Un recorrido por el pasado, el presente y el futuro del automóvil

En España se echaba en falta una exposición de carácter público dedicada al automóvil. Diversas colecciones privadas llenaban este hueco, pero ninguna lo ha hecho como el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca (MHAS). Para celebrar que ha cumplido su primer semestre de vida del museo y que se acaba de inaugurar “Diseño, evolución y creatividad” –una exposición no permanente-, decidimos visitar la muestra. Tuvimos la oportunidad, además, de charlar con su principal artífice.
-
Un recorrido por el pasado, el presente y el futuro del automóvil
Un recorrido por el pasado, el presente y el futuro del automóvil

La exposición permanente del Museo ocupa dos tercios del edificio -unos 2.300 metros cuadrados- y proviene de tres grandes fuentes. Por un lado, se encuentra la colección particular de la familia de Demetrio Gómez Planche, que preside honoríficamente la Fundación del Museo; por otro, los fondos prestados por la Dirección General de Tráfico (DGT) y, finalmente, las piezas donadas por Iveco-Pegaso.

Demos un paseo por el Museo y comprobemos qué se esconde entre sus cuatro paredes… La exposición permanente está dividida en cinco grandes apartados: prehistoria, protohistoria, alta transición, baja transición y evolución de la configuración integrada.

Prehistoria, las máquinas diabólicas
Uno de los elementos que más llama la atención del visitante se encuentra en la primera sala del museo. Se trata de una gigante maqueta del Helopiro, primer conato de automóvil que data del siglo II a.C. Para niños y no tan niños, es fácil identificar este “primer vehículo” con el fílmico “troncomóvil” de los Picapiedra. En esta sala se halla una maqueta de la “macchina del vento” de 1470. Es la primera idea de propulsor de vapor conocida en la historia y que, en palabras de Demetrio Gómez Planche, director del Museo, “en su tiempo era clasificado como una máquina demoníaca”. Junto a estos primigenios automóviles se encuentran planos de un vehículo con resortes realizados por Leonardo Da Vinci, un vehículo de Giovanni della Fontana y una maqueta de un motor de vapor más evolucionado perteneciente a Cugnot.

Y, aunque no se trate de prehistoria, en esta misma sala se expone en una vitrina y endiversos paneles la historia familiar de los precursores del museo -los Gómez Planche- a través de fotos, postales, tarjetas de visita…

Después de admirar los orígenes más remotos de la automoción, el visitante se adentra en la segunda zona…

Preside este apartado el Triciclo de Benz, que data de 1885 y que es considerado por diversos estudiosos de la materia como el primer intento de automoción mundial. Tras el vehículo de Benz, llegaron las tentativas de Renault –un cuadriciclo representa a la marca gala- y Daimler –se pueden contemplar los planos de uno de estos proyectos-. Estamos ante el nacimiento del primer automóvil, que se produjo a finales del siglo XIX. Sin embargo, los vehículos más famosos –por ser más conocidos- como el Ford T, de comienzos del siglo XX, aún están por llegar.

Las etapas de alta y baja transición comprenden, respectivamente, los años entre 1898 y 1935 y entre 1936 y 1950. A través de un recorrido por más de una treintena de vehículos, el visitante quedará “alucinado” por la evolución sufrida durante el siglo XX. Varios Ford T –de 1911, 1922 y 1927- salpican la muestra que se encuentra en la segunda sala del museo; un Hispano Suiza –de 1925, una de las piezas preferidas de Demetrio Gómez Planche-; algún Rolls Royce, un Berliet, un Renault Monoquattre, un Citroën 8… conforman la etapa de la Alta Transición. Según nos explicó Gómez Planche, hay que prestar atención en esta zona a los elementos que conforman cada uno de los vehículos. En los albores de la automoción, los faros o la rueda de repuesto, por poner un ejemplo, eran elementos que se situaban despegados del coche. Con la evolución del automóvil, éstos se han ido integrando en la carrocería cada vez más. Fijarse en estos elementos puede ser un buen truco para situar cronológicamente un coche en la historia.

Estamos entrando en la Baja Transición, zona en la que se exponen vehículos conocidos por nuestros abuelos y padres y que a nosotros nos suenan cada vez más cercanos. Citemos algunos ejemplos como un DKW (1935)–pronúnciese “decauve”-, un Fiat 500 Topolino (1938), un Fiat 1100 (1940), un Rolls Royce (1947) o un Citroën 11 B (1948).

Se trata de la última zona de la exposición permanente y encontramos vehículos muy representativos de la historia del automóvil en nuestro país y que, hasta hace dos o tres décadas, recorrían las carreteras: los Seat 1400, 1430 y 1500, el Citroën DS 23 Prestige –el Tiburón-, el Dodge Dart, el Citroën 2 CV, un Ford Cortina o el Audi 100 pueblan esta sala.

El museo está ubicado en el sur de esta ciudad a la altura del Puente Romano, entre el río Tormes y el Museo de Arte Contemporáneo y Art Decó –conocido como Casa Lis-. La dirección exacta es plaza del Mercado Viejo, s/n. El teléfono de contacto es el 923 260 293 y la página web es http://www.museoautomocion.com/. Los lunes no festivos la muestra permanece cerrada. De martes a viernes tiene un horario de 10 a 14 y de 16 a 20 horas. Los sábados, domingos y festivos el horario es ininterumpido de 10 a 20 horas.
Las entradas cuestan 2 ó 3 euros, dependiendo de la condición del visitante. Los estudiantes –no sirve el carnet joven-, los jubilados e integrantes de grupos de 10 personas en adelante pagan 2 euros; el resto, 3. La entrada al museo es gratuita todos los primeros martes de cada mes.

<

p> * El arquitecto José Elías Díez –encargado de la restauración de la Catedral salmantina de Ciudad Rodrigo- dirigió la planificación del edificio, que conserva en la entrada una construcción del siglo XIX -que fue una tenería para el curtido de pieles-. Años después, este edificio albergó una de las primeras centrales eléctricas de esa ciudad y, por esto, era conocido como “la fábrica de la luz”. Junto a esta construcción, se ha levantado una nave con tres plantas, que albergan cada una de ellas una sala de exposiciones de unos 1.100 metros cuadrados. El museo dispone, en total, de 5.000 metros cuadrados útiles.
* El presupuesto del museo ha sido de 3,1 millones de euros – unos 523 millones de pesetas- y ha sido sufragado por el Ayuntamiento de Salamanca con ayudas de la Unión Europea.
* El museo fue inaugurado el 25 de septiembre por el rey don Juan Carlos y su esposa, la reina doña Sofía. Abrió sus puertas al público el 1 de octubre.
* En los seis primeros meses de vida, el Museo ha recibido cerca de 70.000 visitas.
* Las dos primeras exposiciones temporales de este museo - inauguradas en septiembre y vigentes hasta enero- fueron “140 años del automóvil en España” y “La mirada a través del visor”.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...