Publicidad

El País Vasco, la comunidad con mayor aumento de vías de pago en sus carreteras

El 48,82 por ciento de las autopistas del País Vasco eran de peaje a finales de 2011, lo que supone un aumento de 2,2 puntos porcentuales con respecto a la cifra del año 2007, según datos de la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento.
-
El País Vasco, la comunidad con mayor aumento de vías de pago en sus carreteras
El País Vasco, la comunidad con mayor aumento de vías de pago en sus carreteras

La evolución de los últimos cuatro años refleja que la proporción de kilómetros de vías de pago con respecto a las vías libres ha aumentado en el País Vasco (2,2 puntos), Cataluña (1,4 puntos), la Comunidad Valenciana (0,49 puntos) y Andalucía (0,18 puntos).

Por otro lado, la bajada de esta proporción se da en comunidades como Galicia (-6,2 puntos), Navarra (-5,76 puntos), o Aragón (-4,51 puntos), regiones en las cuales los kilómetros de autovías libres han aumentado significativamente.

La comunidad con más autopistas de peaje con relación a las que no lo son es La Rioja donde, con 119 kilómetros de pago y 40 libres, 3 de cada 4 kilómetros de las vías rápidas son de pago. Cataluña se sitúa en segundo lugar en cuanto a la relación entre autopistas libres y las de peaje (52,62 por ciento), aunque en esta comunidad hay muchos más kilómetros de autopistas, 632 de pago y 569 libres.

Los datos del Ministerio también muestran que, a cierre del año 2011, Extremadura, Baleares, Canarias y Cantabria eran las únicas comunidades autónomas sin ningún kilómetro de vías rápidas con peajes.

En cuanto al conjunto del Estado, la proporción se sitúa al 21,02 por ciento, lo que se traduce en una caída de 1,82 puntos con respecto a los datos del año 2007, cuando las vías de pago suponían el 22,84 por ciento del total de vías rápidas.

En un artículo del libro "Las autopistas de peaje en España", el presidente de Abertis, Salvador Alemany, constata que uno de los principales problemas en España es la adjudicación de autopistas de peaje paralelas a autovías de gran capacidad preexistentes, lo que, en su opinión, "es un principio fuera de toda lógica socio-económica". "En la actual y previsiblemente futura situación de las finanzas públicas debe asumirse que será imposible construir, sin recurrir al pago por uso, cualquier tramo de nueva red viaria", afirma Alemany.