Opel Corsa OPC

A fondo. Opel se apunta de lleno a la batalla de los utilitarios deportivos, con el Corsa más extremo de la historia: el OPC. Turbo de 192 CV, chasis rebajado y asientos deportivos Recaro para una traviesa y explosiva versión.
-
Opel Corsa OPC
Opel Corsa OPC
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=64797&mapnivel1=MOT','','width=765,height=470') ">Opel Corsa OPC

Como en toda versión de altas prestaciones, el aumento de potencia lleva aparejados ajustes de adaptación para mejorar el comportamiento. Así, Opel ha añadido reglajes más específicos sobre la base del Corsa Sport.

La puesta a punto ha tenido lugar en el circuito de Nürburgring, afectando a la altura del chasis -rebajado en 15 mm con respecto a cualquier Corsa-, al eje trasero –con un perfil reforzado para limitar en un 25 por ciento el balanceo- y a la suspensión –con muelles específicos y amortiguadores más firmes-. También se han añadido frenos sobredimensionados (los discos delanteros alcanzan los 308 mm) y anchos neumáticos (215/45 R17 de serie y 225/35 R18 en opción).

No obstante, si en motor puede tomar la delantera del segmento, el Corsa OPC no termina de enamorar en comportamiento. Es correcto, y en ocasiones muy divertido, pero resulta algo exigente y con un tacto general ligeramente inferior al Clio RS. Es bastante nervioso y va menos asentado de lo que cabría esperar, con una trasera menos dócil y notables pérdidas de tracción en cuanto la carretera se tuerce y abrimos gas en marchas cortas. Los controles de estabilidad y tracción, aunque desconectables, invitan a circular con ellos en funcionamiento, poco intrusivos pero siempre dispuestos a salir en nuestra ayuda al mínimo error. Las suspensiones, sin ser extremadamente secas, muestran una cierta dureza que se agudiza conforme circulamos por firme irregular o nos adentramos al mar de badenes que pueblan nuestras ciudades. Los asientos deportivos de tipo bacquet, no obstante, se erigen en fieles compañeros. Firmados por Recaro y reforzados con fibra de vidrio, sujetan a la perfección nuestro cuerpo, proporcionando al mismo tiempo una suficiente comodidad. Excelentes. Incluyen, además, airbags laterales integrados, por primera vez disponibles en este tipo de respaldos.

El ambiente interior se completa con una atmósfera casi de competición, donde destacan los pedales de aluminio, la instrumentación en color rojo y el volante forrado en piel y de diseño deportivo, con la base achatada. Se completa todo con un amplio equipamiento en el que sólo echamos a faltar de serie el climatizador.

Por precio, 22.950 euros, subirá también posiciones, costando algo más de 1.000 euros más caro que sus principales rivales.

“Envuelto en una imagen muy agresiva, el Corsa OPC es un deportivo algo más exigente que sus rivales de segmento. Su mejor arma, sin duda, es el motor, sorprendentemente elástico y contundente. Está un punto por encima del bastidor”.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=64797&mapnivel1=MOT','','width=765,height=470') ">Opel Corsa OPC

Como en toda versión de altas prestaciones, el aumento de potencia lleva aparejados ajustes de adaptación para mejorar el comportamiento. Así, Opel ha añadido reglajes más específicos sobre la base del Corsa Sport.

La puesta a punto ha tenido lugar en el circuito de Nürburgring, afectando a la altura del chasis -rebajado en 15 mm con respecto a cualquier Corsa-, al eje trasero –con un perfil reforzado para limitar en un 25 por ciento el balanceo- y a la suspensión –con muelles específicos y amortiguadores más firmes-. También se han añadido frenos sobredimensionados (los discos delanteros alcanzan los 308 mm) y anchos neumáticos (215/45 R17 de serie y 225/35 R18 en opción).

No obstante, si en motor puede tomar la delantera del segmento, el Corsa OPC no termina de enamorar en comportamiento. Es correcto, y en ocasiones muy divertido, pero resulta algo exigente y con un tacto general ligeramente inferior al Clio RS. Es bastante nervioso y va menos asentado de lo que cabría esperar, con una trasera menos dócil y notables pérdidas de tracción en cuanto la carretera se tuerce y abrimos gas en marchas cortas. Los controles de estabilidad y tracción, aunque desconectables, invitan a circular con ellos en funcionamiento, poco intrusivos pero siempre dispuestos a salir en nuestra ayuda al mínimo error. Las suspensiones, sin ser extremadamente secas, muestran una cierta dureza que se agudiza conforme circulamos por firme irregular o nos adentramos al mar de badenes que pueblan nuestras ciudades. Los asientos deportivos de tipo bacquet, no obstante, se erigen en fieles compañeros. Firmados por Recaro y reforzados con fibra de vidrio, sujetan a la perfección nuestro cuerpo, proporcionando al mismo tiempo una suficiente comodidad. Excelentes. Incluyen, además, airbags laterales integrados, por primera vez disponibles en este tipo de respaldos.

El ambiente interior se completa con una atmósfera casi de competición, donde destacan los pedales de aluminio, la instrumentación en color rojo y el volante forrado en piel y de diseño deportivo, con la base achatada. Se completa todo con un amplio equipamiento en el que sólo echamos a faltar de serie el climatizador.

Por precio, 22.950 euros, subirá también posiciones, costando algo más de 1.000 euros más caro que sus principales rivales.

“Envuelto en una imagen muy agresiva, el Corsa OPC es un deportivo algo más exigente que sus rivales de segmento. Su mejor arma, sin duda, es el motor, sorprendentemente elástico y contundente. Está un punto por encima del bastidor”.

Galería relacionada

OpelCorsaOPC_ext

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...