La nueva revolución francesa

Más de 1.500 personas han salvado la vida. No se ha detenido a ningún terrorista, no se ha logrado ninguna vacuna, no se ha decretado ningún alto el fuego… Los franceses han logrado una auténtica revolución en sus carreteras: han reducido en un 20 por ciento el número de muertos en accidentes de tráfico. España mira más allá de los Pirineos y se pregunta si no debería seguir los pasos de sus vecinos.
Autopista -
La nueva revolución francesa
La nueva revolución francesa

El exceso de velocidad (las multas que ponen los radares automáticos) se sancionan con 90 euros, que suben a los 135 si transcurren tres días a partir de la fecha de pago, o a los 375 si pasan treinta días. El dueño del vehículo sólo se puede librar de pagar si denuncia al chófer infractor.

No sólo se han endurecido las sanciones económicas. Las penas por homicidios involuntarios también son más severas. Estos casos se castigan con penas de 3 a 5 años de cárcel. Si el conductor ha consumido alcohol, drogas, excedía el límite de velocidad o carecía de permiso de conducir, se eleva a 10 años de prisión. Los reincidentes pueden llegar a enfrentarse a 20 años entre rejas.

Sin embargo, la tasa de alcoholemia no se ha movido. Continúa en 0,5 gramos por litro de sangre. Además, si se detiene al conductor con unas copas de más y éste no supera los 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre, ni siquiera se le retirará el carné, sólo se le quitarán unos puntos y, si reincide, finalmente perderá la licencia. Pero el alcohol continúa haciendo estragos también en Francia: se calcula que está detrás de un accidente mortal de cada tres.

Muchos se han mostrado extrañados por esta permisividad con el alcohol (sobre todo si tenemos en cuenta que están dispuestos a meter en la cárcel a los conductores que hayan superado en 50 km/h el límite de velocidad). Algunos incluso creen ver la poderosa mano del lobby de viticultores detrás de las normas de Tráfico. Al fin y al cabo, Francia es una de las cunas del vino.

Puede que se implante en nuestro país, se lleva hablando de él durante años y el PSOE ya ha prometido que lo traerá si gana las próximas elecciones. Sin embargo, el carné por puntos llegó a Francia de manos de la centroderecha. Con este sistema, cada vez que el conductor vulnera una infracción, pierde unos puntos hasta llegar a la retirada de la licencia, lo que le obligará a examinarse de nuevo.

Según los datos que manejan los socialistas españoles, este sistema ha conseguido en otros países que los accidentes se hayan reducido entre un 3 y un 10 por ciento. Para los socialistas, por un lado el conductor se autocontrola más y, por otro, la sociedad ejerce una mayor presión.

El vuelco de las estadísticas traerá más buenas noticias para los conductores, en particular para sus bolsillos. En vista de cómo han cambiado los hábitos de los franceses, las aseguradoras estudian bajar el precio de sus pólizas. La Federación Francesa de Automóviles (FFAC) considera que este abaratamiento sería “una justa compensación por los esfuerzos acometidos por los automovilistas desde hace un año: es normal que sean recompensados”. El propio ministro de Economía y Finanzas, Francis Mer, comparte esta opinión.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...