¿Qué te hace perder los nervios al volante?

Las circunstancias que nos hacen perder la paciencia nos convierte en conductores agresivos. Partiendo de las conclusiones del último estudio de Attitudes, La conducta social en el tráfico, en este reportaje describimos los factores que generan conductas violentas en la carretera, analizamos el perfil antisocial o prosocial de los conductores y determinamos las actitudes que nos hacen aprobar o suspender en civismo a los mandos de un coche.
-
¿Qué te hace perder los nervios al volante?
¿Qué te hace perder los nervios al volante?

La otra cara de la moneda la representan aquellos conductores que basan se conducción en el respeto y la tolerancia. Según define Attitudes, la conducción prosocial o, lo que es lo mismo, la conducción social positiva es la que fomenta el desarrollo y adquisición de comportamientos que favorezcan la convivencia, la solidaridad, la tolerancia, la cooperación y la ayuda.

La realidad es que, mientras que un 91,7 por ciento de los españoles se consideran prosociales, sólo un 75,1 por ciento lo es realmente. El hecho de que un cuarto de nuestra población sea antisocial al volante es, sin duda, preocupante.

El supuesto ideal de conductor prosocial que expone el estudio es de sexo femenino, de entre 36 y 65 años de edad, con estudios básicos, que conduce vehículos de tipo familiar (berlinas o monovolumenes), nunca ha sufrido un accidente de tráfico y no ha recibido ninguna multa por aparcamiento indebido en los últimos tres años.


La conducta positiva que más llevamos a cabo los españoles, un 93,2 por ciento, es dar las gracias a otro conductor cuando nos facilita el paso o nos permite la incorporación.

También usualmente pedimos disculpas a los otros conductores cuando nos indican que hemos cometido una infracción o realizado una maniobra peligrosa y solemos sentir pena por aquellas personas que quedan marcadas por las secuelas de un accidente de tráfico.


No obstante, hay ciertas conductas prosociales que adoptamos en pocas ocasiones.

Sólo un 64,7 de los españoles ayudan a una persona cuando ve que ésta tiene problemas leves con su automóvil, ya sea por un pinchazo o porque está empujando el coche tratando de ponerlo en marcha.

Según aclara el estudio, solemos ayudar a quien nos resulta agradable en el trato; es decir, solemos tener predilección a echar una mano a aquellas personas que son familiares o amigos. Así mismo, otro de los factores que nos llevan a ayudar a los demás es la identificación: si hemos sufrido un problema similar con anterioridad, seremos más proclives a auxiliar al otro conductor.

Tampoco solemos comprender al prójimo cuando comete un error que nos perjudica, nos cuesta tolerar los errores y las infracciones de los demás y nos ponemos muy agresivos cuando alguien nos quita una plaza de aparcamiento que hemos visto con anterioridad.


Todas los comportamientos prosociales indicados arriba giran entorno a tres pautas de conducta: el altruismo, la empatía y la asertividad.
El altruismo queda definido en el estudio como la capacidad de hacer el bien ajeno incluso a costa del propio. Entre las actitudes altruistas se destacan: facilitar las maniobras de otros vehículos, respetar las normas de circulación o conductas que defienden la conservación del medio ambiente (realizar una conducción ecológica, adquirir un coche poco contaminante…).

La empatía, sin embargo, es la conducta que se relaciona con la capacidad que atesoramos para ponernos en lugar de la otra persona. Acciones ya señaladas como sentir pena por las victimas de accidentes u otras como el sentimiento de culpabilidad al haber cometido un error en la circulación serían ejemplos de esta conducta.


La asertividad, finalmente, se entiende como nuestra habilidad a la hora de expresar convicciones propias o defender nuestros derechos, siempre en respeto mutuo con los de los demás.
Ejemplos de este tipo de conducta son dar las gracias y pedir disculpas a otros conductores, admitir dudas e ignorancia sobre un tema en concreto o negarse a subir al vehículo con un conductor ebrio.

En los resultados obtenidos en el estudio realizado por Attitudes se desprende que la mayoría de los conductores prosociales son en su mayoría empáticos, en menor medida asertivos y en mucha menor proporción altruistas.

Entre las circunstancias que más cambian nuestra actitud en la carretera se destacan, a grandes rasgos, el comportamiento y la conducta de otros conductores, el estado del tráfico o la interacción con un vehículo de autoescuela o novel.

La edad de los otros conductores es determinante a la hora de mostrarles nuestra ayuda. La mayoría de españoles colaboran más con conductores de elevada edad frente a conductores jóvenes o de mediana edad.

También el motivo de desplazamiento influye en nuestra capacidad altruista: ayudamos en mayor medida a otros usuarios de la vía cuando viajamos por motivos familiares o por ocio

Como ya hemos visto en las conductas antisociales, el hecho de que nos encontremos en un embotellamiento, con tráfico denso o con prisa nos llevan a ser más violentos y agresivos que en condiciones favorables.

La actitud y conducta de otro conductor influye mucho así mismo: un 70 por ciento asegura que no colabora con los conductores agresivos, es más, ante ellos se suele tener una respuesta también violenta lejana al respeto.

El humor también es un factor determinante en nuestras relaciones viales: el 57,8 por ciento reconoce que coopera más con el tráfico si está de buen humor, mientras que el 40,7 por ciento admite no hacerlo cuando está enfadado o con el ánimo bajo.

Finalmente, el tipo de conductor modifica también nuestro comportamiento: aunque ante un vehículo profesional casi las tres cuartas partes de los encuestados admite no variar su conducta, el 65,2 por ciento sí lo hace con un coche de prácticas o con un conductor novel.

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...