La realidad del coche eléctrico

¿Cómo será el día a día con un coche eléctrico? ¿Cuánto durará la batería? ¿Dónde la recargo? ¿Qué tipo de enchufe necesito? ¿Cuánto me costará su mantenimiento? No te preocupes. Intentaremos resolver todas tus dudas y aclarar los falsos mitos sobre el coche eléctrico.
-
La realidad del coche eléctrico
La realidad del coche eléctrico

Ya os hemos contado cuáles son los pilares básicos que hacen falta para poner en marcha el coche eléctrico. Pero también es cierto que quedan cabos sueltos por resolver y muchas incógnitas en el tintero.

- La carga rápida acorta la vida de la batería.
No si se hace de forma esporádica. Las batería de última generación no tienen lo que se llama “efecto memoria”, es decir, no hace falta que se descarguen por completo para volver a cargarla. A los cinco años de uso, pierden un 20 por ciento de eficiencia.

- Sólo para recorridos urbanos.
Teniendo en cuenta que más del 80 por ciento de los europeos recorre menos de 100 kilómetros en un día corriente, la autonomía de los coches eléctricos, que es actualmente de 150 km, sería suficiente. También es cierto que poner el aire acondicionado, llevar las luces y la radio puesta… hace bajar la autonomía hasta un 15 por ciento.

- Vehículos “realmente” limpios.
Eso depende de lo limpia que sea la fuente de la que se alimenta. Si es de energía solar o de un molino de viento, es limpio. Pero si la energía se obtiene de un enchufe comercial, ya no es tan limpio, puesto que se alimenta de centrales de carbón o petróleo.

- ¡Qué lío de cables!.
Aunque las recargas de batería se hacen, en principio, a través del enchufe, se trabaja en un sistema de recarga sin cables. Incluso en un futuro se podrá recargar por inducción a través de ondas magnéticas desde el suelo. Aún así, ¿cómo hará Europa para ponerse de acuerdo con sus diferentes tensiones (220, 230, 240 voltios; trifásica o monofásica, distintos enchufes…)? Cada país lo tiene establecido por sus propias razones y no va a cambiarlo todo sin más.

- El peligro del silencio.
A excepción del claxon, los coches eléctricos son silenciosos, una característica que, en principio, más que un problema es un valor añadido. Sin embargo, hay quien ya trabaja en incorporar un dispositivo que emita un sonido exterior a baja velocidad o en la maniobra de aparcamiento para evitar posibles atropellos a peatones.

- Más caros o más baratos.
Las baterías son muy caras todavía. Una opción que se baraja es alquilarlas. Si bien, las recargas son más baratas comparadas con los combustibles fósiles. Una carga completa de ocho horas para 160 km de autonomía, conduciendo de forma económica, tendrá un coste de entre uno y dos euros. En España el Proyecto Movele, recién presentado por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, se ha puesto en marcha con el fin de incentivar la compra de coches eléctricos. Estas ayudas pueden llegar a los 7.000 euros.

- La visita al taller.
¿Cómo afectará al sector del taller un coche con averías absolutamente inéditas y por conocer? Tanto el fabricante de baterías como el fabricante de coches eléctricos coinciden en que el mantenimiento será más barato. Su necesidad de revisiones y sustituciones es casi nula. Los mayores problemas se derivarán de la batería, que ofrecerá una amplia garantía para su reparación o sustitución.

- A qué hora lo pongo a cargar.
Que la red eléctrica está preparada para soportar millones de coches abasteciéndose es verdad sólo en las simulaciones de las compañías eléctricas, que quieren que se reposte por la noche. Si todos los empleados repostan mientras están en la oficina, en pleno 'horario pico', el sistema revienta. Por otro lado, ¿cuánto tardará el Estado en gravar el “combustible eléctrico” cuando el 10 por ciento de los ingresos de hidrocarburos se le escapen?

- Diseño exclusivo.
El futuro usuario de un coche eléctrico deberá cambiar el “chip”. Su nuevo vehículo será automático, silencioso, pero sobre todo tendrá un diseño bien distinto. Estos coches ya no necesitan ciertos elementos, como el tubo de escape, la parrilla delantera….

- Los proveedores.
Y en relación a estos cambios que sufrirá el vehículo convencional para transformarse en coche eléctrico, ¿qué pasará cuando del automóvil desaparezcan elementos como la caja de cambios y el depósito de combustible? Los proveedores no desaparecerán, sino que deberán adaptarse al cambio ya que se eliminan unos elementos, pero se añaden otros, como los sistemas de telecomunicaciones. La Unión Europea ha puesto dinero para invertir en I+D y adaptar a estas pequeñas empresas al futuro.

La viabilidad en España
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...