Objetivo: World Rally Car

Cuando, el año pasado, Dani Solá se hizo con el Campeonato del Mundo Júnior, fueron muchos los que vieron en él al nuevo valor del automovilismo español en los rallies. Sin embargo, el piloto catalán sabe que debe seguir acumulando experiencia para llegar a la máxima categoría de la especialidad. En 2002 dio un paso importante hacia su objetivo, pero, como él mismo afirma, aún quedan “muchos escalones por subir”.
-
Objetivo: World Rally Car
Objetivo: World Rally Car

El complejo Grupo N
Tras su buen resultado, el catalán esperaba que se le abriera alguna puerta para conocer el resto de las carreras del Mundial. El certamen Júnior sólo tenía seis pruebas -todas ellas en Europa- y, aunque Dani guarda curiosos recuerdos de ellas (“en Grecia, además de los carriles para circular, hay un arcén muy ancho, que todo el mundo emplea para adelantar, aunque exista una raya continua. Lo hace incluso la Policía”, explica) su objetivo era conocer las demás.

Así, se pensó en disputar el Grupo N, otra de las categorías del campeonato –en la que se participa con vehículos de producción-, cuyas carreras se alternan con las de los Súper 1600. Cuando se determinó que su coche sería el Mitsubishi Evo VII, comenzó la pretemporada. Había que adquirir experiencia en los terrenos que Dani desconocía más, por lo que se decidió participar en el Artic Rally (Finlandia) y en México, que muy probablemente, formará parte del Mundial en 2004.

El primero de ellos se disputaba enteramente sobre nieve y Solá lo recuerda con cariño: “La conducción sobre esta superficie se desconoce en España. Yo había participado en algunas carreras sobre hielo en Andorra, pero fue en un circuito y no tenía mucho que ver, así que, cuando tuve que enfrentarme a tramos de 25 kilómetros de longitud que estaban completamente nevados, fue totalmente distinto”, confiesa. “Sirvió para que empezara a ‘conectar’ con el coche y para aprender a manejarlo, ya que cualquier error que tengas se multiplica en la nieve. La progresión fue muy buena hasta nuestro abandono, ya que rodamos cada vez más rápido y estuvimos muy cerca de los mejor clasificados. La verdad es que adquirimos bastante experiencia y pudimos vivir algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Además, me impresionó mucho ver cómo el país funciona a la perfección aunque esté íntegramente nevado”, añade.

Tras este “entrenamiento”, comenzó la temporada. El Campeonato de Grupo N consta de siete carreras, de las que hay que descartar una, en la que no se puntuará, y hay que decidir cuál será antes de que empiece el certamen. Se resolvió que Suecia, primera prueba, sería la excluida, aunque el piloto catalán participó para conocerla, siempre pensando en que puede estar allí en 2004, con un WRC. Aunque el equipo sufrió diferentes problemas, Solá logró terminar el rally. Casi dos meses después, abordó el inicio “real” de su temporada en Nueva Zelanda, otra cita desconocida hasta entonces y en la que tampoco tuvo suerte: “ Era el primer rally en el que debíamos coger puntos y, por desgracia, hicimos un trompo el segundo día, que terminó en una salida de pista que nos hizo perder más de media hora. Sin embargo, yo saco algunas cosas positivas de esta carrera, ya que mi objetivo era estar aprendiendo las dos primeras jornadas e intentar atacar la última y, tras la primera etapa, nos colocamos en la quinta plaza, lo que también significó una presión añadida. Después del fallo, conseguí marcar algunos buenos tiempos y vi que la evolución era correcta. Además, finalicé el rally y eso es importante para el futuro. Entre los factores negativos está, lógicamente, el hecho de que aún no había conseguido ningún punto”, declara.

Sin embargo, pudo resarcirse en Argentina, ya que Solá subió al segundo cajón del podio en la prueba austral y llegó a conseguir el “scratch” (mejor tiempo) en algunos tramos de la última etapa: “Me he dado cuenta de que puedo estar entre los participantes que llevan 5 ó 6 años disputando esta categoría”, asegura.

Pregunta: ¿A quiénes ves como tus máximos rivales?
R.:” Siempre se ha dicho que, en el Grupo N, había pilotos de ‘segunda fila’, pero lo cierto es que compiten varios que tienen un gran nombre, como Toshihiro Arai, Ramón Ferreiros, Piero Ligato... Son expertos en este tipo de coches y ya cuentan con una gran andadura en el Mundial. Por eso me siento muy motivado al ver que puedo conseguir tiempos similares a los suyos”.

P.: ¿Cuáles son las principales diferencias entre esta categoría y la S1600?
R.: “Además del coche, las carreras. La mayoría de ellas se disputa fuera de Europa, son terrenos a los que no estás acostumbrado y eso lo hace algo más difícil. Con el campeonato Júnior vas a Montecarlo o a Alemania y, aunque son rallies complicados –el alemán, por ejemplo, tiene gran cantidad de cruces-, las carreteras son bastante parecidas a las que hay en España. Sin embargo, este año estamos participando en citas sobre nieve o sobre terrenos muy especiales, como el de Nueva Zelanda. Éste tiene mucha gravilla y, aun así, en los tramos se alcanzan velocidades medias que llegan a los 120 km/h, algo muy poco frecuente en España”.

Tras las tres primeras carreras de la temporada, Solá ya tiene unos objetivos claros para el año 2003: “En Grupo N queremos finalizar lo más alto posible e intentar ganar alguna carrera. No ha sido fácil habituarnos al Mitsubishi, pero ya empiezo a disfrutar con él, ya puedo decir ‘el coche está en mis manos’ y esto es lo más importante. Ahora tenemos que saber valorar el vehículo, el equipo y sacar el máximo rendimiento de todo ello. Iremos planteando la estrategia rally a rally, para saber qué tenemos que hacer”, puntúa.

P.: Aunque todavía hay que disputar la mitad de la presente temporada, ¿se ha pensado en los proyectos para 2004?
R.: “Aún es pronto y tenemos que centrarnos en el programa de este año, con el fin de obtener experiencia. Debemos terminar todos los rallies que sea posible y aprovechar la ocasión que nos brinda Citroën en la máxima categoría de la especialidad para que se fijen en nosotros. Parece ser que, el año que viene, habrá un gran movimiento de pilotos y podríamos tener una oportunidad. Lo único que podemos hacer, de momento, es trabajar”.

No le va a faltar ocasión para ello: además de los rallies con la marca de los chevrones y el Campeonato Mundial de Grupo N -que este fin de semana llega a Chipre-, Solá disputará dos carreras del Nacional de Asfalto. El catalán estuvo presente en el Rally Mediterráneo (en el que consiguió la victoria) y, a finales de temporada, participará en otros dos con un Saxo S1600. Y todas sus actuaciones están encaminadas hacia el mismo objetivo: “Confío en que, algún día, llevemos un WRC con los colores del RACC”, afirma convencido.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...