Publicidad

Novillos en la automoción española

El absentismo laboral en la industria automovilística española se situó el año pasado en el índice más alto de su historia, al alcanzar el 7 por ciento, que supone la pérdida de casi 6,7 millones de horas de trabajo, 300.000 horas más que en el ejercicio anterior.
-
Novillos en la automoción española
Novillos en la automoción española

Según datos aportados por la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), el número de horas de trabajo pedidas el año pasado implica también la pérdida del 64 por ciento de la producción de una factoría de turismos de 8.000 trabajadores a dos turnos, es decir 272.000 turismos.

El 80 por ciento de todo el absentismo laboral de los fabricantes de automóviles en 2007, incluido el injustificado, se amparó en una baja médica.

Llevado a términos estrictamente económicos, este tiempo no trabajado el período 2000-2007, en el que se acumulan más de 51 millones de horas, se traduce en más de 26.000 millones de euros.

Anfac califica esta coyuntura laboral de la industria automovilística española de "preocupante" y más si se compara con índices de absentismo del pasado, cuando estaba en torno al 5,2 por ciento, es decir en ocho años, este registro se ha elevado en 1,8 puntos poercentuales.

Asimismo, la situación de la industria española no resiste la comparación con la de otros países directamente competidores como Japón, donde el absentismo apenas llega al 1 por ciento, Turquía con el 1,2 por ciento, Rumanía, con el 2 por ciento o Francia que se eleva hasta el 4 por ciento.

Estos datos se ha trasladado por parte de Anfac a los partidos políticos para que analicen el grado de competitividad de la industria española y también se han denunciado al secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, en una reunión mantenida el pasado lunes en la sede del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que se ha comprometido, según Anfac, a estudiar medidas que palíen el problema.

El documento remitido a los partidos hace hincapié en aspectos como la logística que ya representa un 10 por ciento de los costes de los fabricantes y que, dado este valor, implica una fuerte concienciación de las Administraciones en cuanto al diseño de infraestructuras.

Otro apartado son el control de emisiones de C02, cuyos proyectos por parte de la UE va a suponer un nuevo e importante reto de competitividad para el sector, por lo que pidió al Gobierno "que se tome muy en serio este asunto".

Para Anfac, el absentismo afecta a trabajadores no absentistas, a la competitividad de la empresa, y genera graves consecuencias económicas, organizativas, sociales y productivas, suponiendo una amenaza para el empleo.

Admite esta asociación que el problema es complejo y requiere, junto a medidas dirigidas a un mayor control en la concesión y duración de las bajas, potenciar una mayor concienciación social, ya que "el absentismo injustificado constituye un fraude al Estado, a la empresa y al resto de los trabajadores".

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (Anfac), Juan Antonio Rodríguez de Sevilla, prevé una caída del mercado automovilístico de turismos este año del 4,5 por ciento.

Durante el acto de entrega de los premios del motor de Prensa Ibérica, Fernández de Sevilla, que fue distinguido con el galardón al nombre del motor, se mostró más pesimista que la organización que preside, que mantiene una reducción del mercado de turismos para este año en torno al 2 por ciento.

Pese a su opinión de reducción de ventas por encima de la de Anfac, Fernández de Sevilla, puntualizó que "hasta el final de este primer cuatrimestre será difícil hacer el comportamiento del mercado en el actual ejercicio".

Pese a esta coyuntura de mercado, el presidente de Anfac sí apostó por un crecimiento de la producción este año del 2 por ciento, la mitad que en 2007, pero con la perspectiva favorable de que ese porcentaje implica superar la cifra de los tres millones de unidades.

Fernández de Sevilla manifestó que el automóvil "es un sector muy desligado con muchos y variados intereses que hace imposible negociar bajo el prisma de una sola organización".

El también presidente de Renault España pidió una conciliación entre la sociedad y el mundo del automóvil que ponga en los justos términos el protagonismo de este sector a la hora de contaminar que en la realidad es mucho menor que el que se le adjudica desde determinados círculos.