Pila de combustible: la piedra filosofal del siglo XXI

En el aeropuerto de Munich, Alemania, hay una estación de servicio muy especial. De sus surtidores no mana gasolina, sino hidrógeno líquido. Es la primera que se abre en el mundo y abre el camino que va directamente a la automoción del futuro. Los coches del mañana se moverán con hidrógeno, uno de las energías más poderosas y limpias del planeta.
-
Pila de combustible: la piedra filosofal del siglo XXI

La idea no es nueva. Nació en 1839 y desde entonces no ha dejado de evolucionar, siempre en el mismo sentido: unir hidrógeno y oxígeno para dar lugar a una reacción química que produce electricidad en grandes cantidades. Uno de los usos más comunes para este sistema ha estado en la carrera espacial. Las cápsulas americanas Géminis y Apolo incluían pilas de combustible para producir electricidad a bordo. También los submarinos empiezan a utilizarlas cada vez más. Es una especie de renovada piedra filosofal. Si en la Edad Media buscaban un material que produjera oro, ahora se busca el sistema que produzca energía en cantidades inagotables y no contaminante.

El problema consiste en llevar esta tecnología, todavía cara, al coche, el medio de transporte más universal y, posiblemente, el que más contribuye a la contaminación en núcleos habitados. La idea consiste en construir coches con motores eléctricos accionados con la electricidad obtenida del hidrógeno en las pilas de combustible.

La estación de suministro del aeropuerto de Munich es el primer paso. BMW ha colaborado en su puesta en marcha y ya hay vehículos experimentales que recargan en ella sus depósitos de hidrógeno. Poner en marcha una infraestructura segura de abastecimiento resulta caro.

La marca alemana trabaja también en estos momentos con Delphi Automotives y Renault para desarrollar pilas eficaces que se alimentarían con un reformador de gasolina, un dispositivo que obtiene hidrógeno a partir de hidrocarburos. Así se evita lastrar el coche con los pesados depósitos que, por ahora, requiere el hidrógeno líquido y bastaría con las actuales redes de suministro de combustible. BMW quiere poner en la calle cuanto antes coches de la Serie 7 que sustituyan las baterías convencionales por pilas de combustible, aunque sus actuales prototipos de contaminación cero queman directamente hidrógeno en motores normales. Con muy poca cantidad de hidrógeno un coche tiene la energía necesaria para cubrir cientos de kilómetros.

En la misma línea trabajan con mayor o menor éxito muchas otras compañías. Quizá uno de los experimentos más avanzados sea el que ha unido a Mercedes y Shell en Europa. Tiene sobre todo el interés de involucrar a una compañía petrolera por primera vez en un proyecto de este tipo. Estas empresas podrían sufrir en sus carnes las consecuencias de los motores que no utilizan derivados del petróleo, con lo que necesitan meterse en el tren del futuro. Por supuesto, apuestan por los reformadores de combustible.

Juntas, Mercedes y Shell se han integrado en la DBB Fuel Cell Engines, una entidad que agrupa también a Ford y Ballard Power System, empresa participada por Mercedes y especializada en estos trabajos. Entre todos, buscan un prototipo de célula de combustible para automóvil que sea viable a corto plazo y ya han puesto a punto uno. "Hemos demostrado que el concepto de célula de combustible alimentada con gasolina es viable", asegura Don Huberts, director de Shell Hidrógeno.

En Estados Unidos, Texaco, Shell y Arco, BP y Amoco, cinco de las grandes compañías petrolíferas, se han unido al California Fuel Cell Partnership, una asociación en la que también participan DaimlerChrysler, Ford, Volkswagen, Nissan, Hyundai y los institutos especializados California Air Resources Board y Ballard. Entre todas trabajan intensamente en el desarrollo de células de combustible. Fuentes de este consorcio calculan que para el año 2003 tendrán en funcionamiento unos 50 vehículos con este tipo de propulsión, aunque no han podido decir qué modelo utilizarán como demostrador, pero todos aprovecharán para utilizar algún vehículo propio. No en vano es una gran maniobra de imagen publicitaria.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...