Publicidad

Nueva York estrena un taxi con raíces españolas

En los próximos diez años todos los taxis de Nueva York serán Nissan NV200. Eso si la Corte Suprema del Estado en Manhattan lo permite.
-
Nueva York estrena un taxi con raíces españolas
Nueva York estrena un taxi con raíces españolas

El estreno del nuevo taxi de Nueva York llega con polémica. Pocos días después de que haya comenzado a rodar por la ciudad norteamericana el primero de los 26.000 Nissan NV200 que irán reemplazando a los actuales taxis amarillos, la Corte Suprema del Estado en Manhattan ha puesto en duda la legalidad del acuerdo para que Nissan sea el suministrador único de taxis.

 

El problema llega por parte de la Taxi and Limousine Commission, el organismo encargado de  poner en marcha el concurso para que hubiese un único suministrador de taxis en nueva York. Ahora, la Corte Suprema del Estado en Manhattan ha dado parcialmente la razón a Eugeny Freidman, presidente de una asociación de operadores de taxis, que afirmaba que ese organismo no podía obligarle a comprar un determinado taxi. De momento la Corte afirma que “la idea de que la ciudad de Nueva York debería tener un taxi único e icónico es una decisión que está reservada al Ayuntamiento y no a esa comisión”. Por su parte, el máximo responsable legal del consistorio neoyorquino afirma que recurrirá esta decisión.

 

Un portavoz de Nissan afirma estar en  desacuerdo con la decisión pero que seguirán trabajando para “mejorar el servicio de taxi de la ciudad”. El acuerdo firmado entre Nissan y el ayuntamiento, y ahora en el aire, tiene una duración de 10 años y un monto total de unos 1.000 millones de dólares.

 

Este NV200, idéntico al que se fabrica en la planta de Nissan de Barcelona, se montará en Cuernavaca (México). Costará unos 29.700 dólares (22.000 euros) y fue diseñado específicamente para adecuarse a las necesidades de la ciudad. Tiene motor Diesel de 4 cilindros y 2 litros de 135 CV.

 

 Su equipamiento para los pasajeros es muy completo. Desde techo de cristal hasta punto de carga para teléfonos móviles con dos entradas USB, pasando por puertas correderas, luces de lectura o tapicería para neutralizar malos olores en el interior del taxi.