Recorrido oficial

El próximo 3 de enero, 530 equipos partirán desde Buenos Aires en la primera edición del Dakar que no se disputa en África. Los organizadores han planteado un desafío que discurre a lo largo de 5.650 km contra el reloj, atravesando la Patagonia, el desierto de Atacama y la cordillera de los Andes. Y todo bajo unas temperaturas que se anuncian altas, en pleno verano austral.
-
Recorrido oficial
Recorrido oficial

Nacido en África, donde construyó su leyenda, el Dakar siente una atracción natural por lo desconocido. El descubrimiento de nuevos territorios, una de las razones de ser de esta prueba, lleva ahora a buscar otros rumbos. El Sahara fascinó a los participantes durante casi 30 años y volverá a ser un punto de encuentro en el futuro. Pero ahora el Dakar se lanza a la conquista de otros continentes, con el deseo de sorprender. Prueba international nómada desde siempre, el Dakar se apoya en la sed de cambio, en la capacidad de apertura de sus participantes.

Sigue en nuestro blog las crónicas del Dakar, etapa a etapa.

El equipo humano dirigido por Etienne Lavigne se ha pasado 100 días haciendo reconocimientos sobre el terreno, configurando un recorrido de más de 5.650 km. Según Lavigne, aunque es la primera carrera que se disputa fuera de África, “Este será un verdadero Dakar, con dunas, fesh-fesh, caminos que se pierden en el horizonte, montañas… Todos los ingredientes están aquí para recordar que la llegada a Buenos Aires el 17 de enero, habrá que ganársela. Las llanuras de la Patagonia, el desierto de Atacama o el paso de la Cordillera de los Andes, en pleno verano austral, van a constituir un marco ideal para probar las calidades de resistencia de los pilotos inscritos en el Dakar 2009.

En la mañana del próximo 3 de enero, 530 equipos tomarán la salida desde Buenos Aires, repartidos en 188 coches, 82 camiones, 230 motos y 30 quads. Entre los participantes más destacables no faltarán a la cita ni el potente equipo Mitsubishi, que defenderá su título ante grandes adversarios como Volkswagen, BMW y el team Gordon. En T2 estarán los Toyota y los Nissan en la búsqueda de una victoria muy codiciada.

Argentina y Chile dan la posibilidad de conservar el status de aventurero que siempre caracterizó a los hombres del Dakar. En los grandiosos territorios que encontrarán, los competidores que participarán de esta edición de excepción, tendrán la ocasión de explorar nuevos horizontes. Tanto en Argentina como en Chile la carrera ha encontrado una cálida acogida, como no podía ser menos en un territorio como América del Sur, donde los deportes del motor gozan de una gran popularidad.

Con el cambio del Dakar a Sudamérica, la naturaleza del terreno, la densidad de población y la presencia de una infraestructura distinta deben ser tomadas en cuenta para la definición del dispositivo de seguridad. La planificación de zonas, en algunas especiales, particularmente para los espectadores, la mayoría de los cuales ya están acostumbrados al espectáculo automovilístico, constituye la principal novedad para los organizadores. En el campo de la prevención, el control de la velocidad, el intercambio de información o el despliegue de medios, los equipos del Dakar trabajaron con las autoridades de los países visitados. Es también gracias a una permanente concertación que funcionará el dispositivo durante la carrera, tanto en Argentina como en Chile.

Seguramente muchos han escuchado hablar de la Pampa, donde el hombre se considera « rudo, pero sigue siendo cortés ». Esta primera etapa brindará la ocasión de descubrir, a lo largo y a lo ancho, esta vasta llanura. Los competidores del Dakar nunca han comenzado con una especial tan larga. Con casi 400 km de pista, quizás la más rápida del programa, se tratará de un serio entrenamiento para las piernas. Para todos será la ocasión de afrontar un largo día y solucionará todos los problemas de adaptación a la diferencia horaria.

La etapa más larga del rally no será necesariamente la más difícil. Es necesario abordarla con cuidado, y especialmente equipado con el equipo completo del rally man. Tras una primera parte de especial más bien rápida, se propondrá un anticipo de arena. En el tramo fuera de pistas de esta etapa, los copilotos deberán mostrarse muy precisos en sus indicaciones. Los más distraídos ya empezarán a «dar tumbos».

Para el tercer día de Rally el programa de la especial continua siendo constante, con una etapa de más de 600 km. Será la señal de que los competidores ya estarán metidos en el meollo de la competición, aunque todavía faltará por lleguen las dificultades más importantes. La entrada a la Patagonia, que viene acompañada de un significativo cambio de terreno, va a requerir nuevas aptitudes de pilotaje. El paisaje es, notablemente, mucho más ondulado: Los adeptos a las grandes curvas sacarán provecho. Aquí se orientarán por los lagos que bordean el camino, unos diez a lo largo de la jornada, y por los cuantiosos flamencos rosas, que serán los guías privilegiados de la etapa.

Al inicio de esta etapa, los pasos pedregosos van a ser muy exigentes con los brazos de los pilotos de moto, mientras que los habituales de los « oueds » (ríos en árabe) van a negociar con la misma delicadeza los « ríos » argentinos. Más tarde, encontrarán las primeras porciones de arena y los cuantiosos kilómetros de fuera pistas encantarán a los amateurs. Cuidado, los errores pueden comenzar a costar caro: La expedición hacia Neuquén tiene todo para ser una etapa trampa. Si hacen importantes diferencias o no, los favoritos podrían comenzar a aparecer, y a marcar una jerarquía consistente y duradera.

