Opel Corsa 2007

Opel pone a la venta en octubre la cuarta generación del Corsa, su utilitario más popular y más vendido. Para esta nueva época, el Corsa ha crecido en tamaño, pero, sobre todo, en calidad. Mejor comportamiento, mucho más equipamiento disponible y una mayor carga tecnológica componen los pilares principales de este nuevo Corsa.
Autopista -
Opel Corsa 2007
Opel Corsa 2007

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Comparando el Corsa actual y éste que está a punto de llegar, salta a la vista la ruptura estética. Criticados por haber hecho aquel Corsa muy soso, en Opel se han tirado a la piscina y han creado un coche que llama la atención por lo atrevido de algunas de sus líneas. Es verdad que toma elementos del Astra, sobre todo en el perfil, que es una copia. Pero, al tiempo, tiene su propia personalidad, muy definida y matizada, buscando impactar visualmente.

Esto no es de extrañar. En un segmento tan duro, donde los coches igualan tanto sus ofertas, es necesario despuntar como sea. La estética es, desde luego, uno de los mejores caminos para destacar.

<

p> Con esa intención de desmarcarse, Opel ha buscado formas muy atrevidas, sobre todo en la carrocería de tres puertas. En esta variante destacan los laterales, con la forma de las ventanas similar a la del Astra GTC y con una marcadísima línea de cintura. La trasera, muy musculosa y protuberante, también sorprende. Explican en Opel que han querido que esta carrocería sea la más agresiva y juvenil. De ahí esos grupos ópticos traseros con sus formas trapezoidales, a juego con la luneta trasera.

En el frontal también se ha buscado la ruptura, para lo que se han elegido unos faros muy alargados que, estirados hacia atrás, acortan el morro y le dan un aire felino. Por lo demás, se mantiene la banda cromada frontal, sobre la parrilla, igual que en los últimos Opel.

El esfuerzo por dejar atrás al Corsa actual tiene su continuación en el interior, mucho más moderno y atrevido, aunque también muy parecido a otros que hay en el mercado, como el del Peugeot 207.

En Opel han querido introducir mucho color en este habitáculo, por lo que se ofrece una amplia gama de tapicerías y combinaciones cromáticas. Destaca la aparición de unos acabados en laca negra que le dan al coche un tono muy distinguido. Sin embargo, todavía quedan algunos plásticos que no son especialmente memorables. A cambio, se introducen varios mandos (aireadores, elevalunas...) confeccionados en un original plástico traslúcido que, retroiluminado, da un toque muy vivo al coche en la oscuridad.

<

p> El trabajo ergonómico, por su parte, obtiene buena nota: la distribución de los mandos es muy buena, lo mismo que su tacto, y la posición al volante nos ha parecido muy correcta y fácil de alcanzar. En esto tienen mucho que decir los asientos, cómodos y con gran sujeción lateral, que nos han parecido notables.

Al disponer de una batalla más grande (2,51 metros), se ha ganado un poco en habitabilidad, pero todavía hay luces y sombras. Si las plazas delanteras son más que suficientes, atrás no hay tanto sitio. Dos personas viajan bien, pero tres irán muy apretadas. Además, en las versiones de tres puertas, el techo baja bruscamente en la parte trasera, cerrando bastante el hueco para la cabeza. A cambio, el sistema EasyEntry facilita mucho el acceso a las plazas traseras.

<

p> El maletero, por su parte, es un punto interesante. Llega ya a los 285 litros de capacidad y muestra unas formas muy regulares que, además, se pueden modular gracias a un falso suelo que compartimenta el hueco disponible.

Por cierto, con este Opel Corsa se estrena comercialmente el Flex Fix, un original sistema portabicicletas que Opel había mostrado en el prototipo Trixx de 2004. Este mecanismo es un soporte retráctil que se esconde en el fondo del maletero, justo delante de la matrícula. Para transportar las bicis, se despliega fuera del coche y se bloquea con un freno. La operación de carga y descarga de las bicis no es muy rápida, pero nos ahorramos la incomodidad de llevarnos a casa el soporte cuando no lo necesitamos. El Flex Fix cuesta 550 euros y es opcional. Montarlo, eso sí, supone decir adiós a la rueda de repuesto: su espacio es ocupado por esta original estructura.
Un dato importante: para España, las ruedas de repuesto son siempre normales.

