Nissan Note

Acaba de llegar al mercado y ya lo vemos en la tele rodeado de padres y de hijos. El Note es la apuesta de Nissan para familias con niños, cuya mayor necesidad es el espacio -¡versátil!- pero que no quieren renunciar a un coche atractivo, con un motor agradable y a buen precio: la versión más básica cuesta 13.200 euros.
Autopista -
Nissan Note
Nissan Note

En la presentación que Nissan organizó para la prensa en Madrid sólo estaba disponible la versión con motor 1.6 de gasolina. Dentro de pocas semanas, podremos probar unidades del Note con motor Diesel y encontraréis nuestras valoraciones en la sección de Pruebas. Seguimos un itinerario con tramos de autovía, carretera con curvas y trazados urbanos, todo ello en muy buenas condiciones meteorológicas.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=48648&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Nissan Note en movimiento

Este 1.6 ha sido desarrollado por Nissan y cumple la normativa anticontaminación EURO4. Según los datos oficiales, su cilindrada exacta es de 1.598 cm3, tiene una potencia de 110 CV a 6.000 rpm y desarrolla un par máximo de 15,6 mkg a 4.400 rpm, aunque el 85 por ciento de esa fuerza ya la entrega a partir de las 2.000 vueltas. Es muy ligero, porque está construido en su mayor parte en aluminio (bloque de cilindros, culata, tapas y cárter). De configuración compacta, cuenta con 4 válvulas por cilindro, sistema variable de apertura de válvulas e inyectores multipunto.

En el Note, va combinado con una transmisión manual de 5 marchas, de desarrollos tirando a cortos, que dan al modelo una gran agilidad. Es bastante agradable de uso y su potencia resulta adecuada, aunque no lo pudimos probar con el coche cargado, que es como lo llevará habitualmente su comprador tipo. Quizás en parte por el desarrollo corto del cambio –y también por un aislamiento mejorable- lo cierto es que el único pero está en la rumorosidad.

Al habitáculo llega permanentemente un ruido de funcionamiento –unido también al de rodadura- que llega a resultar molesto, al menos cuando se conduce en soledad. Quizás con la pareja al lado y dos o tres chiquillos detrás este sonido carezca de importancia, dadas las múltiples conversaciones que se suelen solapar en esas circunstancias, pero en cualquier caso, ya de entrada, los interlocutores tendrán que adoptar un tono de voz alto para dejarse oír.

En cuanto a chasis y suspensiones, la probada plataforma creada por el consorcio Nissan-Renault y ya utilizada en Micra, Clio III y Modus se ha alargado y se le han acoplado suspensiones delanteras McPherson con brazos tirados y eje trasero con barra de torsión. Respecto al Micra, la rigidez del conjunto se ha incrementado y se han revisado muelles y amortiguadores, suavizando algo la dureza de la suspensión trasera, de manera que no se penalice el confort de marcha. Los ocupantes van cómodos y no aparecen balanceos que puedan asustar al conductor ni comprometer la seguridad en los trazados con curvas. En tramos con baches o superficie en mal estado no se aprecian rebotes, ya que el sistema de absorción de irregularidades con que cuenta el Note (utilizado por primera vez en el 350Z) resulta bastante eficaz.

Hemos dejado para el final un apartado que solemos analizar en primer lugar, ya que es lo primero que percibimos al entrar en un nuevo modelo: el puesto de conducción. En el caso del Note, algo falla; aparentemente todo está bien: la instrumentación tiene un diseño correcto y se ve sin problemas, los mandos están a mano, la palanca de marchas no defrauda, el asiento no resulta incómodo, pero… no hay forma de conseguir una buena postura de conducción. Ya en marcha, con el pie correctamente apoyado en el paso de rueda, con los retrovisores bien regulados, con todo lo demás en equilibrio, uno tiene la impresión de estar conduciendo no de frente sino algo escorado hacia la izquierda, como si mirase un poco al pilar A (el que flanquea el parabrisas). De ello se podría derivar alguna molestia en el cuello y la espalda, al cabo de cierto tiempo de conducción. ¿A qué se debe esto? Por increíble que parezca, el asiento del conductor está desplazado unos dos centímetros a la derecha, lo que desestructura la postura y ocasiona esa sensación de estar conduciendo a trasmano.

