Publicidad

El RACE y la FIA piden fomentar el ESP

Por primera vez el empleo del Control Electrónico de Estabilidad (ESP) es más alto en Norteamérica que en Europa. Por eso, el RACE, junto a la FIA, pide a la Unión Europea adoptar medidas similares a las tomadas en EEUU en apoyo al ESP.
-
El RACE y la FIA piden fomentar el ESP
El RACE y la FIA piden fomentar el ESP

Los nuevos datos de los Automóviles Club Europeos revelan que el uso del ESP en Norteamérica es más alto que en Europa. Esto se debe a que en Estados Unidos, a diferencia de la Unión Europea, se han tomado medidas para introducir el ESP en todos los vehículos nuevos. El RACE pide una acción urgente para asegurar que el ESP, el avance tecnológico más importante en seguridad y que fue inventado en Europa, pueda ser utilizado para ahorrar el máximo de vidas en la carretera.

En una carta enviada a la Comisión Europea, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) pide a la Unión Europea adoptar medidas similares a las tomadas por la Administración Nacional de Carreteras y Seguridad de Tráfico Estadounidense (NHTSA) en apoyo del ESP.

La carta, firmada por el Presidente de la FIA, Max Mosley, por el Presidente de FIA para la Movilidad, Franco Lucchess, y por el Presidente de la Región FIA I, Werner Graus, advierte que «en 2010, año en el cual debe cumplirse el objetivo de la Unión Europea de reducir a la mitad las víctimas de tráfico, el empleo del ESP en Estados Unidos habrá alcanzado el 82 por ciento de los vehículos nuevos, mientras que en la Unión Europea será sólo del 61 por ciento».

El Presidente de la FIA considera que «es impactante que EEUU haga un mejor uso de nuestra tecnología número uno de Europa en seguridad». Según Mosley, «el ESP podría contribuir a conseguir el objetivo marcado por la Unión Europea de reducir a la mitad el número de víctimas mortales en el 2010. Para alcanzar esto, debe hacerse mucho más por informar al consumidor sobre las ventajas de escoger el ESP en la compra de vehículos nuevos. Es frustrante poder ver que su nivel de penetración en vehículos nuevos en Europa se queda atrás respecto a EEUU. Europa debería liderar a nivel mundial la introducción de una tecnología que fue inventada aquí».

Añade que «aunque el ESP sea a menudo estándar en coches de lujo y grandes berlinas, en los utilitarios no lo es, ya que en Europa sólo un 42 por ciento de los vehículos nuevos está equipado con este sistema».

Por su parte, Franco Lucchesi, Presidente de la FIA para la Movilidad y Presidente de ACI, comenta que «existen demasiadas barreras en demasiados mercados que inhiben la introducción del ESP. Altos precios, una falta de concienciación y formación, la no disponibilidad en todos los modelos y una estandarización mínima, han perjudicado la introducción del ESP. Estos fallos del mercado hacen daño a la mayor difusión del ESP y dificultan la lucha para que nuestras carreteras sean más seguras».

Juan Luis Huidobro, Presidente del RACE, afirma que «los datos nos muestran que la pérdida de control del vehículo está al menos en el 40 por ciento de los accidentes de tráfico fatales. Si los estudios muestran que el ESP puede reducir este tipo de accidentes hasta en un 80 por ciento, tenemos la obligación de hacer todo lo posible para que todos los conductores españoles disfruten de las ventajes de este sistema».

El Programa Electrónico de Estabilidad (ESP) fue lanzado por Bosh en verano de 1995. Al tomar una curva demasiado cerrada a velocidad elevada o hacer un movimiento brusco de volante, se corre el riesgo de perder el control del vehículo. El ESP está elaborado a raíz del sistema antibloqueo (ABS) y el control de deslizamiento motriz (ASR).

<

p> El ESP ayuda al conductor a través de frenadas coordinadas de las ruedas, para mantenerse en la dirección deseada. Mediante sensores conectados a una centralita, se sabe si el coche inicia un derrape del eje delantero (subviraje) o del eje trasero (sobreviraje) cuando se está trazando una curva. Si derrapa el eje delantero, el ESP actúa frenando la rueda trasera correspondiente, y si derrapa el eje trasero, es una rueda delantera la que será frenada por el sistema.