Este detalle de la rueda quizá sea el garbanzo negro de un equipamiento que, por otra parte, es muy interesante, sobre todo en los acabados más altos.
La gama Corsa se articula en cuatro niveles: Essentia, Enjoy, Sport y Cosmo. Los dos primeros se pueden pedir con las carrocerías de tres y cinco puertas, mientras que el Sport sólo va con los de tres y el Cosmo, con los de cinco. Se espera que los dos escalones más bajos acaparen un 50 por ciento de las ventas.

El primer nivel, el Essentia, se puede combinar con los motores 1.0, 1.2, 1.4 y 1.3 de gasóleo en la variante de 75 CV. Con este acabado, se incluyen como base los airbags frontales y laterales, ABS, cierre centralizado, neumáticos 185/70 R14, luz de freno adaptativa, (se ilumina más y parpadea en caso de frenada de emergencia), volante regulable en altura y profundidad, anclajes Isofix y retrovisores eléctricos. En este acabado, los frenos traseros son de tambor.

<

p> En el segundo nivel, el denominado Enjoy, se añaden, por ejemplo, los airbags de cabeza, el aire acondicionado, el maletero de doble suelo, las lunas tintadas, los mandos de la radio en el volante, el equipo de sonido con Mp3 y neumáticos 185/65 R15.

<

p> Quien opte por el acabado Sport, además de las diferencias mecánicas que entraña montar el chasis deportivo, contará ya con elementos como los asientos delanteros de corte deportivo, la consola central cromada en mate, el control de velocidad de crucero, el ordenador de a bordo y el volante en cuero perforado. En este caso, los neumáticos son de medida 195/55 R16.

Con el acabado más exclusivo, el Cosmo, se añaden elementos como el climatizador, consola central lacada en negro, elevalunas eléctricos delanteros y los mismos neumáticos 195/55 R16 del acabado Sport.

<

p> Después, Opel ofrece una dotación opcional que marca realmente las diferencias entre el Corsa y sus rivales. Por ejemplo, se incluye, por primera vez en la categoría, la iluminación adaptativa en curvas, que cuesta 400 euros. También llega un nuevo sistema de ESP (con control de frenado en curva, control de estabilidad en línea recta y la posibilidad de actuar sobre las cuatro ruedas a la vez), que sale por 400 euros. Además, se ofrece el monitor de presión de los neumáticos (660 euros), el techo eléctrico –no panorámico- (800 euros), el navegador (2.200 euros), el sensor de lluvia (135 euros) y las llantas de aleación de 17 pulgadas, que salen por 350 euros en un paquete que incluye también la suspensión deportiva. Como ya hemos comentado, está el portabicicletas Flex Fix, que vale 550 euros más. Los neumáticos Run Flat son otra opción a tener en cuenta, sobre todo si se monta el Flex Fix, que nos dejará sin rueda de repuesto.

Modelo Acabado Precio 3 /5 puertas
Corsa 1.0 Essentia 11.800 / 12.300 euros.
Corsa 1.2 Essentia 12.400 / 12.900 euros.
Corsa 1.2 Enjoy 13.800 / 14.300 euros.
Corsa 1.2 Cosmo / 15.900 euros.
Corsa 1.4 Enjoy 14.150 /14.650 euros.
Corsa 1.4 Sport 15.400 / euros.
Corsa 1.4 Cosmo / 16.250 euros.
Corsa 1.3 75 CV Essentia 13.550 / 14.050 euros.
Corsa 1.3 75 CV Enjoy 14.950 / 15.450 euros.
Corsa 1.3 90 CV Enjoy 15.550 / 16.050 euros.
Corsa 1.3 90 CV Sport 16.800 / euros.
Corsa 1.3 90 CV Cosmo / 17.650 euros.
     
     

Como se puede ver, el Corsa ofrece mucho y, teniendo en cuenta los precios de partida, equiparlo en abundancia puede elevar mucho el coste final del coche. Para mitigar este impacto, en Opel piensan hacer ofertas que incluyan más equipamiento del habitual. Sin embargo, por ahora, no están previstos descuentos directos sobre los precios.

Galería relacionada

Opel Corsa 2007

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...