El oro verde es el etanol

El planeta no está para bromas y la carrera para reducir emisiones de gases contaminantes es ya tarea y reto para muchos de los actores implicados. Estados Unidos ha encontrado una alternativa a la gasolina en el etanol. La UE debate la reducción de emisiones de dióxido de carbono. En el Salón de Ginebra también se escuchan propuestas.
-
El oro verde es el etanol
El oro verde es el etanol

Estados Unidos se ha fijado un objetivo para resolver lo que su propio presidente, George W. Bush, señaló como la “adicción al petróleo” que sufre el país. El programa Veinte en Diez se propone reducir en un 20 por ciento el consumo de gasolina en un plazo de diez años.

Las alternativas más del gusto de Washington apuntan por el momento al desarrollo del etanol, biodiésel e hidrógeno como mejores opciones. Es la búsqueda del nuevo oro para la economía del país más poderoso del mundo. Y en este caso parece que el verde será su color.

Estados Unidos produce actualmente 20 millones de metros cúbicos de etanol, biocombustible que se obtiene a partir de la caña de azúcar o del maíz. Sin embargo, este importante volumen de producción sólo representa el 3 por ciento del total de combustible que consume.

Es en este marco en el que el presidente estadounidense se va de gira entre el 9 y el 14 de marzo por algunos países de América Latina. Un periplo que le llevará a –por este orden- Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México. Una de las prioridades será precisamente conseguir acuerdos para el cultivo y la exportación del maíz y la caña de azúcar que se necesitan para producir etanol.

La prioridad es Brasil, un país que produce anualmente 18.000 millones de litros de etanol y exporta por el momento 3.500 litros, el 85 por ciento de los cuales van a Estados Unidos. Bush intentará sellar acuerdos con el presidente brasileño, Lula da Silva, prometiendo inversiones para desarrollar las tecnologías necesarias y puestos de trabajo, principal señuelo para convencer a Lula.

Pero los granjeros estadounidenses no parecen dispuestos a ceder un ápice en lo que a rebajar aranceles a las importaciones brasileñas se refiere y así se lo han hecho saber a Bush. De lo contrario, amenazan con llevar sus tractores a Washington.

La incógnita es ver hasta dónde está dispuesto a ceder Lula, en un país en el que son miles las familias de campesinos emprobrecidos y en donde cada vez es más fuerte el movimiento contrario al monocultivo y favorable a la soberanía alimentaria. Parece difícil de explicar para Lula que, en un país en el que 50 millones de personas pasan hambre (30 por ciento de la población), los cultivos se destinen a producir combustible para exportar a Estados Unidos.

En la estrategia estadounidense también juega un papel importante reducir la dependencia del petróleo de Venezuela, principal carta en las relaciones exteriores del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Al otro lado del océano Atlántico, la Unión Europa (UE) debate estos días los términos de los compromisos a adoptar en materia de reducción de emisiones contaminantes para el año 2020. La canciller alemana y presidenta de turno de la UE, Angela Merkel, presidirá el encuentro e intentará llevar a buen puerto unas negociaciones en las que los intereses cruzados se multiplican. El “gurú mediático” del calentamiento global, Al Gore, estará también presente en los debates de Bruselas.

Desde la presidencia alemana se insiste en que hay acuerdo para que en 2020 se reduzcan en un 20 por ciento las emisiones contaminantes con respecto a los datos de 1990. Pero ahí comienzan las discordias.

Los alemanes apuestan por el desarrollo de las energías renovables como la solar y la eólica para frenar el cambio climático provocado por los gases contaminantes. Pero Francia plantea que la energía nuclear debe admitirse como alternativa no contaminante, pues no emite gases causantes del efecto invernadero. Esta postura es apoyada por checos y eslovacos, preocupados por su escasez de sol y recursos hídricos. Austria, en cambio, no admite esta posibilidad. Polonia y el resto de países del Este reclaman medidas que tengan en cuenta la diferencia del punto de partida de unos y otros. España también reclama excepciones. Y, en definitiva, la casa sin barrer.

El director general de Ford España, Antonio Adés, ha afirmado que los 400.000 motores flexibles que se fabrican en la planta de Almussafes se destinan todos a la exportación. El motivo es que en España no hay todavía red de distribución general de biocombustible. Un vehículo abastecido por bioetanol reduce hasta un 70 por ciento las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

En el Salón de Ginebra 2007, durante estos días, se ha criticado con dureza la pretensión de la Comisión Europea (CE) de reducir las emisiones de dióxido de carbono a 120 gramos por kilómetro en el año 2012 por considerarlo extraordinariamente exigente.

No obstante, hay quien acepta el reto, como Toyota y Honda, los primeros de la clase gracias a su amplia gama de vehículos de propulsión híbrida y de bajas emisiones. “Nos apuntamos al carro”, ha afirmado en Ginebra el director general de Honda-España, Marc Serruya.

La mayor preocupación por esta medida la han mostrado los fabricantes estadounidenses, con modelos equipados con motores muy contaminantes, pese a su ventaja tecnológica comparativa.

General Motors, en boca de su máximo responsable, Rick Wagoner, se mostró dispuesto a apostar por tecnologías de propulsión alternativas, soluciones motrices diferentes y por la utilización de nuevos combustibles. Como proyecto concreto, la flota de prueba de 100 vehículos de pila de combustible Chevrolet Equinox lanzada en Estados Unidos y una suplementaria de diez unidades en Europa.

La propia Porsche AG ha anunciado en Ginebra que todos sus modelos cumplirán desde comienzos del próximo año la normativa anticontaminante Euro5, aplicable a partir de septiembre de 2009. Esto será posible porque todos los motores de Porsche funcionarán con un aditivo de etanol en el combustible, tanto en deportivos como para el todo terreno Cayenne.

La británica Land Rover ha aprovechado también la cita de Ginebra para lanzar los primeros proyectos concretos de su programa Anti CO2, con inversiones realizadas en proyectos de energías renovables como el viento y el sol, nuevas tecnologías y eficacia energética.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...