El test más importante de la primera semana de carrera se juega, quizás, en el camino de San Rafael. El importante kilometraje obligará a mantener un nivel de concentración constante. Los pilotos también estarán enfrentados a verdaderos pasos de dunas, entre las cuales se extiende un cordón de cerca de veinte kilómetros. Largos pasos fuera de pista van a alternarse con partes mucho más técnicas en las subidas a los « ríos ». A nivel visual, la Cordillera ocupará el horizonte, pero se prohíbe el paseo: La llegada al bivouac demasiado tarde siempre deja marcas.

El programa del día estará, una vez más, cargado de obstáculos, ya que al comienzo de la especial, habrá que conducir entre unos sesenta kilómetros de dunas. El trazado vuelve a ser apto para correr en la segunda parte, pero los competidores podrían verse frenados por un ancho vado, que deberán negociar dentro de los límites, para evitar un prolongado baño. Al llegar a Mendoza, el rally penetra en los contra fuertes del macizo andino.

La variedad de terrenos y de paisajes, elementos constantes del Dakar 2009, se manifiesta otra vez más en estaetapa, donde más allá del cambio de país, la mayoría de los competidores conocerán la Cordillera de los Andes. Antes de enfrentarla, deberán dejar atrás una serie de dunas, y una cantidad de fez-fez, estrictamente idéntica a la del Sahara, pero que los habitantes de la región llaman el guadal. En cuanto a la montaña, se tratará de la única especial que tenga pasos a 3000 metros, en caminos técnicos, que dejarán a veces la oportunidad de dar un pequeño guiño al Aconcagua, el punto culminante de los Andes (6959m). Después, los competidores pasarán la frontera en el tramo de enlace para llegar al mar en Valparaíso.

Tras una jornada de descanso a orillas del Océano Pacífico, se ha programado una vuelta tranquila. En los caminos de media montaña, los ases del volante deberían poder tomar la palabra. Los expertos en ubicar el coche, la trayectoria y la frenada, tienen cartas para jugar. Pero para los habituales líderes del rally, hay mucho para perder en esta etapa.

Estamos en el primer acto de una trilogía decisiva. La reputación del desierto de Atacama, presentado como el más árido del mundo, podrá ser notada por los competidores. Aquellos que esperen encontrar muchas dunas estarán plenamente satisfechos. Pero también tendrán una buena cantidad de piedras. Esta etapa lleva la firma del Dakar 2009, con muchos cambios de terreno. La ubicación de las dificultades, con largas porciones de dunas al final, obligará a los pilotos a guardar fuerzas para los últimos kilómetros. Además habrá que demostrar polivalencia y un agudo sentido de la gestión del esfuerzo.

La especial del día es, simplemente, la más larga y la más difícil del rally. Igual que el día anterior, es en la parte final del día donde los competidores van a abordar una serie de dunas de unos cien kilómetros. Y en este ámbito, incluso los mejores especialistas van a tener un sentimiento de novedad. Las dunas chilenas son verdaderas montañas de arena que habrá que aprender a escalar y descender por los costados, de más de un kilómetro. Otro desconocido: Con el intenso calor que sufrirá la región, nadie conoce con precisión el comportamiento de la arena. Pase lo que pase, será imperativo mantener la lucidez hasta el final.

En la etapa más majestuosa del rally, la dedicación de los copilotos estará en el centro del tablero de juego. Los vehículos abandonan por la mañana el Océano Pacífico, para poner el rumbo hacia la frontera. Entre medio, constantemente habrá que elegir que valle tomar. El regreso a Argentina se hará en un marco encantador, en el Paso San Francisco, de cerca de 4700 metros de altura. Para cerrar esta larga « jornada de colores », el enlace llevará a los competidores a un decorado de arena con aires mauritanos. Si se interpone el azar, el rally podría incluso tener una experiencia de « invierno boliviano », ¡un fenómeno raro que provoca, en algunas ocasiones, nevadas en pleno verano!

En materia de franqueamiento, la especial del día requiere un concentrado de técnicas. Varios tipos de dunas se van a presentar, incluidas las temidas « dunas blancas ». A tres días de la llegada, esta etapa puede cambiar la clasificación, especialmente porque los vehículos de asistencia no tienen acceso al bivouac de Fiambalá. La regla absoluta, es saber economizar la máquina.

Tras los miles de kilómetros transcurridos, esta penúltima etapa supone un desafío físico de primer orden. Los pilotos punteros deberán mantener sus posiciones, mientras que los amateurs deberán preservar el exceso de confianza. Los errores podrían dejar recuerdos amargos, ya que será la jornada de los cactus. En el bivouac, los médicos deberán trabajar con la pinza de depilar. Por último, para los expertos del rally tradicional, algunos caminos forman parte del patrimonio de la etapa de la copa del mundo que se desarrolla anualmente en Córdoba. Aquí los aficionados garantizan una gran fiesta popular.

La aventura arrancaba en la Pampa, y tras haber explorado dos verdaderos estados-continentes, los competidores encontrarán de nuevo un paisaje familiar. En estos largos caminos aptos para correr, la concentración a de estar al 100%. Aquellos que lleguen clasificados a Buenos Aires habrán terminado el bucle más impresionante nunca realizado en rally raid. Y seguirán siendo primeros para siempre.

Galería relacionada

Dakar 2009

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...