Publicidad

La mitad de muertos en carretera, en 2010

La Asociación Española de la Carretera (AEC) cree que España cumplirá el objetivo europeo de reducir en un 50 por ciento la cifra de muertos en carretera en el año 2010 de continuar la tendencia positiva de los últimos años.
-
La mitad de muertos en carretera, en 2010
La mitad de muertos en carretera, en 2010

Desde el año 2000, punto de partida de la propuesta de la Comisión Europea recogida en su "Libro Blanco. La política europea de transportes de cara a 2010: la hora de la verdad", España es el tercer país europeo que más vidas ha salvado en sus carreteras.

Si bien la Asociación Española de la Carretera advierte en un comunicado que aún no se conoce la cifra de fallecidos a 30 días de 2007, las correspondientes a 24 horas publicadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) muestran que, desde el año 2000 hasta el pasado ejercicio el número de víctimas mortales ha disminuido en un 36,2 por ciento.

La organización, que destaca que sólo en el año 2007 se registró una reducción del 9 por ciento, explica en una nota que el porcentaje medio de disminución anual ha sido de 5,2 puntos porcentuales, por lo que si continúa esta tendencia en los tres años que quedan para cumplirse el plazo propuesto por el Libro Blanco, España recortará casi un 16 por ciento más esa mortalidad.

España se encuentra ya, según las últimas estadísticas, en torno al 40 por ciento en esta reducción de la mortalidad, añade el informe de la Asociación Española de la Carretera. Según los datos de la DGT recopilados por la AEC, en el primer semestre de 2008, la curva de la mortalidad ha seguido cayendo entre enero y julio, ya que han perdido la vida en la carretera 1.282 personas, 286 menos que en el mismo periodo de 2007 (-20,4 por ciento).

Francia encabeza la lista con 3.370 víctimas menos, seguida de Alemania (-2.412) y España (-1.673). Detrás se colocan en el ranking Polonia (-1.051), Portugal (-915) e Italia (-759). Además, Luxemburgo y Portugal destacan porque, ya con las cifras de 2006, se encuentran cerca del umbral del 50 por ciento establecido por la Unión Europea. Concretamente, se sitúan en el 48,6 y el 48,3 por ciento, respectivamente, seguidas por Francia, que también ha conseguido ya una notable disminución del 41,7 por ciento.

En total, en el periodo considerado, la reducción de víctimas en el conjunto de la Europa de los 15 (cuando se aprobó el Libro Blanco no se habían incorporado los doce países restantes) ha sido del 27,6 por ciento.

Este mismo cómputo, considerando a los 25 países que forman actualmente la Unión Europea, eleva el número de muertos en el año 2000 a 55.752, y la reducción se queda en tan sólo un 23 por ciento.

De los 12 países de más reciente incorporación a la UE, Bulgaria, Hungría y Lituania son los que presentan resultados más pesimistas, con incrementos del 3,1, 8,6 y 18,4 por ciento, respectivamente. Tampoco Estonia consigue reducir ningún punto sus estadísticas.

Existe, sin embargo, otro grupo con cifras positivas. Es el caso de Malta, que ha recortado en un 33,3 por ciento su mortalidad en carretera, seguida de cerca por Letonia (-30,8 por ciento) y República Checa (-28,5 por ciento). Algo más rezagadas, Chipre (- 22,5 por ciento), Polonia (-16,7 por ciento) y Eslovenia (-16,3 por ciento).