Los 10 modelos más importantes en la historia de Opel

Opel celebra el 50 cumpleaños de su centro de Diseño de Russelsheim y pedimos a sus máximos responsables en esta materia, Mark Adams y Friedhelm Engler, que nos elijan los diseños más significativos de la marca en el último medio siglo. Ellos eligen, nosotros te los explicamos cronológicamente.
Juan Carlos Payo.

Twitter: @PayoAutopista -

Los 10 modelos más importantes en la historia de Opel
Los 10 modelos más importantes en la historia de Opel

Opel GT

“Sólo volar es mejor”. Este fue el eslogan elegido para lanzar el Opel GT en 1968, modelo que derivaba del concepto Experimental GT, primer concept-car realizado por una marca automovilística en Europa. Este biplaza de 4,11 metros de longitud revolucionaría el mundo de los coupés deportivos gracias a la apuesta por un frontal afilado y una zaga bien definida por voluptuosas curvas, que junto a grandes pasos de rueda y delgada cintura se asoció en formas con una botella de Coca-Cola. También fue novedosa su decisión de eliminar el maletero, sustituyéndolo por un pequeño hueco tras los asientos para acoger equipaje de emergencia

Podía estar equipado con un motor de 1.9 litros y cuatro cilindros procedentes del Rekord C. Así, sus 90 CV, junto a un peso por debajo de la tonelada -940 kilos- catapultaban a este tracción trasera a una velocidad máxima de 185 km/h. También existía la posibilidad mecánica más modesta 1.1 de 67 CV -845 kilos de peso para el conjunto-. A pesar de su genética deportiva, el diseño de las puertas permitía una cómoda entrada y salida del vehículo, algo que, en aquel entonces, en los primeros días de uso de la minifalda resultó un detalle convincente.

 

Opel Manta

El Opel Manta A fue presentado en 1969. Un año más tarde llegaría su versión coupé deportiva, casi a la par que el sedán Ascona A, con el que comparte chasis y mecánicas, y algunos componentes –esto propició un precio muy ajustado y competitivo-. George Gallion, máximo responsable de diseño exterior en Opel por aquel entonces, tuvo poco tiempo para diseñar el Opel Manta, que no era más que la respuesta de la marca alemana ante el exitoso Ford Capri. Así lo contaba en su momento Gallion: “Mi jefe por aquel entonces, Chuck Jordan, me dio la tarea de desarrollar un competidor para el Capri. Antes de marcharse de vacaciones, Chuck me exigió que lo tuviese terminado a su regreso; de lo contrario, él me tendría que enseñar cómo había que hacerlo”.

El resultado fue un Opel Manta muy limpio en diseño, al estilo de los deportivos italianos. Las ventanas sin marco, una trasera moderna y un frontal muy estructurado, rápidamente convirtieron a este modelo de Opel en un modelo de gran calado entre los jóvenes. “No había tiempo para diseñar nuestros propios intermitentes y faros delanteros, así que miramos a nuestro alrededor en busca de algo que se ajustase y decidimos tomar los faros del Olympia, que se había retirado de la producción poco antes” sigue explicando Gallion. Más de un millón de unidades fueron vendidas entre 1970 y 1988.

 

Opel Corsa

El pequeño Opel Kadett, con el paso de las generaciones y adaptándose a tendencias, se había convertido en un compacto. Así se generó un espacio en la gama que cubriría a partir de 1982 el Opel Corsa, un coche pequeño, de 3,6 metros de longitud, con carrocería de tres o cinco puertas y forma de cuña, presumiendo de tener el mejor coeficiente aerodinámico de su clase -0,36-. Erhard Schnell, responsable de diseño del modelo –también lo fue del GT-, le dio unos promimentes pasos de rueda para ganar robustez estética. En algunos mercados, se ofreció incluso con carrocería sedán TR, con el compartimento del maletero separado –para uno de nuestros interlocutores, Friedhelm Engler, responsable de diseño de Opel, uno de los modelos menos agraciados de la historia de la marca-. Era este un modelo muy masculino, con muchos ángulos rectos y líneas claras y bien definidas –la siguiente generación sería mucho más femenina-.

 

Opel Omega

Opel presentó su gran berlina Omega en 1986 como sucesor del Rekord y tras invertir más de mil millones de euros en su desarrollo. La experiencia del equipo de diseño de Opel en colaboración con los especialistas en aerodinámica que habían desarrollado el estudio Tech1 en 1981 –anticipaba las formas del Omega – dio lugar a la berlina con el coeficiente aerodinámico más bajo de su clase: 0,28. Además de las soluciones aerodinámicas, una nueva generación de motores de bajas emisiones de cuatro cilindros y 1.8 y 2.0 litros contribuían a un bajo consumo, con cifras que oscilan entre los 6,4 y 8,4 l/100 km.

