Paraísos fiscales para el impuesto municipal de vehículos

Cinco municipios de menos de 10.000 habitantes matriculan el 23 por ciento de los coches de empresa de toda España. La explicación es muy sencilla: en estas localidades, el impuesto municipal de vehículos (el “numerito”) es sensiblemente más barato que en las poblaciones situadas a su alrededor. Muchos particulares se han apuntado a este “éxodo”.
-
Paraísos fiscales para el impuesto municipal de vehículos
Paraísos fiscales para el impuesto municipal de vehículos

Los conductores de Barcelona pagan un impuesto municipal de 68,15 euros por un coche con una potencia fiscal de 11 CV. Se trata de la cifra más alta de España y es un 17,5 por ciento más cara que la que cobra el Ayuntamiento de Madrid. Las diferencias se amplían si tomamos como ejemplo Valencia (54,2 euros) o Santa Cruz de Tenerife (55,6 euros). Así lo afirma un estudio elaborado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Este impuesto (el famoso “numerito”) fue creado en España hace 16 años y genera unos ingresos anuales de 1.760 millones de euros. La ley permite a cada consistorio fijar libremente las tarifas, dentro de unos márgenes. Este hecho, según AEA, es el que ha propiciado que se creen “paraísos fiscales” en relación con el pago de la tasa. Melilla es uno de ellos: un vehículo medio abonará 17 euros en esta localidad, un 300 por 100 menos que en Barcelona.

La Ciudad Condal, junto con San Sebastián, Tarragona, Lleida, Bilbao, Córdoba, Granada, Girona, Cádiz y Palma de Mallorca, son algunos de los municipios más caros de nuestro país. En el otro lado de la balanza se encuentran Ceuta, Zamora, Pamplona, Soria, Palencia, Pontevedra, Alicante, Cáceres y Huelva.

En el caso de las motocicletas, las diferencias son aún mayores. En Melilla, una moto de 500 centímetros cúbicos paga una tasa de 7,57 euros. En San Sebastián, el importe se incrementaría un 340 por ciento, hasta los 33,33 euros.

Según el estudio de la asociación, las desigualdades en las tarifas no se dan sólo entre comunidades autónomas, sino también entre municipios de la misma provincia. Éstos se consideran una especie de “paraísos fiscales” para los conductores. Muchos de ellos se empadronan en estas localidades, aunque no circulen realmente por ellas.

Los propietarios de grandes flotas de vehículos –empresas dedicadas al rénting o al alquiler- han sido las primeras en iniciar este éxodo. Así lo demuestran las matriculaciones en determinadas localidades: mientras que el censo de la población no varía, el parque automovilístico crece geométricamente y su incremento llega al 2000 por cien, según el estudio. Éste es el caso de Aguilar de Segarra y Rajadell (Barcelona), Robledo de Chavela y Moralzarzal (Madrid) y Relleu (Alicante). Estos 5 municipios, con menos de 10.000 habitantes, concentraron en 2005 el 23 por ciento de las matriculaciones españolas de coches de empresa.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...