Los navegadores ayudan, pero también distraen

En los últimos años, los coches se han ido poblando de navegadores por satélite. Son instrumentos muy útiles que nos ayudan a llegar con facilidad a nuestro destino, pero, al tiempo, pueden ser una fuente de distracción para el conductor. Una investigación de la revista Autopista y el Instituto Mapfre de Seguridad Vial evalúa el alcance real de este peligro.
-
Los navegadores ayudan, pero también distraen
Los navegadores ayudan, pero también distraen
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=59346&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Estudio sobre navegadores. ¿Son peligrosos?

No respetar la señal de stop, rebasar un semáforo en rojo o realizar maniobras incorrectas son algunas de las situaciones de riesgo que se originan cuando se presta demasiada atención al navegador mientras conducimos, según el estudio realizado por el Instituto Mapfre de Seguridad Vial y la revista Autopista.

<

p> Ante momentos de duda, los automovilistas tienden a buscar ayuda en la pantalla, dejando de mirar la vía durante unos segundos. Además, si las indicaciones del navegador son muy seguidas y rápidas, el conductor intenta buscar el itinerario en la pantalla, desviando su vista de la vía.

Del estudio de Autopista y el Instituto Mapfre también se desprende que, cuando las instrucciones son confusas, el conductor tiende a disminuir notablemente la percepción de la señalización. De hecho, 4 de los 14 conductores a los que se sometió a una prueba de campo con navegadores llegaron a entrar en una calle en dirección prohibida.

Estas situaciones conflictivas tienen dos causas principales: instrucciones no fácilmente comprensibles, -como puede ocurrir en el caso de las rotondas o de cruces poco habituales-,e instrucciones verbales que muestran mensajes erróneos –producidas cuando la cartografía del aparato no se corresponda con la realidad por falta de actualización u obras-.

El estudio también pone de manifiesto que es necesario un periodo de aprendizaje previo de uso para interpretar correctamente las instrucciones y no despistarse.

<

p> Y el trabajo va más allá: un uso correcto del navegador puede mejorar la seguridad del conductor porque su principal ventaja es la anticipación del navegador frente a la señalización indicadora.

Si quieres saber más sobre este trabajo, no dejes de buscarlo en las páginas de Autopista. Se publica completo el próximo martes, 26 de diciembre. No te lo pierdas.

Galería relacionada

Estudio sobre navegadores

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...