Muy próxima, la ley de biocombustibles

El Gobierno ultima la ley por la que se impulsará el uso de los biocombustibles. Se trata de una norma que obligará a las compañías petroleras a ofrecer carburantes mezclados con productos procedentes de los cultivos energéticos. Las empresas transformadoras y las organizaciones agrarias la esperan con ansiedad.
-
Muy próxima, la ley de biocombustibles
Muy próxima, la ley de biocombustibles

El Gobierno podría aprobar en este mismo mes de marzo el Real Decreto o Decreto Ley por el que se obligará a las empresas petroleras a incorporar biocombustibles en el gasóleo y la gasolina.

Se cumplirá entonces una de las premisas consideradas como fundamentales para el desarrollo de los biocombustibles. Se trata, además, de una reivindicación largamente esperada por las empresas transformadoras y por las organizaciones agrarias.

La norma obligará a las compañías petroleras a introducir un determinado porcentaje de biodiésel en el gasóleo y de bioetanol en la gasolina. Este porcentaje aún no ha sido fijado, pero previsiblemente aumentará progresivamente en los próximos años.

El biodiésel se produce a partir de los aceites generados por plantas oleaginosas como la soja, el girasol y la colza. El bioetanol se consigue a partir de cereales (fundamentalmente del maíz) y de la remolacha.

Las empresas transformadoras solicitan una obligación legislativa para las petroleras como impulso real para esta fuente de energía menos contaminante, pero necesitada de un empujón en su desarrollo.

Las organizaciones agrarias se han sumado a esta reivindicación en lo que valoran como una oportunidad para el campo español, para el futuro del empleo en el sector agrario. Para ello, reclaman la necesidad de que se incluya un imperativo a las empresas transformadoras que las obligue a utilizar un porcentaje de productos nacionales. Sólo de esta manera, los cultivos energéticos serán una alternativa de futuro para el campo español.

En 2006, el consumo de gasolina descendió un 4,5 por ciento, según los datos del Boletín Estadístico de Hidrocarburos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. El consumo de gasóleo, en cambio, aumentó en un 5,5 por ciento. Este consumo a la baja de la gasolina se debe al aumento del parque automovilístico Diesel.

El consumo de gasolina se cifró en 6,94 millones de toneladas. El peor porcentaje correspondió al consumo de gasolina súper de 97 octanos, con una caída del 97,1 por ciento motivada por su desaparición en 2009. La única que registró una tasa positiva fue la de 95 octanos, con un crecimiento del 1,6 por ciento.

La demanda de gasóleo de automoción en 2006 fue de 24,58 toneladas, con el citado aumento del 5,5 por ciento con respecto a 2005.

Por el contrario, se redujo el consumo de gasóleo para usos agrícolas y pesqueros y también el de gasóleo para calefacción, por el aumento del uso de energías alternativas como el gas natural o la electricidad.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...