¿Quieres saber qué le pasaría a tu hijo por no llevar la silla de coche adecuada? (Vídeo)

Si eres de los que das holgura al cinturón o arnés de seguridad en la silla de tu niño para que no esté tan agobiado, reutilizas sillitas de tus familiares o piensas que con ocho años ya no es necesario utilizar el elevador, estas imágenes te darán qué pensar.
Miriam Montero.

Twitter: @autopista_es -

¿Quieres saber qué le pasaría a tu hijo por no llevar la silla de coche adecuada? (Vídeo)
¿Quieres saber qué le pasaría a tu hijo por no llevar la silla de coche adecuada? (Vídeo)

Imagina a un bebé de seis meses que viaja en el regazo de un adulto. ¿Qué le pasaría en caso de accidente? Automáticamente sería despedido hacia delante y se vería aplastado gravemente por la persona que lo lleva encima. Otro caso, ¿qué le pasaría a un niño de seis años, sentado en el asiento trasero pero sin cojín elevador? Su cinturón de seguridad se desplazaría de tal forma que podría provocarle lesiones graves en el cuello, y el cuerpo acabaría deslizándose por debajo del mismo, con consecuencias fatales.

Estos y otros casos han sido analizados por la Fundación Mapfre a través de numerosos ensayos de choque a 48 km/h, en los que se ha puesto a prueba la utilización de diferentes sistemas de retención infantil para, lo que es más importante, demostrar cuál serían las consecuencias de un mal uso de las sillas, la utilización de sistemas no homologados o envejecidos, incluso la no utilización de ninguna sillita infantil. Estos ‘crash test’ forman parte del último informe sobre seguridad infantil en el automóvil en España y Latinoamérica, presentado por Jesús Monclús, director de seguridad vial de la Fundación, con la colaboración de la Directora de Proyectos SAR la infanta Elena. En este estudio se analizan los errores más peligrosos y frecuentes que los padres comenten a la hora de viajar con sus hijos y sus consecuencias.

En cada ensayo se ha estudiado diferentes parámetros como la aceleración del tórax y los desplazamientos horizontal y vertical de la cabeza del muñeco, registrando todas las señales gracias a los sensores de los maniquíes. ¿La finalidad? Evaluar el riesgo de lesión y las regiones del cuerpo más perjudicadas cuando no se utilizan los sistemas de retención infantil adecuados.

Errores más frecuentes de los padres al viajar con sus hijos

Aunque las noticias son esperanzadoras, todavía hay que hablar de 25 víctimas mortales menores de 14 años en 2015 (un 92 por ciento menos que en 2014, con 37 fallecidos). De estos, cerca del 85 por ciento tuvieron lugar en las carreteras, el resto sucedieron en las ciudades y eran todos peatones.  

Las pruebas de impacto han demostrado que muchas de las lesiones graves o mortales se pueden evitar con una buena praxis de los padres. Por ejemplo, uno de los errores más recursivos que cometen los adultos en los viajes con sus hijos es permitir que viajen con holguras en el cinturón y el arnés de seguridad.  El resultado en caso de accidente son daños considerables en cabeza y tórax, ya que la deceleración es brusca. Estas dos zonas del cuerpo también sufren cuando se utilizan sistemas de retención infantil envejecidos (sillas con más de 8 años) o dispositivos no homologados. ¡Ojo! porque en la elaboración de este estudio se ha descubierto que todavía se encuentran a la venta en comunidades como Madrid, sistemas no permitidos que, en caso de siniestro, se rompen lo que le hace totalmente inservible e inseguro.   

La solución pasa por el uso de un sistema de retención infantil homologado y adecuado al peso, estatura y edad del menor, con el que se evitaría el desplazamiento del niño, minimizando el riesgo de sufrir una lesión. Además, Jesús Monclús aboga por viajar en la parte trasera del vehículo y en sentido contrario a la marcha. “Lo menores que viajan en esta posición lo hacen de una forma mucho más segura y están expuestos a un riesgo mucho menor de perder la vida o resultar heridos”, afirma. Se calcula que viajar en sentido contrario reduce las lesiones graves hasta un 95 por ciento, especialmente en niños de 2 a 4 años, y es cinco veces más seguro que hacerlo hacia delante.

También ha incidido en la necesidad de que los niños mayores sigan utilizando sillitas infantiles o asientos elevadores no solo hasta el 135 centímetros establecidos por ley, incluso después de ese momento y hasta que el cinturón de seguridad de adulto quede bien ajustado sobre el cuerpo del menor. ¿Y cómo saber que ha llegado ese momento? Para ello hay que comprobar que la banda inferior del cinturón de seguridad pasa por encima de los huesos de la pelvis y no por encima del estómago del niño; y que la parte superior del cinturón pasa por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello; además, el niño debe sentarse en el asiento del vehículo doblando con comodidad las piernas, en caso contrario la postura le resultará incómoda y tenderá a escurrirse hacia delante.

La Fundación Mapfre sigue en su lucha “Objetivo Cero”, campaña iniciada en 2014, con la que pretende alcanzar cero víctimas dentro de las ciudades antes de 2030 y en las carreteras antes de 2050. Y este estudio forma parte de las acciones que está llevando a cabo para conseguirlo. El problema se encuentra en anular ese 31 por ciento de fallecidos que sí llevaban los sistemas de retención adecuados y hacían un buen uso de ellos. A partir de 70 km/h son choques de alta velocidad y es en esta franja donde se producen estos decesos.

También te puede interesar

Las cinco sillas de coche para niños que suspenden en seguridad

10 consejos para el buen uso de las sillas de coche para niños

Las sillitas infantiles para coche más seguras del mercado

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...