Porsche: Historia de un sueño

En 2006 se cumplen 75 años de la creación del pequeño taller de ingeniería de Ferdinand Porsche, un personaje entregado en cuerpo y alma al mundo del automóvil. De su privilegiado talento surgieron algunas de las soluciones técnicas más utilizadas en la industria de la automoción. Inventor, ingeniero, diseñador e industrial, Porsche también dejó para la posteridad una firma, un emblema de lujo y sofisticación que nació con el objetivo de construir un vehículo enteramente propio, hasta en el nombre. Ésta es la historia de ese sueño.
-
Porsche: Historia de un sueño
Porsche: Historia de un sueño

Ferdinand Porsche nace en 1875 en una pequeña localidad del Imperio Austro-Húngaro llamada Maffersdorf. Hoy recibe el nombre de Vratislavice y está ubicada en la República Checa.

Desde bien pequeño, el joven Ferdinand muestra una predisposición natural hacia los vehículos a motor. Ello le lleva a abandonar la empresa de fontanería de su padre y a trasladarse a Viena para trabajar al servicio de un constructor de carros tirados por caballos, Jacob Lohner, que deseaba pasarse a la naciente industria del automóvil. Lohner decide encargar a Porsche la producción de un vehículo mixto, impulsado por gasolina y electricidad y con tracción a las cuatro ruedas, con el que acudir a la Exposición Universal de París, celebrada en 1900.

El vehículo, considerado antecedente de los actuales híbridos, es bautizado con el clarificador nombre de Lohner Porsche Mixte y se convierte en la gran sensación de la muestra.

Así, inicia su carrera de ingeniero y registra dos patentes –tracción y sistema de frenado integral- que luego tendrán multitud de aplicaciones en la industria de la automoción.

Es el primer vehículo con tracción total de la historia. Estaba impulsado por cuatro motores eléctricos, ubicados en el cubo de las ruedas, que transmitía directamente su fuerza de 2,5 CV, obtenida a 120 rpm, a cada uno de los neumáticos. A su vez, a través de ellos y de una correa mecánica, colocada en el eje trasero, permitía frenar las cuatro ruedas a la vez, siendo el primer automóvil en equipar un sistema de frenado integral. Sólo se fabricó una unidad que utilizaba una batería recargable de 80 voltios con autonomía para 50 km. El Lohner-Porsche Mixte pesaba 1.205 kg y alcanzaba una velocidad máxima de 50 km/h. Los especialistas de la época citan, entre sus virtudes, su extremada eficiencia y su insonorización, gracias a la transmisión casi directa de la potencia a las ruedas.

Este logro inicial le proporciona un lugar en la prestigiosa empresa Austro Daimler. Tiene 31 años. Allí, se encarga de la Dirección Técnica de la compañía y del desarrollo de nuevos productos. De su mente privilegiada surgen dos modelos de automóviles completos. El Prinz Heinrich Wagen, en 1910, y el Austro Daimler Sascha (1922), uno de los primeros “utilitarios” de la industria.

En 1923 se traslada a Sttutgart, donde es nombrado director técnico de Daimler Motoren, la futura Mercedes-Benz, y recibe el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Técnica de esa localidad. En su nueva ocupación, sigue dando rienda suelta a su creatividad con el desarrollo de una berlina media, Typ 8/38, y, sobre todo, con la producción del primer Mercedes-Benz con motor de 8 cilindros, denominado comercialmente Nürburg 460. En su día fue el primer Papamóvil de la historia. No obstante, su verdadero interés se centra en la evolución de coches deportivos que posteriormente puedan tener salida comercial. Es así como ven la luz los primeros modelos sobrealimentados ediante compresor y que responden a las siglas S, SS y SSK.

En 1929 abandona la compañía y tras un breve periplo en una firma austriaca, comienza a concebir lo que será su gran proyecto: una empresa propia.

En una época en la que la automoción, al menos en Europa, era un lujo al alcance de unos pocos privilegiados, las marcas utilizaban las competiciones deportivas como medio para dar publicidad a sus productos. En los 25 años (1906-1931) que Ferdinand Porsche estuvo en Austro Daimler y en Daimler Motoren cosechó tres importantísimos triunfos para esascompañías. El primero, en 1910, cuando su Prinz Heinrich Wagen triunfa en el prestigioso rally alemán “Prinz-Heinrich-Fahrt", llamado así en honor al Príncipe Enrique de Prusia. Porsche era el conductor del vehículo, superando una dura competencia de modelos extranjeros. Los otros dos puestos de podio fueron ocupados también por unidades de este modelo.

<

p> El segundo gran éxito competitivo tuvo lugar en Sicilia en 1922, en la Targa Fiorio. En un circuito de 108 km, con 6.000 curvas y desniveles del 12,5 por ciento, el Austro Daimler Sascha, un vehículo ideado por Porsche y conducido por Alfred Neubauer, triunfó ante realizaciones más potentes. El vencedor terminó la prueba a una velocidad media de 8 km/h.

Dos años más tarde, en la misma prueba y con el mismo equipo de ingeniero y piloto, un Mercedes Benz sobrealimentado con motor de dos litros vencía ante los todopoderosos Hispano-Suiza, Peugeot y Alfa Romeo, todos ellos modelos con mayor cilindrada.

Galería relacionada

Historia de Porsche

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...