En la presentación que Nissan organizó para la prensa en Madrid sólo estaba disponible la versión con motor 1.6 de gasolina. Dentro de pocas semanas, podremos probar unidades del Note con motor Diesel y encontraréis nuestras valoraciones en la sección de Pruebas. Seguimos un itinerario con tramos de autovía, carretera con curvas y trazados urbanos, todo ello en muy buenas condiciones meteorológicas.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=48648&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Nissan Note en movimiento

Este 1.6 ha sido desarrollado por Nissan y cumple la normativa anticontaminación EURO4. Según los datos oficiales, su cilindrada exacta es de 1.598 cm3, tiene una potencia de 110 CV a 6.000 rpm y desarrolla un par máximo de 15,6 mkg a 4.400 rpm, aunque el 85 por ciento de esa fuerza ya la entrega a partir de las 2.000 vueltas. Es muy ligero, porque está construido en su mayor parte en aluminio (bloque de cilindros, culata, tapas y cárter). De configuración compacta, cuenta con 4 válvulas por cilindro, sistema variable de apertura de válvulas e inyectores multipunto.

En el Note, va combinado con una transmisión manual de 5 marchas, de desarrollos tirando a cortos, que dan al modelo una gran agilidad. Es bastante agradable de uso y su potencia resulta adecuada, aunque no lo pudimos probar con el coche cargado, que es como lo llevará habitualmente su comprador tipo. Quizás en parte por el desarrollo corto del cambio –y también por un aislamiento mejorable- lo cierto es que el único pero está en la rumorosidad.

Al habitáculo llega permanentemente un ruido de funcionamiento –unido también al de rodadura- que llega a resultar molesto, al menos cuando se conduce en soledad. Quizás con la pareja al lado y dos o tres chiquillos detrás este sonido carezca de importancia, dadas las múltiples conversaciones que se suelen solapar en esas circunstancias, pero en cualquier caso, ya de entrada, los interlocutores tendrán que adoptar un tono de voz alto para dejarse oír.

En cuanto a chasis y suspensiones, la probada plataforma creada por el consorcio Nissan-Renault y ya utilizada en Micra, Clio III y Modus se ha alargado y se le han acoplado suspensiones delanteras McPherson con brazos tirados y eje trasero con barra de torsión. Respecto al Micra, la rigidez del conjunto se ha incrementado y se han revisado muelles y amortiguadores, suavizando algo la dureza de la suspensión trasera, de manera que no se penalice el confort de marcha. Los ocupantes van cómodos y no aparecen balanceos que puedan asustar al conductor ni comprometer la seguridad en los trazados con curvas. En tramos con baches o superficie en mal estado no se aprecian rebotes, ya que el sistema de absorción de irregularidades con que cuenta el Note (utilizado por primera vez en el 350Z) resulta bastante eficaz.

Hemos dejado para el final un apartado que solemos analizar en primer lugar, ya que es lo primero que percibimos al entrar en un nuevo modelo: el puesto de conducción. En el caso del Note, algo falla; aparentemente todo está bien: la instrumentación tiene un diseño correcto y se ve sin problemas, los mandos están a mano, la palanca de marchas no defrauda, el asiento no resulta incómodo, pero… no hay forma de conseguir una buena postura de conducción. Ya en marcha, con el pie correctamente apoyado en el paso de rueda, con los retrovisores bien regulados, con todo lo demás en equilibrio, uno tiene la impresión de estar conduciendo no de frente sino algo escorado hacia la izquierda, como si mirase un poco al pilar A (el que flanquea el parabrisas). De ello se podría derivar alguna molestia en el cuello y la espalda, al cabo de cierto tiempo de conducción. ¿A qué se debe esto? Por increíble que parezca, el asiento del conductor está desplazado unos dos centímetros a la derecha, lo que desestructura la postura y ocasiona esa sensación de estar conduciendo a trasmano.

