Publicidad

El Plan de autovías, en peligro financiero

La baja forma del mercado crediticio amenaza el necesario plan de renovación de las autopistas y autovías del Estado. La remodelación, otorgada por el Gobierno mediante concurso a empresas privadas, puede verse interrumpida ante la falta de crédito de estas entidades.
-
El Plan de autovías, en peligro financiero
El Plan de autovías, en peligro financiero

La crisis financiera que asola nuestro país está poniendo en serio peligro el plan de renovación de las carreteras españolas, en manos de las concesionarias privadas, aprobado por el Ministerio de Fomento el año pasado.

<

p>

Tanto es así, que no sería improbable que se pararan algunas de las obras aún en desarrollo por falta de solvencia por parte de las concesionarias. El endurecimiento de las condiciones financieras y la crisis del mercado crediticio pueden ocasionar la quiebra de estos proyectos.

<

p>

Cuando se otorgaron las concesiones de las obras, en el concurso de las mismas, el precio de licitación llegó a rebajarse un 40 por ciento a consecuencia de la buena marcha del mercado de créditos. No obstante, en la actualidad, ante la pobre situación financiera, los bancos han endurecido los tipos de interés, lo que ha supuesto para las concesionarias una baja de rentabilidad de sus proyectos. Por no mencionar a aquellas que todavía no habían encontrado capital financiero para los mismos.

<

p>

La espada de Damocles pende sobre muchas de las más de 80 empresas que conformaron estas concesionarias, pues, si dan marcha atrás a los proyectos, se verán obligadas a pagar multas millonarias impuestas por el Ejecutivo.

<

p>

Esta situación empeora aún más por el alto coste de los materiales de construcción, principalmente los derivados del petróleo. Fomento se ha negado ha realizar una reestructuración de los precios en relación a la situación económica actual.

<

p>

El plan abarca la remodelación de 2.000 kilómetros de vías de alta ocupación (entre autopistas y autovías). Entre ellas, destacan tramos de la A2, la R2, la A4, la R4, la A1 o la A3 (principales vías de salida de la capital). La lamentable situación de las carreteras de nuestro país convierte este plan en una necesidad.

<

p>

Ante este panorama tan desolador, el Gobierno actúa con dureza. El ministerio de Fomento, capitaneado por Magdalena Álvarez, continúa abriendo expedientes por incumplimiento de las obras.

<

p>

Por su parte, la banca nacional ‘aconseja’ a las empresas que, en relación a esta tesitura financiera, deberán ser muy rigurosas en los proyectos de inversión para no acabar ‘con el agua al cuello’.

<

p>