basada en acelerones y frenazos, lo que aumenta de forma considerable la emisión de gases. Finalmente, el club propone otras medidas ya conocidas, como aumentar las ayudas fiscales que fomenten la sustitución de coches antiguos, más contaminantes, por nuevos modelos más ecológicos

<

p>

Si bien el consejero de Medio Ambiente de la Generalitat afirma que los datos se han obtenido siguiendo la metodología de la Unión Europea, la realidad es que cada país opta por diferentes medidas, por lo que no existe una realidad homogénea en Europa. Mientras que en Francia apuestan por una limitación en función de los gases emitidos (aconsejando reducir la velocidad en 20 kilómetros hora cuando suban las emisiones de nitrógeno u ozono y adoptar otras medidas para frenar las emisiones de azufre), en toda Gran Bretaña, el tema de reducir la velocidad en las vías atiende a un factor exclusivo de seguridad, por lo que toman otra serie de medidas para reducir la contaminación: utilizan gasolinas menos contaminantes o fomentan el uso del transporte público en casco urbano.

<

p> En definitiva, de las 72 medidas propuestas por Medio Ambiente en Cataluña, sólo ésta ha desatado polémica. Sin embargo, lejos de solucionarse parece que las partes enfrentadas han decidido echar más leña el fuego. Veremos cómo se resuelve este tema que trae cola desde hace varios años.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...