Publicidad

Neumáticos y suspensiones, a examen

Un importante porcentaje de los coches que no pasan la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en España, un 28 por ciento, tiene defectos en los neumáticos y en el sistema de suspensiones. Son los datos de un estudio realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE) y la empresa ATISAE, que gestiona un buen número de estaciones ITV en nuestro país.
-
Neumáticos y suspensiones, a examen
Neumáticos y suspensiones, a examen

Tras analizar más de 276.000 inspecciones técnicas de vehículos realizadas en 8 de las concesiones que tiene ATISAE, se observa que cerca de un 30 por ciento de las valoraciones negativas se deben a fallos en los neumáticos –un 18 por ciento del total- y en las suspensiones –un 10 por ciento-.

El desgaste anormal de la banda de rodadura es el problema que afecta a tres de cada cuatro neumáticos que no pasan la ITV, debido fundamentalmente a una incorrecta alineación de las ruedas o a una presión inadecuada del neumático. En cuanto a las suspensiones, el 64 por ciento de las deficiencias detectadas son graves, sobre todo por holguras en las rótulas o el mal estado de los brazos oscilantes.

El neumático, la suspensión y los frenos forman lo que se conoce como triángulo de la seguridad, por ello se hace tan importante el buen estado de los tres elementos. Además, según datos de la DGT, en 2005 más de 460 vehículos que se vieron implicados en accidentes con víctimas tuvieron como desencadenante de los siniestros los fallos en ruedas y neumáticos.

Para mantener el buen estado de los neumáticos, RACE y ATISAE recomiendan comprobar y mantener la presión cada 15 días, revisar periódicamente el desgaste desigual del neumático y sus causas, no montar en el mismo eje neumáticos con dibujos distintos y revisar cada cierto tiempo el estado de las llantas.

En cuanto al mantenimiento de los sistemas de suspensión se aconseja revisar los amortiguadores cada 20.000 kilómetros, acudir al servicio técnico si se observa un desgaste irregular en los neumáticos o la pérdida de aceite en los amortiguadores y verificar si hay ruidos o si, al frenar, el morro del vehículo se inclina en exceso.