Parquímetros estropeados impiden las multas

Los parquímetros instalados en los barrios de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel no funcionan: algunos de ellos han sido boicoteados por desconocidos. ¿Conclusión? En estas zonas, unas 4.500 plazas del Servicio de Estacionamiento Regulado no están siendo “vigiladas y multadas”.
Autopista -
Parquímetros estropeados impiden las multas

Ayer finalizó la moratoria que el Ayuntamiento de Madrid había dado a los vecinos de la última ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). A partir del 3 de abril, los vigilantes del SER tenían orden de multar a los conductores que no colocaran los tiquets o las tarjetas de residente en sus parabrisas.

Pues bien, no han podido llevar a cabo su cometido, porque la mayoría de los parquímetros están estropeados y las rayas que marcan si la plaza es de residente (verde) o de visitante (azul) han aparecido pintadas de rosa y de naranja.

Éstas son algunas de las medidas que han tomado los vecinos de las zonas afectadas (los barrios de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel, principalmente) para protestar por la medida municipal y como actos de presión que obliguen al Consistorio a negociar.

Así, ante tal situación, los vigilantes del servicio se han dedicado durante la primera jornada después de la moratoria a continuar con su labor didáctica e informativa a los vecinos. Durante el pasado mes de marzo, estos trabajadores han repartido folletos y han explicado a los conductores cómo había que utilizar los parquímetros; ahora continúan con esa misma labor.

<

p>

Por el momento, los trabajadores del SER se dedicarán a denunciar las dobles filas y los aparcamientos claramente reincidentes. Mientras las empresas concesionarias del servicio trabajarán en subsanar los desperfectos en estos aparatos.

La posición del Ayuntamiento presidido por Alberto Ruiz-Gallardón continúa siendo firme y, de momento, se niegan a quitar los parquímetros de estas zonas. Los vecinos, por su parte, mantienen su disposición al diálogo y reiteran en una carta enviada al primer edil que su primera reivindicación es que se retiren los parquímetros instalados en los “barrios residenciales y de los trabajadores de la periferia”.

Mientras, en el centro, el cierre de la Puerta del Sol efectuada por el Ministerio de Fomento ha traído el caos a la zona. Los conductores se quejan de que los cortes y cambios en el sentido de algunas calles no han sido suficientemente publicitados. Los usuarios del autobús, por su parte, se quejan de que las nuevas paradas (se han trasladado las que se realizaban en la misma puerta del Sol) no han sido tampoco informadas.

Los comerciantes también están enfadados, pues en el primer día de estas restricciones aseguran que ya han perdido la mitad de su clientela.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...