Los peligros de la alergia

Estornudos, tos, picor de ojos... la primavera ya está aquí. Muchos conductores se enfrentan en las próximas semanas a su peor pesadilla: circular en una época del año en la que sus facultades físicas están muy debilitadas. Y cada vez son más. No te pierdas nuestro reportaje y entérate de cómo prevenir los efectos de la alergia durante la conducción. Tú puedes ser el próximo paciente.
-
Los peligros de la alergia
Los peligros de la alergia

Hacer desaparecer la alergia de aquellos pacientes que habitualmente sufren sus consecuencias en esta época del año es misión imposible; sin embargo, evitar en determinados momentos el brote de sus reacciones más violentas es una tarea bastante más sencilla. Ciertos modos de actuación al volante, aunque no eliminan totalmente los síntomas de la enfermedad, ayudan a prevenir los accidentes de tráfico asociados a la alergia, sobre todo en viajes largos.

Desde Autopista Online te ofrecemos una serie de consejos que debes tener en cuenta a la hora de iniciar un viaje en carretera durante las próximas semanas:

Mantener el habitáculo de nuestro coche lo más limpio posible es una de las precauciones que más puede aliviar las reacciones alérgicas. Es conveniente utilizar un trapo húmedo para que las partículas de determinadas sustancias (polen, polvo...) se adhieran a él. Hay que prestar especial atención a las zonas donde se puede acumular una mayor cantidad de estas moléculas, como el salpicadero, la consola central o los marcos de las ventanillas. También es aconsejable utilizar el aspirador con cierta frecuencia, sobre todo en alfombrillas y tapicería, así como limpiar los conductos de ventilación del vehículo.

Llevar cerradas las ventanillas del vehículo es un hábito que cuesta muy poco en comparación con el resultado que proporciona. Evitar la exposición a determinadas partículas que flotan en el ambiente supone un gran alivio para todos los alérgicos. Además, no tener las ventanillas bajadas impide que el aire dé en la cara con intensidad, lo que podría agravar alguno de los síntomas de la alergia.

Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son los períodos del día en los que se produce una mayor concentración de polen, partícula que provoca la mayoría de las reacciones alérgicas en esta época el año. Especialmente perjudicial para la conducción es el atardecer, momento en el que el polen desciende hasta nuestra altura tras el enfriamiento del aire.

La utilización de gafas de sol, a ser posible con piezas laterales de protección, es también una medida muy recomendable para la conducción en primavera. El uso de este tipo de lentes no sólo evita que nuestros ojos entren en contacto con determinadas sustancias (frenando la irritabilidad), sino que también reduce las molestias ocasionadas en estos meses por la excesiva luminosidad. Ya puestos, los especialistas médicos aconsejan el empleo de gafas de sol polarizadas que, además de filtrar las radiaciones dañinas para nuestros ojos, impiden el paso de aquellos rayos que provocan deslumbramiento.

Informarse con antelación de las previsiones polínicas en el ambiente puede evitar más de un disgusto. Ahora, conocer el nivel de polen de cualquier punto de España está al alcance de todos, a través de la página web de la Red Española de Aerobiología (REA). A la izquierda encontrarás un enlace a esta información.

La ingesta de alcohol, aunque sea mínima, por parte de un conductor alérgico en tratamiento médico es sinónimo de accidente de tráfico. Esta sustancia incrementa los efectos sedativos de los fármacos antialérgicos y favorece su interacción con otros medicamentos. Ya sabes: si bebes, no conduzcas.

Muchos animales, especialmente los gatos y los perros, contribuyen en esta época del año a agravar las reacciones de muchos alérgicos. Los principales síntomas aparecen por su pelo, caspa o saliva, partículas muy pequeñas que se esparcen con facilidad en el coche. Por tanto, si padeces sus consecuencias, evita el desplazamiento con ellos en el interior del vehículo o mantenlos continuamente limpios.

El humo del tabaco perjudica a todo el mundo, aunque especialmente a los alérgicos. A ellos, les agudiza los cuadros asmáticos y les incrementa la tos, con el peligro que representa para la conducción. Así pues, no fumes en presencia del conductor o impide que los demás lo hagan si tú viajas al volante. La utilización de pulverizadores, perfumes o sprays tampoco es recomendable.

Galería relacionada

alergia2

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...