Museo del Automóvil de Málaga: historia, arte y cultura unidas

El Museo del Automóvil de Málaga cuenta con casi un centenar de coches que representan los siglos XIX, XX y XXI. Modelos cuidados y conservados hasta el más mínimo detalle, de grandes marcas como Hispano-Suiza, Rolls-Royce, Mercedes, Bentley o Ferrari, entre otras. El equipo de Autopista.es, por supuesto, estuvo allí.
Rubén Leal -
Museo del Automóvil de Málaga: historia, arte y cultura unidas
Museo del Automóvil de Málaga: historia, arte y cultura unidas

Una colección con mucha historia

El Museo del Automóvil de Málaga –uno de los más importantes de España- se encuentra situado en un edificio de 1923, construido para albergar a la antigua Tabacalera de Málaga. Desde que el Ayuntamiento de Málaga se hiciera con la propiedad de esta infraestructura en 2004, los once pabellones que la componen se han destinado a todo tipo de actividades culturales.

 

En septiembre de 2010, la colección de automóviles de Joao Magalhaes –director del museo y propietario de los coches- vería la luz en uno de los pabellones de este emplazamiento, que conserva la arquitectura de su época y parece estar hecho a medida para dar techo a estas piezas automovilísticas. Modelos que van desde 1898 a 2011 repasando la historia y la evolución del sector de la automoción.

Los coches están repartidos en salas, según la época a la que pertenecen o las características que tienen en común. Encontramos representantes de la ‘Belle Époque’, como el Richmond de cuatro cilindros de 1907 y del que sólo se conocen dos modelos-. De ‘Los Dorados años 20’ hay piezas como el Hispano-Suiza de cuatro cilindros (1920), un modelo español que gozó de gran prestigio en el período de entreguerras. En la sección de ‘Coches populares’ podemos ver el primer Fiat 500 de 1936 -conocido como el ‘Topolino’-, entre otros. Del movimiento ‘Art Deco’ hay joyas como el Packard V12 de 1939, un coche americano que saltó a la fama por convertirse en el primer coche blindado del presidente Franklin D. Roosevelt. Además, cuenta con un mini-bar. Si hablamos de ‘Coches de diseño’, el Panhard et Levassor Coupé de 1937 acompaña a otros tanto en la sala. ‘Coches de sueño’, como el Excalibur –modelo de 1985 con 350 CV y del que Schwarzenegger se hizo con uno de los 115 que se fabricaron- tienen también cabida. Los coches más ecológicos tienen su propio lugar en el museo –la sala de ‘Energías alternativas’-, donde el ‘Solar World’ –que funciona con paneles solares y que ganó el premio de coche solar más bonito del mundo en 2007- hace acto de presencia. Los automóviles de ‘Tradición inglesa’ tienen también un espacio reservado, como el Rolls-Royce 'Silver Ghost' de 1919 –conocido con el sobrenombre de fantasma (Ghost) por lo silencioso que era y coronado con el emblema de la dama alada de la marca-. La ‘Dolce Vita’ vivió su máximo esplendor con vehículos como el Mercedes SL300, uno de los primeros superdeportivos de la historia y que marcó el inicio del modelo conocido como ‘alas de gaviota’. Y otros tantos de la zona ‘Tuning’, como el Lincoln-Zephyr de 1941 –preparado en homenaje a Boyd Coddintong, uno de los más importantes artistas del mundo de la preparación de coches-.

 

Pasado y presente

El modelo del museo con más años a sus espaldas es el Winner de dos cilindros –perteneciente a la sección ‘Belle Époque’-. Un modelo norteamericano de 1898 que representa a la perfección el paso del coche de caballos a la base del automóvil de hoy en día. Su diseño no es más que el de un carruaje con capota tirado por animales, al que se le ha añadido un pequeño motor para hacer la labor de los equinos.
Los coches que le siguen en cuanto a antigüedad son de 1904: el Minervette de un cilindro -un automóvil belga cuyo motor podía usarse para sacar agua de los pozos-, y el De Dion-Bouton -también de un cilindro, de origen francés y con la particularidad de que se entra a éste por la parte trasera-.

El coche más moderno es el ‘Aire comprimido’, un prototipo fabricado en 2011 y claramente perteneciente a la categoría ‘Energías alternativas’. El vehículo es propulsado por sus ruedas traseras por el gas del que toma su nombre. Su estética está inspirada en la saga ‘La Guerra de las Galaxias’.
Otros modelos modernos y de aspecto futurista tienen cabida en el museo, como el ‘Hidrógeno’ –prototipo de 2010 que funciona con una pila de combustible que genera la electricidad suficiente para el motor eléctrico- y el ‘Solar World’ de 2009 –idéntico al fabricado en 2007 y que funciona con la corriente eléctrica que sus paneles convierten a partir de la energía solar-.

 

Y como no podía faltar, el Museo del Automóvil de Málaga cuenta con una gran cantidad de complementos de moda -propios de los distintos siglos que se recorren con estos automóviles- con diseños de artistas de renombre como Balenciaga, Schiaparelli, Givenchy, Dior o Chanel.

 

Todo el que quiera quedar empapado de la magia de este museo puede acudir y, por un módico precio, disfrutar de una experiencia única.

Galería relacionada

Museo del Automóvil de Málaga

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...