Los radares no vigilan los puntos negros

Automovilistas Europeos Asociados, uno de los principales clubes de automovilistas de España, ha denunciado que de los 36 últimos radares instalados por la DGT, un 44 por ciento está en puntos sin peligro. Para AEA resulta especialmente sorprendente que sólo un diez por ciento de estas máquinas vigile zonas consideradas “puntos negros”.
-
Los radares no vigilan los puntos negros

En las últimas semanas, tres importantes instituciones han elevado sus críticas contra los radares de la DGT. Por un lado, el RACE denunciaba hace unos días que los cinemómetros están mal situados y no vigilan puntos peligroso. Por otro, la revista Autopista publicaba un exhaustivo informe en el que analizaba, uno por uno, todos los radares de España llegando a la conclusión de que el 40 por ciento está en puntos de escaso riesgo.
Ahora es Automovilistas Europeos Asociados quien se une a estas críticas y aporta cifras todavía más duras de las elaboradas por Autopista.

<

p> Los técnicos de AEA han tomado como referencia los 36 últimos radares instalados por la DGT en las provincias de Madrid, Guadalajara, León, Toledo, Zamora, Lugo, Pontevedra, Orense, Alicante, Valencia, Murcia, Málaga, Jaén, Córdoba y Palencia.
Analizada su ubicación, la AEA llega a la conclusión de que un 44 por ciento de estos radares está en puntos en los que hace más de cinco años que no se había producido un accidente mortal.
Además, en un 27,7 por ciento de los puntos sólo se había contabilizado un accidente y sólo en un 19,4 por ciento de los lugares elegidos para poner radares se había producido un siniestro en el último lustro.

Teniendo en cuenta que sólo se considera “punto negro” aquel que reúne más de tres siniestros mortales en un plazo de un año y en un espacio inferior a 100 metros, AEA determina que el 90 por ciento de los puntos elegidos por la DGT para instalar radares no son puntos negros. Así, sólo un 10 por ciento de estos 36 radares analizados vigila lugares especialmente peligrosos.
El trabajo de la DGT es incluso más completo porque, en lugar de utilizar el concepto de “punto negro” de la DGT, emplea el de “punto de concentración de accidentes, que incluye tramos de un kilómetro de largo, durante cinco años y tomando en cuenta la intensidad media diaria de cada vía.

En Autopista.es tienes la mayor cantidad de información disponible sobre los radares que “acechan” nuestras carreteras. Acabamos de estrenar un fantástico mapa interactivo en el que puedes ver rápidamente todos los radares ordenados por provincias y también por rutas.
No te pierdas el apartado especial que dedicamos a este asunto . En él, también podrás descargarte el listado con todos los radares fijos y también con los puntos más habituales de vigilancia de los equipos de radares móviles. Además, te ofrecemos el completísimo análisis de radares que publicó Autopista, nuestra revista hermana.

AEA denuncia también que, en muchos casos, los radares se han colocado muy lejos de lugares de conflicto. Destacan el caso de un cinemómetro ubicado en el kilómetro 522,150 de la A-6, en la provincia de Lugo. Este aparato se encuentra a 57 kilómetros del “punto negro” más cercano.

No es la primera vez que la AEA analiza los radares. Ya en 2005, cuando la DGT anunció la instalación de las primeras 41 máquinas, AEA las revisó y alertó de que la inmensa mayoría de ellas tampoco estaban bien situadas. De hecho, entonces constataron que en el 70 por ciento de los casos no había habido ningún accidente en cinco años.
La AEA recuerda que aquel estudio, como el de ahora, responden a la información que la DGT publicó en julio de 2005 asegurando que los radares se colocarían en puntos de especial siniestralidad donde la velocidad fuera un factor agravante.

Actualmente, la DGT lleva a cabo una amplia campaña de instalación de radares en las carreteras españolas. Desde julio de 2005, se han instalado más de 137 y se espera que en 2007 funcionen ya 515.

Ante esta situación, Mario Arnaldo, presidente de AEA, explica que “los datos demuestran que el diagnóstico hecho por la DGT es erróneo y que los radares tienen un fin recaudatorio. Arnaldo denuncia también que la mayoría de los accidentes se producen en la red de carreteras secundarias, mientras que la DGT se limita a ponerlos en las autovías y autopistas.

Ante estas acusaciones, la DGT mantiene su postura habitual de defensa de los radares. El director general, Pere Navarro, explicaba recientemente que la segunda fase de la instalación de radares llevará las cámaras a las carreteras de segundo orden. Afirma también que la DGT no necesita dinero, con lo que no hay afán recaudatorio, y asegura que el único objetivo de la campaña de instalación de radares es lograr una reducción importante en el número de víctimas que se cobra el tráfico en nuestras carreteras.

<

p> Sin embargo, para la AEA, estas palabras de Navarro no coinciden con los hechos. Mario Arnaldo recuerda que, según la propia DGT, entre agosto y noviembre de 2005 los radares fijos realizaron 100.000 denuncias por excesos de velocidad. En AEA han calculado que estas sanciones pueden haber reportado a las arcas de Tráfico unos 16 millones de euros.

Arnaldo cree que la política de radares es “perversa”, porque se sigue a rajatabla el ejemplo de Francia, donde se han instalado ya más de 1.000. Sin embargo, señala también que en España se están colocando de forma diferente, apostando siempre por autovías y autopistas, mientras que en Francia el 65 por ciento de los cinemómetros está en carreteras secundarias.
Además, en Francia, como en el resto de Europa, todos los radares están bien señalizados, algo que, como denuncian muchas instituciones, no sucede en nuestro país.

Mario Arnaldo ha querido responder a través de Autopista.es a las declaraciones que Pere Navarro hizo hace unos días en el Senado. Allí, el responsable de Tráfico cifró en un 5,15 por ciento el descenso de la accidentalidad durante el primer trimestre del año, dato que calificó como un éxito.

<

p> Ante este triunfalismo, Arnaldo quiere subrayar que el primer trimestre de 2005 incluyó la Semana Santa, algo que no ha sucedido en 2006, con lo que los datos quedan distorsionados.
Es más, Arnaldo ha comparado los números aportados por Navarro con los registrados en Portugal y Francia, donde, durante el primer trimestre, las reducciones han sido del 30 y del 15,5 por ciento respectivamente.

¿Qué te parece a ti de los radares? ¿Crees que están puestos para evitar accidentes o para “pillar” a los incautos? Opina en nuestros foros

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...