Niños y seguridad vial

Crear en los más pequeños una conciencia vial es todo un reto. La educación vial, hoy por hoy, no se imparte de manera generalizada, pero ésta es esencial para que hoy sean peatones responsables y mañana conductores ejemplares. Aunque los cursos en materia de tráfico son cada vez más numerosos en España, todavía queda un largo camino por recorrer
-
Niños y seguridad vial
Niños y seguridad vial

Uno de los dispositivos más eficaces es el anclaje Isofix, que permiten en anclaje de cualquier tipo de sillita. Éste se puede colocar en todos los asientos del vehículo, exceptuando el del conductor, y ofrece seguridad total (nunca puede soltarse por accidente).

<

p>

Según los expertos en esta materia, la ubicación ideal para un niño son las plazas posteriores y que éste vaya orientado en sentido contrario a la marcha. Además, es preferible que vaya tras el asiento del copiloto o el central, donde tenemos una mayor visibilidad de sus movimientos.

<

p>

Debes saber que algunos estudios realizados por el RACE concluyen que nunca se debe colocar a un pequeño (con el consiguiente sistema de retención) en el asiento del copiloto, incluso si el airbag está desconectado. El airbag frontal es extremadamente peligroso, ya que al desplegarse la bolsa, el bebé es literalmente aplastado por la misma, ocasionándole graves lesiones internas. Además, los gases que se desprenden en la apertura del mismo, pueden producir abrasiones en la piel. Por el contrario, el análisis del RACE postula que los airbag laterales y de cortinillas son extremadamente eficaces en una colisión y evitan en un alto porcentaje los daños.

<

p>

Grupo 0+

Desde que nace hasta los 13 kilos de peso (el límite aproximado estaría en los 18 meses). La gran diferencia con el Grupo 0 es que esta silla de seguridad se ancla con el cinturón en sentido contrario a la marcha.

Para niños de 9 a 18 kilos de peso (entre 9 meses y 4 años) se recomienda una silla que se engancha al cinturón de seguridad en el centro del asiento trasero.

Niños entre 15 y 25 kilos (de 3 a 6 años) viajarán con un cojín elevador con respaldo, que se coloca en la parte trasera mirando hacia delante, o con asientos con ajuste de cinturón, es decir, un conjunto de cojín y respaldo sin arneses propios, que utilizan el cinturón del vehículo ajustándolo a la altura necesaria.

Para niños de 22 a 36 kilos de peso (en general, desde los 6 hasta los 12 años) hay un cojín elevador con regulación de altura, que permite acoplar el cinturón de seguridad del coche sobre la clavícula del pequeño.

Micrópolix, la ciudad donde los niños conuducen
Escuelas de Educación Vial

Los niños son el grupo de mayor riesgo en materia de tráfico, principalmente como peatones. Inculcarles un sentido de responsabilidad vial es una de las asignaturas pendientes de los educadores, tanto en casa como en el colegio. En los centros de educación apenas se imparte materia relacionada con la seguridad vial: aun con la implantación de la asignatura Educación para la Ciudadanía, ésta resulta claramente insuficiente.

<

p>

A esto se le añade la dificultad que entraña infundir el sentido de responsabilidad en esta área: a edades tan tempranas es complicado que los pequeños asimilen el peligro que supone el tráfico, ya sea como peatones o pasajeros. Por este motivo, el compromiso de los padres es esencial.

<

p>

Sólo en 2007, se contabilizó dentro de la población infantil (menores de catorce años) un total de 108 fallecidos en accidentes de tráfico en nuestro país: 71 de las muertes se produjeron en carretera y las 37 restantes en zona urbana.

<

p>

Tristemente, la principal causa de mortalidad infantil en España son los accidentes de tráfico. Es cierto que esta macabra cifra desciende cada año, respecto a 2006 se redujo un 6,1 por ciento, pero aún superan el centenar.

<

p>

No hay que olvidar que ciertas actitudes son competencia únicamente de los padres: como utilizar correctamente los sistemas de retención infantil. Según datos facilitados por el Real Club del Automóvil (RACE), en 2007 el 60 por ciento de las muertes fueron ocasionadas por que los niños viajaban sin llevar puestos los sistemas de retención adecuados. Y parece que no aprendemos porque, el año pasado, dos de cada diez niños seguían sin utilizarlos correctamente. La mayor parte de las muertes por esta causa se dan en desplazamientos cortos en los que los padres estiman ‘que no es necesario’ atar a sus pequeños como es debido. Como expone Antonio Lucas, coordinador de Seguridad Vial del RACE, ‘los padres pueden elegir entre ponerse el cinturón o no, pero los niños no pueden hacerlo’.

<

p>

La educación vial de nuestros hijos no sólo puede depender de lo que lo que aprendan en el colegio o en una escuela de Educación Vial: es nuestra responsabilidad crear en ellos una actitud correcta respecto al tráfico y darles siempre el mejor ejemplo.

<

p>

Como publica el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) en un informe dedicado a esta materia, un niño se convierte en un peatón en el momento en el que comienza a caminar por la calle. A partir de ese instante, es necesario comenzar a educarles y enseñarles a reconocer las señales más elementales: el paso de cebra, los semáforos o la parada del autobús. Y lo más importante es que comiencen desde muy pequeños a comprender cómo deben comportarse ante ellas. Por ejemplo, no vale sólo con cruzar por el paso de peatones, además, siempre hay que mirar varias veces a ambos lados de la calle para asegurarse que no pasa ningún vehículo o que este se detiene.

<

p>

- Cruzar siempre por los pasos de cebra sin dejar de mirar a ambos lados de la calzada. Los niños nunca deben pasar por ellos saltando o jugando.

- Si aún son muy pequeños, deben ir siempre cogidos de nuestra mano.

- Es recomendable cruzar las calles de una en una en vez de atravesar los cruces de varias.

- Nunca se debe pasar entre los vehículos estacionados en la calle, ya que la visibilidad se reduce notablemente. Y más si hablamos de personas de tan corta estatura como un infante.

- Educar como si fuera un juego: CEA aconseja que los padres vayan comentándoles a los niños cómo se debe circular de una forma amena. No se trata de reñirles a posteriori, sino de enseñarles a priori. Por ejemplo: andar siempre por la parte central de la acera y no cerca del bordillo.

Dentro del coche, tener controlado a un niño es mucho más sencillo: sólo hay que contar con el sistema de seguridad adecuado para este fin y tener una actitud relajada, así como intentar que vaya entretenido.

<

p>

La legislación europea relacionadas con el transporte de menores en carretera estipula que las personas con menos de 1,50 metros de altura deberán viajar coche con un sistema de retención homologado y adaptado a su altura y edad.

<

p>

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...