Publicidad

Peugeot 208: 5 razones por las que comprarlo

El Peugeot 208 es un especializado modelo urbano, con dotes de viajero, de alta calidad, eficiencia y ergonómicamente revolucionario.
Lorenzo Alcocer Fotos: Angel Yuste -
Peugeot 208: 5 razones por las que comprarlo
Peugeot 208: 5 razones por las que comprarlo

Banner Peugeot1. Siéntate y experiméntalo.

Con el 208 y, posteriormente, el 308, Peugeot ha propuesto un nuevo tipo de puesto de conducción. Te llevará a sentir a esos modelos, vehículos claramente diferentes al resto, al margen de las normales diferencias de diseño, tamaño, materiales o equipamiento entre coches y marcas. Hablamos de un replanteamiento de la ubicación del cuadro de relojes, tamaño del volante y, en consecuencia, posicionamiento del asiento. Hay un trabajo de ergonomía en todo esto que Peugeot defiende por considerar que mejora la seguridad y comodidad. Así, te encuentras con un volante de pequeño diámetro, que te obliga a llevarlo más bajo de lo habitual, para despejar el campo de visión hacia el cuadro de relojes y no taparlo, al quedar más alto, sobre la superficie y no por debajo, del salpicadero. El pequeño volante agiliza la dirección y, al ir más bajo, descansa los brazos. El otro argumento es que minimizas tu desatención sobre la carretera cuando desvías la mirada al cuadro de relojes, por ir éste más elevado. No dudes en experimentarlo.

2. Calidad urbana.

El Peugeot 208 aporta un plus de calidad de producto a este segmento tan popular. Se hace más evidente que en otras categorías y es algo que refuerza la personalidad del coche. Los materiales, sus acabados y el equipamiento disponible te llevan a sentir al 208 un utilitario "premium" entre los generalistas. Su funcionamiento general, tacto de rodadura, respuesta de sus motores, confort de manejo, etc, te confirman que estamos ante un producto históricamente fundamental para la marca y no descuida ningún aspecto. Las versiones 2015 estrenan un moderno equipamiento, donde aparece desde un sistema de frenada autónoma (Active City Brake), hasta una pantalla táctil de 7 pulgadas con sincronización de nuestro smartphone.

3. Comportamiento superior.

Si los modelos urbanos se concentran en las dificultades del tráfico entre calles y coches, los engrandecidos utilitarios de nuestros días se prestan también a salir fuera de ellas y rodar con seguridad y eficacia. En este sentido, quizá sea una exageración decir que el 208 pisa con la solidez y el aplomo de un modelo compacto tipo 308, pero es un coche que se presta a ser usado sin limitaciones en los largos trayectos y por todo tipo de vías. Los motores se adecuan a su amplio abanico de posibilidades. Desde pequeños tricilíndricos 1.0 de 68 CV y 1.2 de 82 CV de gasolina para moverte por las ciudades, hasta solventes ruteros 1.6 VTi y BlueHDi de hasta 120 CV para aprovechar sus otras cualidades.

4. Eficiencia BlueHDI de récord.

Tratándose de un Peugeot, cualquiera de sus motores HDI puede ser el primer argumento de una buena o la mejor compra. Desde la perspectiva del bajo consumo, en la versión 1.6 BlueHDI 75 CV, su consumo combinado de 3,0 l/100 km supone el mejor registro entre los utilitarios del mercado.

5. Homenaje GTI.

Lo que es el Golf a los GTI compactos, lo es el 208 a los GTI utilitarios: el auténtico y la referencia. Esas siglas son también sagradas en Peugeot y ya el 205 GTI respondió a la grandeza e historia de lo que significan. El Peugeot 208 es seguramente el modelo que mejor interpreta hoy día lo que hemos asimilado de este concepto de deportivo GTI. De sus 4 metros de longitud y 208 CV de su motor 1.6 THP, resulta una deportivo muy eficaz y equilibrado. La clave es que su motor y chasis están proporcionados. El trabajo de puesta a punto remata un conjunto soberbio. Hay tanta historia GTI en Peugeot, que el 208 ha celebrado el 30 aniversario de aquel primer 205 GTI, con una versión limitada. El 208 GTI 30th tiene una decoración específica, monta un autoblocante mecánico, la reforzada caja de cambios del RCZ R, una suspensiones específicas y frenos sobredimensionados. Un coche de colección.