Los coches de la NASA

En pleno siglo XXI, nos adentramos en ese mundo que todos conocemos como futuro. En medio de la carrera tecnológica, el centro de investigación de la NASA ha hecho posible muchas realidades, para la mayoría inconcebibles. En este reportaje te descubrimos todas: desde el primer coche lunar hasta el último proyecto de automóvil volador.
-
Los coches de la NASA
Los coches de la NASA

La NASA tiene más proyectos en mente que un coche acondicionado para recorrer Marte. El sueño de estos científicos es el de crear automóviles que vuelen, idénticos a esos que hemos visto en el cine.

¿Quieres saber como se prepara una misión en el espacio? Pues ‘Muy Interesante’ te invita a un increíble viaje para dos personas al Centro Espacial Kennedy, en Florida, para que conozcas de primera mano cómo es el procedimiento que se lleva acabo para realizar una misión al espacio. Para participar, sólo tienes que responder correctamente a esta pregunta: ¿Cuándo pisó el hombre por primera vez la luna?

Y es que ese sueño tecnológico responde a una demanda del usuario. ¿Qué conductor no ha deseado alguna vez, cuando estaba en un atasco, que su coche se elevara hacia las nubes para llegar a casa a tiempo?

Frente a lo que se tiende a pensar, la NASA afirma que la tecnología para hacer realidad un vehículo personal volador ya existe. Aunque, hoy por hoy, implica un desembolso importante de dinero.

La NASA realizó un concurso el año pasado para hacer posible un automóvil volador. El concepto era ‘sencillo’: una combinación eficiente entre un coche y un avión.

Lo primero en lo que se trabaja en los prototipos PAV, es en la facilidad de manejo. Si bien pilotar un avión precisa años de academia, el PAV debe ser un vehículo que cualquier ‘novato’ pueda poner en el aire.

De todos los modelos presentados, el elegido por la NASA fue el ‘Pipistrel Virus’, que destaca por no ser un concepto: su funcionamiento es posible y real. Aunque no cumple al cien por cien las expectativas (ser un avión que se comporte como un automóvil), se acerca bastante a esta idea.

El ‘Virus’ es capaz de aterrizar o despegar en distancias cortas y alcanza en el aire una velocidad máxima de 270 km/h. Su coste tampoco es muy elevado, unos 70.000 dólares (49.220 euros).

No obstante, el objetivo que se marca la NASA es conseguir fabricar un vehículo que tenga las características del ‘Virus’, pero que, además, pueda volar en cualquier condición atmosférica, cuente con un mínimo de cuatro plazas y transporte a sus pasajeros en un tercio del tiempo que se tarda en un coche normal.

Si este supuesto se hace realidad, habría que trabajar duro para desarrollar autopistas aéreas (similares a los de los aviones comerciales pero a menor altura), equipar con zonas de aterrizaje los hogares y, en general, adecuar la vida a este nuevo tipo de automóviles del futuro. Seguramente, nosotros no podremos disfrutar de este adelanto tecnológico, pero sí lo harán los hijos de nuestros hijos.

Pipistrel Virus: uno de los primeros proyectos de vehículos voladores y ganador del concurso de la NASA, Personal Aereal Vehicle. Aunque estéticamente parece una pequeña avioneta, la realidad es que es mucho más fácil de conducir que cualquier aeroplano. Esto es sólo en principio.

Coches del Espacio
Red Rover, un automóvil en Marte
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...