Publicidad

Las multas por usar el móvil se multiplican

La evolución de las multas de tráfico por telefonía móvil en las comunidades autónomas ha llegado a multiplicarse un 2.000 por ciento en los últimos seis años, sobre todo en Madrid y Andalucía, pasando de 1.500 sanciones a más de 27.000, según un informe del Real Automóvil Club de España (RACE).
-
Las multas por usar el móvil se multiplican
Las multas por usar el móvil se multiplican

El informe señala que las distracciones al volante, como el uso del teléfono móvil mientras se conduce, se han convertido en la primera causa de mortalidad en las carreteras españolas, y provocaron en 2011 la muerte de 649 personas en accidentes de tráfico. Destaca también que el pasado año 136.800 conductores fueron sancionados por hablar por el móvil y que, entre 2009 y 2012, un total de 141 perdieron el carné de conducir por utilizar el teléfono al volante.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), recogidos en este estudio, durante 2010, las distracciones causaron en España casi 33.000 accidentes con víctimas. Por el tipo de vía, las carreteras convencionales son las que registran un mayor número de accidentes por distracciones y una mayor mortalidad, seguidas de las autopistas, mientras que los siniestros más comunes son salidas de vía, choques con vehículo y atropello.

La sanción por hablar por el móvil sin manos libres, llevar auriculares o manipular un dispositivo es de 200 euros y retirada de tres puntos del permiso de conducción.

Asimismo, se aportan los resultados de una encuesta realizada a 1.400 conductores, de los que un 15 por ciento reconoce haber sufrido una situación de riesgo y un 16 % admite haber enviado SMS o correos mientras iban conduciendo. En opinión de los conductores, enviar un SMS o correo al volante entraña un riesgo mayor que beber alcohol si se va a conducir, y ambos por encima del hecho de hablar por teléfono sin manos libres.

Para evitar esos riesgos y conducir con seguridad, el RACE lanza algunos consejos, entre los que incluye no hablar por teléfono mientras se conduce, a no ser con manos libres, evitar las llamadas, así como escribir correos o utilizar el móvil para capturar imágenes o grabar vídeos.