Radio Nacional de España sigue ahí ... 75 años después

La comunicación social se ha transformado a velocidades supersónicas en las últimas décadas pero la radio, y RNE en concreto, no ha perdido el hilo desde que naciera, hace ahora 75 años, en plena Guerra Civil y en Salamanca.
Autopista -
Radio Nacional de España sigue ahí ... 75 años después

Los tiempos están cambiando, lo vienen haciendo desde mucho antes de que Bob Dylan y su canción de 1964 cayeran en la cuenta y desde entonces han seguido haciéndolo, y de modo cada vez más acelerado, a causa de las tecnologías digitales.

La web de RNE propone hoy a su audiencia aplicaciones para los iPhone o radio a la carta para la tableta y ya ni siquiera puede considerarse una novedad que un oyente pueda escuchar o 'descargarse' multitud de programas cuando decida hacerlo, y eso, nunca mejor dicho, al margen del tiempo, es decir, dejando a un lado el clásico directo que daba gran parte de su sentido al estilo vivo de la radio.

La emisión digital de hoy no tiene nada que ver con aquellos aparatos que todavía adornan la cómoda de muchas viviendas junto a la máquina de escribir del abuelo, ni tampoco con la radio de los años 60, sus grandes ruedas para buscar frecuencias, 'el parte' de RNE y las telenovelas.

Menos aún queda del aparato de propaganda, inspirado en la Alemania nazi, que nació en Salamanca en plena Guerra Civil. El general Franco pudo presenciar la primera emisión de RNE, el 19 de enero de 1937, en un viejo caserón, conocido como el frontón de 'San Bernardo', acompañado entre otros por el embajador alemán, general Wilheim von Faupel, que había donado el equipo.

Pero otros hitos de la historia de RNE han quedado también obsoletos gracias a las infinitas revoluciones por minuto que ha adquirido en su giro el viejo vinilo de Bob Dylan ('Los tiempos están cambiando' es su traducción al español). Tanto es así que hemos olvidado el debate de si la televisión acabaría con la radio.

En 1973 RNE se integró en el recién creado ente Radio Televisión Española, del que formaba parte TVE y que en 2007 se transformaría en la actual Corporación, un grupo que compite, sin publicidad, en un paisaje mediático en el que hace ya muchos años que el pluralismo ha dejado atrás el monopolio de los medios públicos propio de otros tiempos.

En 1989 RNE absorbió a Radio Cadena Española y con esta regorganización quedó definida su estructura, que hoy hace una oferta 'amplia y variada', según ella misma anuncia en su web: Radio Nacional, Radio Clásica, Radio 3, Ràdio 4, Radio 5 y Radio Exterior.

Desde el comienzo de sus emisiones RNE abrió sus puertas, o sus orejas, al teatro, y de ella surgieron nombres como Luis Escobar, Juan Guerrero Zamora, Jesús Puente, Juanjo Menéndez, Francisco Valladares o Maruchi Fresno.

Y también Matias Prats: ¿qué diría hoy si supiera que ahora las radios se han peleado con el fútbol, su viejo aliado de las tardes de domingo?

Ya no es tan fácil cantar el '¡Gooooool!' para que resuene en el transistor pegado al oído o haga eco en el Seat, a la vuelta de la comida en casa de los suegros, y buena prueba de ello es que RNE ha demandado a la Liga de Fútbol Profesional para que permita a sus periodistas transmitir en directo los encuentros sin pagar un canon a cambio.

Han pasado 75 años, sí, pero RNE aguanta el nuevo modelo comunicativo multimedia sin que se aleje de ella la audiencia: según ella misma informa en la nota que conmemora su aniversario, en el último año hay 287.000 personas más al otro lado, escuchándola. Continuará.

Por Por Francisco Tomás

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...