No te atasques en las urnas

Allá donde se juntan 3.600 kilómetros de carreteras, donde 2,5 millones de conductores buscan dónde aparcar; allá donde se roban 65 vehículos al día... Pongamos que hablo de Madrid. “Pongamos”, ya que, el próximo domingo, tú puedes decidir cómo será el tráfico de la capital.
-
No te atasques en las urnas
No te atasques en las urnas

Nuevas elecciones autonómicas en la capital, e irán dos en menos de un año. El socialista Rafael Simancas necesita que las urnas vuelvan a confirmarle como presidente, ya que dos trásfugas evitaron su investidura el pasado mayo. Por su parte, la popular Esperanza Aguirre –a la que las encuestas dan mayoría absoluta- tendrá que luchar contra el sambenito de ser una presidenta de rebote y también deberá zafarse de la larga sombra de su predecesor, Alberto Ruiz-Gallardón. El tercero en discordia es Fausto Fernández, de IU, un partido político que se ha visto directamente salpicado por la lucha abierta entre PSOE y PP en la Asamblea de Madrid.

Sin embargo, el debate sobre los ladrillos parece haber quedado enterrado. Ahora, la discusión se centra a ras de suelo o, mejor dicho, a ras de asfalto. El gobierno autonómico que salga de las urnas el próximo domingo tendrá que “reinar” sobre más de 3.600 kilómetros de carreteras, dar explicaciones a más de 2,5 millones de conductores y gestionar el mayor parque móvil de todo el país (sólo en esta ciudad se centran el 20 por ciento de los vehículos que se matriculan cada año en España).

Es la gran colmena; una urbe que, cada mañana, despierta al borde del colapso: según datos del Consorcio de Transportes, los madrileños tardan de media más de una hora en acudir a sus puestos de trabajo y se registran 350.000 movimientos de entrada a la capital cada mañana.

Por tanto, párate y piensa tu voto; puede ahorrarte muchas horas dentro del coche.

Es la gran pregunta de estas elecciones. ¿Es posible? ¿Resultará viable para una ciudad que tiene entre sus máximos objetivos conseguir el déficit cero? Rafael Simancas asegura que sí: el transporte público puede ser gratuito para menores de 21 años y para mayores de 65 sin ocasionar ningún desbarajuste del sistema y sin subir los impuestos.

El candidato socialista ha echado sus cuentas. El coste de esta medida se eleva a 190 millones de euros al año, asegura; si se mantiene el impuesto de sucesiones –que el PP quiere eliminar-, la Comunidad tendrá, según afirman, un salvavidas de 360 millones de euros. Además, este servicio está mal gestionado, podría ahorrarse 150 millones en cada ejercicio en conceptos como asesoría externa o alquiler de edificios públicos.

Y no sólo tienen argumentos económicos: basándose en datos de la DGT, los socialistas defienden que el transporte gratuito para jóvenes podría evitar 36 fallecidos al año y 1.800 heridos, con los que la Seguridad Social podría ahorrarse más de 52 millones de euros. Simancas ha prometido que, si en enero los jóvenes y ancianos siguen pagando en el bus y en el metro, dimitirá.

Sin embargo, los propios barones del partido –presidentes socialistas de otras comunidades- se han mostrado alarmados ante la mera posibilidad de que esta medida pudiera ser exigida por sus votantes. Al igual que Esperanza Aguirre, piensan que este sistema resultará difícilmente aplicable: es “la demagogia del gratis total”, asegura la presidenciable popular. Sus cálculos establecen que la gratuidad del transporte público costaría 1.528 millones de euros a la Comunidad hasta el año 2007. Al menos, eso piensa ahora.

En realidad, la promesa no es nueva. Paradójicamente, figuraba en el programa electoral que el PP presentó en Madrid en 1991. Entonces, con Álvarez del Manzano como primero de la lista y la propia Esperanza Aguirre como parte del equipo electoral, los populares prometieron el transporte público gratuito para los mayores de 65 años, una medida que nunca se aplicó en Madrid.

En estas elecciones, el PP defiende que el billete sufrague el 50 por ciento del coste del transporte público, como sucede –según aseguran- en otros países de la Unión Europea. Si en su día Alberto Ruiz-Gallardón construyó el denominado Metrosur, Esperanza Aguirre no se queda atrás y promete un Metronorte, un Metroeste y un Metrooeste (el suburbano llegará, según sus cuentas, a Villaverde, Manoteras, Pinar de Chamartín, La Elipa, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, la Ciudad de la Imagen, Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Coslada, Villa Olímpica y San Fernando de Henares, entre otros). En total, hará 60 kilómetros de metro en menos de 4 años.

Izquierda Unida presenta una postura intermedia entre las dos formaciones mayoritarias. Según su programa electoral, establecerá “tramos de tarifas en función de los ingresos de las personas. En concreto, queremos que el transporte sea gratuito para los parados y que el abono joven se extienda hasta los 30 años”.

¿Medidas populistas? Sin duda todas lo son, pero, de cumplirse, tendrían el respaldo de nada menos que dos millones y medio de pasajeros que se definen como usuarios del metro. Eso sí, el núcleo duro del electorado se mueve en coche.

Galería relacionada

Elecciones Madrid

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...