 

Opel Kadett E

Uno de los objetivos para el Opel Kadett E, en 1984, era el de aumentar su eficiencia frente a la generación a la que sustituía y para ello se emplearon 1.200 horas en el túnel de viento alcanzando un coeficiente aerodinámico de 0,32. Este resultado fue todavía mejorado por la variante más deportiva, el Opel Kadett E GSI, con un Cx de 0,30, lo que permitió presumir a este coche de cuatro metros de la resistencia aerodinámica más baja para cualquier modelo de producción en serie en el mundo. Se fabricaron 3,8 millones de unidades en sus más de nueve años de vida, figurando en catálogo siete variantes de carrocería: dos volúmenes de tres y cinco puertas, familiares de tres y cinco puertas, un comercial, un sedán y un descapotable.

 

Opel Calibra

Hablando con Erhard Schnell, el que fue máximo responsable de diseño de Opel durante muchos años, reconocía que "el ordenador no puede ser creativo; tengo que tener un lápiz en la mano para poner mis pensamientos en un papel”. Y esto es lo que hizo Schnell cuando le dio al Opel Calibra su inconfundible forma de afilado coupé a finales de 1980. Con un coeficiente aerodinámico Cx de sólo 0,26, se convertiría en el momento de su lanzamiento, en 1989, en el coche de producción en serie más aerodinámico del mundo –algo que no era extraño en un Opel-. El sucesor del Manta, con formas redondeadas y con unas delgadas ópticas delanteras que son moda ahora, 25 años después, han convertido a este modelo en icónico.

 

Opel Tigra

Creado por el japonés Hideo Kodama, el pequeño deportivo Opel Tigra se basaba en la segunda generación del Corsa. Se caracterizaba por su disposición 2+2, sus pronunciados pilares B y una personalísima y suavemente redondeada luna trasera –desarrollada en EE.UU. y configurada para lograr bajar la temperatura del habitáculo de 4 a 5 grados-. Kodama destacaba el contraste entre los elementos suaves y fuertes en el Tigra. Las curvas suaves están en marcado contraste con su distintiva forma de cuña, y los agudos pliegues en el capó crean un contrapunto a los contornos suaves de las entradas de aire en el parachoques delantero. La producción de este coupé comenzó en Figueruelas en 1994 y terminó en 2001.

 

Opel Zafira

El 16 de abril de 1999 ve la luz el Opel Zafira sucediendo a un poco exitoso monovolumen Sintra. Esta primera generación del Zafira partía de un Opel Astra para dar como resultado final un fresco monovolumen con soluciones técnicas innovadoras, entre las que destacaba su innovador sistema de asientos Flex7 -permitía transformar de forma sencilla un monovolumen de siete asientos en un vehículo de dos plazas con 1.700 litros de capacidad de carga sin necesidad de quitar los asientos, con un sistema de pliegue de los asientos individuales de la tercera fila bajo el suelo, dando como resultado una zona de carga plana-. Además, destacaba su dinamismo cercano al de un compacto, una vez más el mejor coeficiente aerodinámico de su clase con un Cx de 0,33, y un peso en vacío de solo 1.390 kilos. Todo esto se traducía en unas cifras de consumo destacables para un vehículo de esta categoría -con el motor de acceso gasolina de 100 CV, consumía 8,3 l/100 km-

 

Opel Speedster

Territorio desconocido al que decidió asomarse Opel en marzo de 2001 con el Speedster, un descapotable biplaza con motor central, algo desconocido hasta la fecha en Opel. Además, presumió de la construcción en aluminio y materiales plásticos –muchas más posibilidades de formas que el acero-. Tenía una longitud de 3,79 metros y 1,12 metros de alto, y estaba basado en el concepto del Lotus Elise. Una explosiva combinación deportiva la que se derivaba de combinar un motor ECOTEC de 2.2 litros y 147 CV –el que montaba el Astra Coupé- con un peso de 945 kilogramos para alcanzar los 100 km/h en tan solo 5,9 segundos. En 2003 llegaría una variante turbo de 200 CV -0-100 km/h en 4,9 segundos y 243 km/h de velocidad máxima-.

 

Opel Astra GTC

El único modelo actual de la lista con una gran pegada visual en la carretera. El más emocionante Opel Astra hecho nunca vio la luz en el Salón de Francfort de 2011. Silueta deportiva, línea muy arqueada, techo bajo, proporciones dinámicas… en un producto, este GTC, de 4,47 metros de longitud que no renuncia al confort en su interior y con una atractiva gama mecánica que arranca en un eficiente Diesel de 136 CV -4,1 litros de consumo medio- y que termina en el brutal OPC de 280 CV.

Si quieres ver las fotos de todos, pincha en nuestra galería

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...