En la presentación que Nissan organizó para la prensa en Madrid sólo estaba disponible la versión con motor 1.6 de gasolina. Dentro de pocas semanas, podremos probar unidades del Note con motor Diesel y encontraréis nuestras valoraciones en la sección de Pruebas. Seguimos un itinerario con tramos de autovía, carretera con curvas y trazados urbanos, todo ello en muy buenas condiciones meteorológicas.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=48648&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Nissan Note en movimiento

Este 1.6 ha sido desarrollado por Nissan y cumple la normativa anticontaminación EURO4. Según los datos oficiales, su cilindrada exacta es de 1.598 cm3, tiene una potencia de 110 CV a 6.000 rpm y desarrolla un par máximo de 15,6 mkg a 4.400 rpm, aunque el 85 por ciento de esa fuerza ya la entrega a partir de las 2.000 vueltas. Es muy ligero, porque está construido en su mayor parte en aluminio (bloque de cilindros, culata, tapas y cárter). De configuración compacta, cuenta con 4 válvulas por cilindro, sistema variable de apertura de válvulas e inyectores multipunto.

En el Note, va combinado con una transmisión manual de 5 marchas, de desarrollos tirando a cortos, que dan al modelo una gran agilidad. Es bastante agradable de uso y su potencia resulta adecuada, aunque no lo pudimos probar con el coche cargado, que es como lo llevará habitualmente su comprador tipo. Quizás en parte por el desarrollo corto del cambio –y también por un aislamiento mejorable- lo cierto es que el único pero está en la rumorosidad.

Al habitáculo llega permanentemente un ruido de funcionamiento –unido también al de rodadura- que llega a resultar molesto, al menos cuando se conduce en soledad. Quizás con la pareja al lado y dos o tres chiquillos detrás este sonido carezca de importancia, dadas las múltiples conversaciones que se suelen solapar en esas circunstancias, pero en cualquier caso, ya de entrada, los interlocutores tendrán que adoptar un tono de voz alto para dejarse oír.

En cuanto a chasis y suspensiones, la probada plataforma creada por el consorcio Nissan-Renault y ya utilizada en Micra, Clio III y Modus se ha alargado y se le han acoplado suspensiones delanteras McPherson con brazos tirados y eje trasero con barra de torsión. Respecto al Micra, la rigidez del conjunto se ha incrementado y se han revisado muelles y amortiguadores, suavizando algo la dureza de la suspensión trasera, de manera que no se penalice el confort de marcha. Los ocupantes van cómodos y no aparecen balanceos que puedan asustar al conductor ni comprometer la seguridad en los trazados con curvas. En tramos con baches o superficie en mal estado no se aprecian rebotes, ya que el sistema de absorción de irregularidades con que cuenta el Note (utilizado por primera vez en el 350Z) resulta bastante eficaz.

Hemos dejado para el final un apartado que solemos analizar en primer lugar, ya que es lo primero que percibimos al entrar en un nuevo modelo: el puesto de conducción. En el caso del Note, algo falla; aparentemente todo está bien: la instrumentación tiene un diseño correcto y se ve sin problemas, los mandos están a mano, la palanca de marchas no defrauda, el asiento no resulta incómodo, pero… no hay forma de conseguir una buena postura de conducción. Ya en marcha, con el pie correctamente apoyado en el paso de rueda, con los retrovisores bien regulados, con todo lo demás en equilibrio, uno tiene la impresión de estar conduciendo no de frente sino algo escorado hacia la izquierda, como si mirase un poco al pilar A (el que flanquea el parabrisas). De ello se podría derivar alguna molestia en el cuello y la espalda, al cabo de cierto tiempo de conducción. ¿A qué se debe esto? Por increíble que parezca, el asiento del conductor está desplazado unos dos centímetros a la derecha, lo que desestructura la postura y ocasiona esa sensación de estar conduciendo a trasmano.

En la presentación que Nissan organizó para la prensa en Madrid sólo estaba disponible la versión con motor 1.6 de gasolina. Dentro de pocas semanas, podremos probar unidades del Note con motor Diesel y encontraréis nuestras valoraciones en la sección de Pruebas. Seguimos un itinerario con tramos de autovía, carretera con curvas y trazados urbanos, todo ello en muy buenas condiciones meteorológicas.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=48648&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Nissan Note en movimiento

Este 1.6 ha sido desarrollado por Nissan y cumple la normativa anticontaminación EURO4. Según los datos oficiales, su cilindrada exacta es de 1.598 cm3, tiene una potencia de 110 CV a 6.000 rpm y desarrolla un par máximo de 15,6 mkg a 4.400 rpm, aunque el 85 por ciento de esa fuerza ya la entrega a partir de las 2.000 vueltas. Es muy ligero, porque está construido en su mayor parte en aluminio (bloque de cilindros, culata, tapas y cárter). De configuración compacta, cuenta con 4 válvulas por cilindro, sistema variable de apertura de válvulas e inyectores multipunto.

En el Note, va combinado con una transmisión manual de 5 marchas, de desarrollos tirando a cortos, que dan al modelo una gran agilidad. Es bastante agradable de uso y su potencia resulta adecuada, aunque no lo pudimos probar con el coche cargado, que es como lo llevará habitualmente su comprador tipo. Quizás en parte por el desarrollo corto del cambio –y también por un aislamiento mejorable- lo cierto es que el único pero está en la rumorosidad.

Al habitáculo llega permanentemente un ruido de funcionamiento –unido también al de rodadura- que llega a resultar molesto, al menos cuando se conduce en soledad. Quizás con la pareja al lado y dos o tres chiquillos detrás este sonido carezca de importancia, dadas las múltiples conversaciones que se suelen solapar en esas circunstancias, pero en cualquier caso, ya de entrada, los interlocutores tendrán que adoptar un tono de voz alto para dejarse oír.

En cuanto a chasis y suspensiones, la probada plataforma creada por el consorcio Nissan-Renault y ya utilizada en Micra, Clio III y Modus se ha alargado y se le han acoplado suspensiones delanteras McPherson con brazos tirados y eje trasero con barra de torsión. Respecto al Micra, la rigidez del conjunto se ha incrementado y se han revisado muelles y amortiguadores, suavizando algo la dureza de la suspensión trasera, de manera que no se penalice el confort de marcha. Los ocupantes van cómodos y no aparecen balanceos que puedan asustar al conductor ni comprometer la seguridad en los trazados con curvas. En tramos con baches o superficie en mal estado no se aprecian rebotes, ya que el sistema de absorción de irregularidades con que cuenta el Note (utilizado por primera vez en el 350Z) resulta bastante eficaz.

Hemos dejado para el final un apartado que solemos analizar en primer lugar, ya que es lo primero que percibimos al entrar en un nuevo modelo: el puesto de conducción. En el caso del Note, algo falla; aparentemente todo está bien: la instrumentación tiene un diseño correcto y se ve sin problemas, los mandos están a mano, la palanca de marchas no defrauda, el asiento no resulta incómodo, pero… no hay forma de conseguir una buena postura de conducción. Ya en marcha, con el pie correctamente apoyado en el paso de rueda, con los retrovisores bien regulados, con todo lo demás en equilibrio, uno tiene la impresión de estar conduciendo no de frente sino algo escorado hacia la izquierda, como si mirase un poco al pilar A (el que flanquea el parabrisas). De ello se podría derivar alguna molestia en el cuello y la espalda, al cabo de cierto tiempo de conducción. ¿A qué se debe esto? Por increíble que parezca, el asiento del conductor está desplazado unos dos centímetros a la derecha, lo que desestructura la postura y ocasiona esa sensación de estar conduciendo a trasmano.

Galería relacionada

Nissan Note 1

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...